LIVE STREAMING
Louis C.K. and Brett Ratner. 
Louis C.K. and Brett Ratner. 

Dos Latinos se suman a la creciente lista de agresores sexuales ricos y famosos

“En aquél momento, me dije  a mí mismo que lo que estaba haciendo estaba bien, porque nunca le mostré mi pene a una mujer sin preguntarle antes, lo que también…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cuentos de cuentas

Mayo 25, 2022

La voz de la frontera

Mayo 25, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Un prominente mexicano y un cubano, ambos estadounidenses, en la industria del entretenimiento han estado masturbándose a la fuerza y sin consenso frente a mujeres (y obligándoles a observar), a lo largo de sus exitosas carreras.

Uno de ellos, el comediante ganador de un Emmy y un Peabody, Louis C. K., hizo pública una confesión al New York Times el pasado fin de semana, admitiendo que los recuentos traídos a la luz por “Abby, Rebecca, Dana, Julia, quienes fueron capaces de dar sus nombres y una que no”, son ciertos.

Llamar a esto una mea culpa misericordiosa o una reflexión genuina del corazón, sería una exageración. Tan sólo dos meses atrás, cuando el comediante de origen mexicano fue interpelado con preguntas referentes a los “rumores” (que ahora parecen más certezas que ficciones) en la premier de I Love You, Daddy, en el Toronto International Film Festival, él dijo que “no eran reales”. Uno podría asumir racionalmente que la presión para sincerarse es lo que empujó a Louis C.K. a decir la verdad.

En una breve nota, C.K. no se disculpa, pero muestra remordimiento y arrepentimiento por sus acciones.

Sin embargo, se refiere a sí mismo como “poderoso” en muchas de las frases.

El director cubano-estadounidense y productor de grandes éxitos taquilleros – como Red Dragon, con Sir Anthony Hopkins como Hannibal Lecter; Horrible Bosses, The Family Man y la trilogía de Rush Hour – Brett Ratner ha sido acusado no sólo por “masturbación y acoso” sino también por violación, y por hacer comentarios vulgares en el set de grabación.

Desde que los cargos salieron a la luz, Ratner y su equipo legal han demandado a la víctima de violación, Melanie Kohler, quien se mantiene firme en sus declaraciones y ha hablado públicamente en varios medios. Su equipo también ha permanecido callado o a negado de manera unánime los alegatos de que Ratner fuese un homofóbico y verbalmente abusivo contra Ellen Page en el set de X-Men: The Last Stand, aunque múltiples colegas han confirmado la versión de Page.

Natalie Finegood Goldman, terapeuta de familia, le dijo a TheWrap el pasado jueves que la masturbación forzosa tiene un “efecto de conmoción” que “reivindica un fuerte control sobre la víctima y que posteriormente trae una demostración más profunda de poder. Es una manera muy ‘pasiva’ y al mismo tiempo activa y agresiva de demostrar el dominio y la sexualidad sobre una persona. El testigo se encuentra atrapado en un momento de impotencia cuando la sexualidad de alguien es forzada en su contra”.

Ambos hombres han sufrido grandes golpes a sus carreras. Los proyectos de Louis C.K han sido suspendidos de manera permanente y sus contratos con proyectos que se prevén como éxitos taquilleros – como The Secret Life of Pets 2 – han sido cancelados. La compañía de producción de Brett Ratner, RatPac-Dune Entertainment, ha perdido gran cantidad de clientes desde que las acusaciones se hicieron públicas, incluyendo grandes series de televisión y películas con el conglomerado de los Warner Brothers. Su pérdida más grande es la anticipada franquicia de The Wonder Woman, desde que la actriz que interpreta a Diana Prince (Gal Gadot) ha anunciado o dicho en público que no volverá a la franquicia si RatPac-Dune Entertainment la financia.

Sin embargo, ninguno de los miembros del Jet Set irá a la cárcel por sus acciones ilegales. Aunque, bajo los términos delineados por la U.S. Equal Employment Opportunity Commission y el Departamento de Justicia de Estados Unidos, podrían (y deberían) hacerlo fácilmente bajo los cargos de perpetración de asalto sexual. Pero tanto C.K. como Ratner seguirán como hombres libres, con toda probabilidad.

Hombres libres con reputaciones destruidas de manera irreversible, es cierto, pero libres al fin.

Las últimas cuatro semanas han sido un torbellino de verdades incómodas que han surgido a través de plataformas mediáticas, especialmente aquellas en contra de personas queridas y renombradas en Hollywood por violación, acoso y abuso.

Comenzando por las valientes acusaciones hechas por las víctimas de Harvey Weinstein (Rose McGowan, Gwyneth Paltrow, Ashley Judd, entre otras), y la investigación llevada a cabo por periodistas y consultores legales en el New York Times y en The New Yorker a principios de octubre, estas acusaciones han detonado un fenómeno en la cobertura de noticias. La prensa ha sido frecuentemente el medio de “control y chequeo” de las élites, haciéndoles responsables de sus extravagancias, y por lo tanto ha estado siempre dispuesta a exponer la depravación y la criminalidad de los escalones más altos en la sociedad.

Sin embargo, la cantidad de personas dispuestas a hablar, a confiar sus verdades y sus traumas a las publicaciones, ha sido verdaderamente desconcertante. Aún así, los números podrían sugerir lo contrario. De acuerdo con RAINN – la red de violaciones, abusos e incestos – cada 98 segundos un estadounidense es atacado. Esta impresionante estadística incluye mujeres, hombres y niños.

Esto significa que, mientras usted lee este texto, tres o cuatro personas en “el mejor país del mundo” fueron asaltadas sexualmente.

Aún así, mientras la tasa de violencia sexual evidencia que las noticias al respecto deberían ser – desafortunadamente – un lugar común en los medios estadounidenses, el coraje de todas estas mujeres y hombres al hablar de sus experiencias, no tiene precedentes. La respuesta (más) positiva de los lectores y de quienes escuchan, una protesta masiva en Hollywood y el movimiento de solidaridad social a través del #MeToo entre los sobrevivientes, ha volteado la tortilla. La esperanza de que los valientes testimonios y el periodismo meticuloso siga exponiendo a los autores es el surgimiento de un empoderamiento y la desintegración del miedo, inspirando diálogos cruciales que necesitamos en torno a la masculinidad tóxica, el patriarcado, la desigualdad de género y la cultura de la violación.

00:00 / 00:00
Ads destiny link