LIVE STREAMING
Rep. Mazie Hirono. Photo: Stefani Reynolds/Getty Images
Rep. Mazie Hirono. Foto: Stefani Reynolds/Getty Images

La Ley de Delitos de Odio COVID-19 pretende abordar el odio hacia los AAPI de forma directa, pero las enmiendas podrían frenar su poder

El proyecto de ley fue aprobado por el Senado con un abrumador apoyo bipartidista, pero algunos cambios propuestos significan que su camino hacia adelante aún…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En un esfuerzo bipartidista poco frecuente, el Senado de Estados Unidos aprobó el miércoles 14 de abril una ley que pretende combatir el aumento de los delitos de odio contra los asiáticos. 

El proyecto de ley, conocido como Ley de Delitos de Odio COVID-19, fue aprobado por una votación de 92 a 6. Si finalmente se aprueba, crearía un nuevo puesto en el Departamento de Justicia para agilizar la revisión de los delitos de odio relacionados con la pandemia. 

El proyecto de ley aún se encuentra en un terreno difícil, ya que se espera que los republicanos introduzcan unas 20 enmiendas a la propuesta original. 

Por qué es tan importante este proyecto de ley

El proyecto de ley pretende mejorar el seguimiento y la identificación de los delitos de odio contra los asiáticos, que han aumentado exponencialmente desde el inicio de la pandemia mundial el pasado mes de marzo.

Se trata de un esfuerzo fundamental, ya que muchos de estos delitos no suelen denunciarse. 

Según Toshiko Hasegawa, directora ejecutiva de la Comisión del Estado de Washington para Asuntos de los Americanos de Asia y el Pacífico, muchas personas no siempre denuncian los casos de violencia, discriminación y acoso racial.

Hasegawa explicó que esto se debe en parte a las barreras lingüísticas y a los problemas de acceso. También dijo que existen barreras culturales que generan desconfianza en el gobierno y en las fuerzas del orden.

La organización Stop AAPI Hate, creó una herramienta de autodenuncia en línea para que los AAPI informen de sus experiencias, y ha proporcionado al país los datos más precisos y actualizados sobre esta crisis.

Inicialmente, parecía improbable que el proyecto de ley obtuviera los 60 votos necesarios para poner fin a las deliberaciones y proceder a la votación final. Pero por suerte, los republicanos decidieron no hacer un filibusterismo, en cierto modo porque el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, cuya esposa Elaine Chao es estadounidense de origen taiwanés, se mostró receptivo a trabajar en él con los demócratas. 

"Puedo decirles, como orgulloso marido de una mujer asiático-americana, que creo que esta discriminación contra los asiático-americanos es un verdadero problema. Y precedió a los asesinatos que se produjeron recientemente, y espero que podamos llegar a un acuerdo", dijo McConnell, según el Washington Post.

¿Qué viene ahora?

El martes, los legisladores demócratas expresaron que están dispuestos a colaborar con los republicanos para fortalecer el proyecto de ley y asegurar su aprobación mediante la aplicación de la ley bipartidista más amplia "No Hate Act", una enmienda que pretende dar respuestas federales a todos los delitos de odio. 

If signed into law, the COVID-19 Hate Crimes Act will efficiently track anti-Asian hate crimes, train law enforcement to better identify anti-Asian racism and designate an official in the Justice Department to examine and speed up pandemic-related hate crime reports, among other resolutions. 

Partidarios y opositores

La representante Grace Meng, coautora del proyecto de ley, dijo el martes en el Capitolio que la comunidad asiático-americana ha estado luchando contra más de una crisis: "la pandemia del COVID-19 y el odio antiasiático".

A continuación, Meng detalló imágenes bien documentadas pero "horripilantes" de personas que han sido empujadas y golpeadas en ataques públicos, y habló de sus propias conversaciones con supervivientes de delitos de odio, incluidas las familias de las víctimas de los tiroteos mortales del mes pasado en Atlanta. 

"La lucha contra el odio no debe ser una cuestión partidista. Se trata de la seguridad de todos los estadounidenses", dijo Meng.

Este proyecto de ley es la respuesta más significativa del Congreso al alarmante aumento del sentimiento racista contra los asiático-americanos, incitado en parte por la retórica xenófoba vertida por el ex presidente Donald Trump. La crisis también nos recuerda las épocas anteriores de racismo hacia los estadounidenses de origen chino, japonés y otros de herencia asiática.

Aunque la Casa Blanca emitió una declaración el miércoles que indicaba un apoyo explícito a la aprobación del proyecto de ley, su futuro sigue siendo incierto. 

Seis republicanos votaron en contra del proyecto de ley, entre ellos los senadores Ted Cruz, Tom Cotton y Josh Hawley, todos ellos posibles aspirantes a la presidencia. Ted Cruz, Tom Cotton y Josh Hawley, todos ellos potenciales aspirantes a la presidencia. 

El razonamiento del senador Hawley para su voto negativo fue supuestamente en relación con el alcance del proyecto de ley. 

"El proyecto de ley es enormemente amplio, enormemente abierto, ordena toda esta recopilación de datos en categorías expansivas que el gobierno federal recogerá y mantendrá. Eso me preocupa", dijo.

Un modesto primer paso

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, está abierto a cambios en el proyecto de ley, pero está de acuerdo en que permanecer en silencio no es una opción y que no hay razón para que "este no sea un proyecto de ley bipartidista que se apruebe en el Senado".

Aunque la propuesta es oportuna, la legislación es también bastante modesta, lo que sus partidarios y defensores ven como un humilde pero necesario primer paso en una respuesta federal al aumento de los delitos de odio.

La senadora Mazie Hirono, demócrata de Hawai, habló de sus propias experiencias. 

Dijo que ya no se siente cómoda dando un paseo con sus auriculares debido a los ataques a los asiático-americanos y a los isleños del Pacífico en Estados Unidos.

"Un ataque a un grupo de nuestro país es realmente un ataque a todos nosotros", dijo, con la esperanza de que los republicanos cambien de opinión y apoyen el proyecto de ley. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link