LIVE STREAMING
Photo: Jason Redmond/Getty Images
El odio antiasiático sigue en ebullición. Foto: Jason Redmond/Getty Images

Tras una semana de rendición de cuentas por parte de la policía, el odio antiasiático persiste en todo el país

El Senado ha aprobado recientemente un proyecto de ley para combatir el odio contra los asiáticos, pero la batalla sigue siendo ardua para la comunidad en el…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En las últimas semanas, la nación ha desplazado su atención de la violencia antiasiática hacia la actual epidemia de brutalidad policial contra la gente de color y el movimiento Black Lives Matter, mientras esperaba con impaciencia el veredicto del juicio de Derek Chauvin. 

Toda la opresión está interconectada, y ninguna causa es intrínsecamente más digna que otra, pero la violencia, la discriminación y el acoso relacionados con la COVID-19 contra los asiático-americanos siguen siendo una crisis acuciante. 

Aunque estar en sintonía y actuar en relación con cada uno de los problemas de justicia social que ocurren dentro de tu propio país y en otros lugares es emocionalmente agotador, siempre hay algo que hacer, y mantenerse informado es un gran comienzo. 

Incidentes recientes contra la AAPI

El viernes 23 de abril, un hombre asiático de 61 años llamado Yao Pan Ma fue agredido físicamente en Nueva York en la Tercera Avenida y la calle 125 Este sobre las 20:20 horas.

Ma estaba recogiendo latas en la zona cuando un agresor salió aparentemente de la nada, golpeándolo por detrás y tirándolo al suelo. 

A continuación, el agresor le propinó varias patadas en la cabeza. Una testigo, Armetha Knight, describió el ataque en una entrevista con el New York Daily News. 

"Estaba ocupándose de sus asuntos con su carrito de la compra", relató Knight, de 37 años. "Cuando llegó al andamio, un hombre afroamericano le atacó por detrás". 

"Le golpeó por detrás y luego le dio un pisotón en la acera", continuó Knight. 

Afortunadamente, un conductor de autobús observó a Ma tendido en el suelo inconsciente, e inmediatamente llamó a la policía de Nueva York. La Unidad de Crímenes de Odio del departamento está investigando actualmente.

Según la descripción policial del sospechoso, se trata de un hombre adulto de tez oscura que fue visto por última vez con una chaqueta negra, pantalones negros, zapatillas blancas y una gorra de béisbol multicolor. 

La sobrina de Ma dijo a ABC7 News que su tío emigró a Nueva York hace dos años y se instaló en Harlem después de que se quemara su apartamento en Chinatown. Entonces, debido a la pandemia, Ma perdió su trabajo en un restaurante y simplemente intentaba llegar a fin de mes. 

La esposa de Ma, Baozhen Chen, de 57 años, habló con el New York Post y describió a Ma como un hombre muy trabajador. 

"Recoge botellas para ayudar a pagar el alquiler y las facturas. Es inocente. No ha hecho nada malo. Es una persona muy amable. Es tranquilo. No causa problemas para enfadar a la gente", dijo Chen en mandarín. 

Chen exige justicia para su marido, que sigue en coma inducido por los médicos. "Por favor, captúrenlo lo antes posible y háganlo pagar", dijo. 

En un tuit el viernes, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, se comprometió a hacer justicia para Ma y su familia, escribiendo: "No se equivoquen, encontraremos al autor y será procesado con todo el peso de la ley".

El gobernador Andrew Cuomo también denunció el ataque, afirmando que el incidente no ejemplifica "lo que somos como neoyorquinos", y que no dejarán que "estos cobardes actos de odio contra miembros de nuestra familia neoyorquina nos intimiden". 

En cierto modo, el gobernador Cuomo tiene razón: la ciudad no ha dejado que los sentimientos antiasiáticos y los delitos de odio queden sin reconocer. 

A finales de marzo, la policía de Nueva York incrementó las actividades de divulgación y las patrullas en las comunidades asiáticas, mediante el uso de un equipo de policías encubiertos totalmente asiáticos. Poco después, el nuevo equipo pudo realizar su primera detención.

El martes 6 de abril, una mujer llamada Sharon Williams entró en un salón de manicura del bajo Manhattan y empezó a insultar a las trabajadoras.

