LIVE STREAMING
Hernán Cortés. Photo: Archivo.
Hernán Cortés. Photo: Archivo.

Unos manuscritos de Hernán Cortés “robados” vuelven a situar a las casas de subasta en la picota

Fueron sustraídos del Archivo Nacional de México y desde “dentro”, al menos eso apunta una investigación que ha puesto del revés al mundo del coleccionismo.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Messi y Argentina avanzan

Diciembre 01, 2022

El Tri eliminado

Diciembre 01, 2022

Avances en EE.UU.

Noviembre 30, 2022

Senegal se impone

Noviembre 29, 2022

Canelo contra Messi

Noviembre 29, 2022

Brasil en octavos de final

Noviembre 29, 2022

Mujeres en el fútbol

Noviembre 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Justo cuando México celebra estos días la fundación de Tenochtitlan, capital del imperio mexica que se sitúa en la actual Ciudad de México, otro nuevo escándalo sacude el mundo de las antigüedades. 

El descubrimiento de hasta de una decena de documentos escritos por el colonizador Hernán Cortés que habían sido subastados por diversas casas muy conocidas y que fueron sustraídos de forma fraudulenta del Archivo Nacional de México (AGN) aprovechando el caos de registros de la institución.

Todo empezó el pasado septiembre con una carta conspirativa. 

La casa de subastas Swann Galleries de Nueva York puso a la venta esta misiva de cinco años de antigüedad que revelaba una intriga política en la Cortés estaba involucrado.

El documento iba a salir al mercado con un valor de hasta 30.000 dólares cuando un grupo de avezados investigadores de España y México frustró sorpresivamente la subasta. 

Buceando en catálogos de casas de subastas y haciendo uso del archivo fotográfico de documentos coloniales de un miembro del equipo, los académicos descubrieron que la carta firmada en 1521 procedía del ANG y que había hasta nueve documentos más de Cortés que habían sido vendidos en años recientes por prestigiosas casas de subastas y pertenecían al mismo archivo. Así lo confirmaron a Reuters funcionarios de la institución mexicana, que añadieron que algunos de estos documentos estaban previamente encuadernados en antiguos libros y fueron extraídos sigilosa y cuidadosamente de ellos. 

María Isabel Grañén, estudiosa de libros coloniales españoles del siglo XVI e investigadora del equipo, calificó el descubrimiento de “escándalo”. “Estamos muy preocupados, no solamente por este robo sino por todo el robo y saqueo que existe de patrimonio cultural”, dijo. 

Dado el oscurantismo del sector de las subastas, los nombres de los compradores nunca salieron a la luz. Las casas implicadas se apresuraron a negar su responsabilidad y afirmaron que examinan con cuidado todos los artículos previamente a su venta. 

Sin embargo, Swann Galleries canceló la subasta de la casa complotista de Cortés y el resultado de las pesquisas ha obligado a la policía mexicana y la agencia de Investigación Nacional de Estados Unidos (HSI) a abrir una investigación. 

Según reveló Reuters, la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana ha solicitado la colaboración del Departamento de Justicia estadounidense para repatriar los 10 manuscritos faltantes al archivo mexicano. 

Aguas revueltas y expolio

Hace años que México lucha contra el expolio de su patrimonio histórico y por la repatriación de reliquias que se exhiben en museos extranjeros y colecciones privadas. 

El escándalo de los documentos de Cortés se une a otras subastas presuntamente fraudulentas como la ocurrida hace escasamente cuatro meses en París, donde Christie 's puso a la venta piezas prehispánicas robadas, y algunas de ellas falsas. 

El problema es cuanto menos complejo, porque una vez las piezas de procedencia más que cuestionable son subastadas alcanzan la titularidad legal y no hay forma de que sean devueltas al país de donde fueron sustraídas. 

En el caso de Estados Unidos, este tipo de delitos son más sencillo de detectar porque la legislación exige que se certifique la procedencia de los objetos subastados y porque, una vez llevados a juicio a los responsable, sea la parte demandante la que demuestre la pertenencia de las piezas. 

Sin embargo, en otros países como Francia no existe en acuerdos bilaterales en este sentido, lo que facilita el expolio. 

“Las subastas son el mecanismo de lavado de estos bienes”, destacó el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México, Diego Prieto Hernández, cuando salió a la luz la procedencia de las 27 piezas aztecas subastadas en Christie 's en febrero. 

Prieto también explicó que en casos como el ocurrido en Francia, incluso la Interpol está atada de manos. 

Los manuscritos de Hernán Cortés no parece que vayan a seguir un destino similar.

Coleccionistas como el historiador de arte brasileño, Pedro Correa do Lago, devolvió una carta de Cortés que compró a Swann Gallery hace unos años tras conocerse su procedencia.

México también ha anunciado que demandará a las casas de subastas que hayan participado en la venta de estos documentos que, de hecho, son bastante singulares en el mercado del arte. 

La cuestión ahora es cómo detener el robo indiscriminado del acervo cultural e histórico de un país y cuánto más va a seguir sucediendo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link