LIVE STREAMING
Artwork by Meg Lemieur/Shut Down Berks Coalition
Shut Down Berks lleva años trabajando para cerrar el Centro de Detención Familiar del Condado de Berks. Obra de arte de Meg Lemieur/Shut Down Berks Coalition

Las familias del Centro de Detención del Condado de Berks son liberadas, ahora el resto del centro debe cerrar

Las siete u ocho familias que permanecieron en el centro fueron todas iberadas al resto de sus familiares en otras partes del país mientras esperan las…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El domingo 28 de febrero el senador de Pensilvania Bob Casey anunció que todas las familias que residían en el Centro Residencial del Condado de Berks, en Pensilvania, han sido liberadas.

La instalación tiene licencia para albergar hasta 96 personas y las familias retenidas en el centro "no están acusadas de infracciones penales y sólo se mantienen en custodia para asegurar su presencia durante el proceso de la audiencia administrativa", según el contrato del condado con el ICE. 

Al anunciar la noticia Casey dijo que "el siguiente paso es cerrar permanentemente el centro para que ninguna familia o niño futuro se vea obligado a pasar por lo que estas familias han soportado." 

Casey ha expresado su preocupación por la detención prolongada de familias migrantes desde el inicio de la administración Obama, y es uno de los muchos que han pedido la liberación de los niños y las familias retenidas en el centro de Berks, incluido el gobernador Tom Wolf. 

El centro de Berks era uno de los tres centros de detención de todo el país que albergaba a adultos migrantes y a sus hijos. El condado de Berks gestionaba el centro y recibía un reembolso del gobierno federal. 

Los activistas de la inmigración han luchado durante años para conseguir el cierre del centro del condado de Berks, insistiendo en que la detención de niños es inhumana y que las condiciones y el maltrato de los detenidos en Berks eran deplorables. Sin embargo, los funcionarios federales y del condado han negado sistemáticamente estas afirmaciones.

La Coalición Shut Down Berks lleva más de cinco años abogando por su cierre, y recientemente se ha unido a Detention Watch Network en una nueva campaña para cerrar el centro de Berks junto con otros nueve centros de detención de todo el país. 

Grupos activistas como Shut Down Berks han celebrado frecuentes concentraciones, protestas y vigilias frente al centro. Una de estas vigilias estaba programada para el domingo 28 de febrero, pero se canceló debido a las inclemencias del tiempo y a la preocupación por el distanciamiento social. 

Hasta la semana pasada, había siete u ocho familias alojadas en el centro, según Bridget Camrbia, abogada y defensora de la inmigración con sede en Reading, que representa a los detenidos en el centro. 

El jueves por la noche y el viernes por la mañana se notificó a las familias de los detenidos que serían liberados.

Cambria dijo que los detenidos en el centro de Berks llegaron a Estados Unidos desde Centroamérica, Afganistán, Cuba y Rusia. Desde entonces, todos se han reunido de forma segura con sus familias en California, Virginia, Texas y otros lugares, mientras esperan sus audiencias de asilo. 

Aunque Camrbia está contenta y gratamente sorprendida por la noticia de la liberación de las familias, sigue considerando el centro como un centro de detención activo hasta que el ICE anuncie lo contrario. Dice que seguirá vigilando a los demás detenidos, y espera que el centro se utilice para otro fin. 

"No sé lo que depara el futuro, pero es un paso", dijo. 

Cambria ayudó a las familias a salir del centro, llevándolas al aeropuerto o a su oficina, donde las familias podían recogerlas, e informó de que las familias estaban muy agradecidas por su liberación. 

"Todos dieron las gracias a Dios", explicó. 

La reverenda Sandra L. Strauss, directora de promoción y difusión ecuménica del Consejo de Iglesias de Pensilvania, que había planificado la vigilia que tendría lugar el domingo, se muestra cautelosamente optimista ante la noticia: "esto es lo que queríamos desde hace años". 

La Coalición Shut Down Berks pide ahora al presidente Joe Biden y al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, que cierren permanentemente el centro de Berks, así como los otros dos centros de detención de familias, Karnes y Dilley, para lograr realmente el fin de la detención de familias.

00:00 / 00:00
Ads destiny link