Un agente asiático de paisano del nuevo equipo se percató de la situación y comenzó a interrogarla, lo que provocó que Williams llamara "mono" al agente.

Williams fue acusada de allanamiento de morada y de agresión con agravantes como delito de odio.

Al otro lado del país, en Capitola (Santa Cruz, California), una mujer japonesa-estadounidense fue víctima de un delito de odio anónimo.

Melissa Tao aparcó su coche frente a una tienda de Billabong en Capitola el domingo 18 de abril, y cuando regresó 15 minutos después, descubrió que un individuo desconocido había dejado un vaso de orina con mensajes antiasiáticos escritos en él.

El vaso de fluido corporal fue dejado encima del parabrisas de Tao, y el vaso tenía escritas frases antiasiáticas.

En un post de Instagram, Tao compartió una foto de la copa, y un largo pie de foto expresando sus emociones encontradas.

"¿Mis pensamientos se preguntarán? Asco, miedo y tristeza por el hecho de que alguien estuviera observando y esperando que volviera a lo que podría pensar que era una broma", escribió.

Tao lleva 24 años viviendo en la zona y espera que su publicación en Instagram sirva para concienciar sobre la situación en Santa Cruz. Anima a la gente a alzar la voz y a movilizarse como comunidad contra estas atrocidades. 

"El acoso y la violencia contra los asiáticos ha aumentado en todo el estado y el país desde el comienzo de la pandemia", dijo. "Las noticias de los últimos meses han creado mucho miedo en nuestra comunidad y a cambio nos silencian".

La Oficial de Información Pública de la Oficina del Sheriff del Condado de Santa Cruz, Ashley Keehn, anunció que los detectives están examinando el incidente y buscando cualquier información relacionada con el caso. 

"Este es un incidente repugnante y perturbador para cualquier persona que tenga que pasar y no será tolerado", dijo Keehn en una declaración a Nextshark

¿Cómo está respondiendo la administración Biden?

El viernes 16 de abril, el Senado aprobó la Ley de Delitos de Odio COVID-19, con una votación casi unánime de 92-6. 

Si se convierte en ley, esta ley hará un seguimiento eficaz de los delitos de odio contra los asiáticos, formará a las fuerzas del orden para que identifiquen mejor el racismo contra los asiáticos y designará a un funcionario en el Departamento de Justicia para que examine y agilice las denuncias de delitos de odio relacionados con la pandemia, entre otras medidas. 

La representación de los AAPI en la Casa Blanca también ha aumentado, en gran parte como resultado del activismo de las senadoras Tammy Duckworth y Mazie Tammy Duckworth y Mazie Hirono, que se negaron a votar por cualquier candidato al gabinete que no fuera de ascendencia asiática o de las islas del Pacífico. 

Aunque la abogada taiwanesa-estadounidense Katherine Tai fue confirmada como la primera asiático-estadounidense en desempeñar el cargo de Representante de Comercio de Estados Unidos a finales de marzo, no ocupa uno de los 15 puestos del gabinete del departamento federal, algo que los defensores de la causa desearían realmente.

En respuesta, la Casa Blanca se comprometió a nombrar un enlace AAPI en el gabinete. El miércoles 14 de abril, Biden nombró oficialmente a Erika Moritsugu como enlace principal de la AAPI y asistente adjunta del presidente. 

La legislación destinada a desbaratar, seguir y prevenir los delitos de odio es parte integrante de la lucha por la igualdad, al igual que la representación adecuada en los espacios donde se toman las decisiones importantes. 

Pero como estos incidentes de odio siguen teniendo como objetivo a las comunidades asiático-americanas de todo el país, está claro que se necesitan soluciones más creativas. 

Muchos miembros de la comunidad ya han puesto en marcha servicios de ayuda mutua, como viajes gratuitos en taxi en Nueva York, la unión de los cuerpos de bomberos para patrullar las calles, obras de arte digitales a beneficio de las organizaciones AAPI y panfletos multilingües hechos en casa para ayudar a la gente a denunciar los delitos de odio. 

Toda la opresión está conectada -ya sea el racismo, la misoginia, el clasismo o la homofobia- y nadie es libre hasta que todos lo seamos. Lograr la equidad que deseamos requerirá algo más que representación y leyes, requerirá el esfuerzo de todos nosotros, independientemente de nuestras identidades.

00:00 / 00:00
Ads destiny link