LIVE STREAMING
Police officers interact with youth from the community during a block party on Sunday October 5, 2019. Photo: Bastiaan Slabbers/NurPhoto via Getty Images
Agentes de policía interactúan con jóvenes de la comunidad durante una fiesta de barrio el domingo 5 de octubre de 2019. Foto: Bastiaan Slabbers/NurPhoto via Getty Images

Lucha contra la disparidad de las paradas policiales: El nuevo piloto que da prioridad a los delitos de menor gravedad llega al noroeste de Filadelfia

El esfuerzo de tres meses eliminará las paradas por infracciones como escupir, llevar un recipiente abierto de alcohol, cruzar la calle sin mirar, y más.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Recorte al Estado

Agosto 11, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

A partir de principios de octubre y durante los próximos tres meses, el 14º distrito policial, que comprende los barrios del noroeste de Filadelfia de East Germantown, Mt. Airy y Chestnut Hill, será un campo de pruebas para un nuevo y sutil cambio en el enfoque de la vigilancia policial que eliminará las paradas de la policía por algunas de las infracciones más leves que existen.

"Me refiero a escupir, cruzar la calle sin mirar... llevar un recipiente abierto de alcohol", dijo Mary Catherine Roper, ex subdirectora jurídica de la ACLU de Pensilvania.

Según Roper, las detenciones por estas infracciones afectan de forma desproporcionada a personas de raza negra y marrón en Filadelfia.

Los datos que citó proceden de 10 años de seguimiento de las paradas policiales en toda la ciudad, que se produjeron después de que la ACLU PA y una empresa privada de derechos civiles demandaran a la ciudad por la cuestión de las paradas ilegales a peatones durante la época del alcalde Michael Nutter y el comisario de policía Charles Ramsey.

La ciudad no presentó ninguna defensa en el caso y llegó a un acuerdo. Como consecuencia, no sólo se estableció un control, sino que la ciudad también firmó un decreto de consentimiento para eliminar las paradas ilegales a los peatones.

A lo largo de los últimos 10 años, Roper reconoció el mérito del anterior comisario de policía, Richard Ross, y del actual alcalde, Jim Kenney, en la reducción de las paradas ilegales, pero sigue existiendo una disparidad racial en lo que respecta a las paradas en general.

Filadelfia reconoció oficialmente la marcada disparidad racial el año pasado, y un juez que supervisa el anterior decreto de consentimiento ha ordenado que se adopten medidas para reducirla.

"Y una de ellas es cambiar la forma en que la policía reacciona ante infracciones muy, muy leves", dijo Roper.

¿Por qué el distrito 14?

Inicialmente, se esperaba que el programa piloto se aplicara en varios distritos en lugar de uno, pero la actual comisaria de policía, Danielle Outlaw, convenció al juez para que se mantuviera en uno, en medio del aumento de la violencia con armas de fuego que se está produciendo en toda la ciudad.

A pesar de la oposición de Outlaw, Roper no criticó a la relativamente nueva comisaria.

"No es que se resista al programa. El departamento es muy consciente de la necesidad de disponer de todas las herramientas posibles y de prestar toda la atención posible a la delincuencia violenta", dijo. "Esta es una de las razones por las que hemos empezado donde lo hemos hecho, diciendo 'oye, una lata de cerveza abierta no sugiere ninguna propensión a llevar un arma o a participar en la violencia armada'. Son cambios que se pueden hacer y que no van a afectar en absoluto a la seguridad pública".

Se eligió el Distrito 14 no porque fuera necesariamente donde se producen más paradas policiales, sino porque la disparidad racial es especialmente marcada en cuanto a quiénes son parados. Germantown Este, Mt. Airy y Chestnut Hill han sido durante mucho tiempo bastiones de la clase media negra del norte de Filadelfia, que no sólo impulsan partes clave de la economía de la ciudad, sino que también ejercen su fuerza política en el Ayuntamiento.

"Es una zona de gran diversidad racial", dijo Roper.

¿Cómo va a funcionar?

Al llevar a cabo el programa piloto, los agentes que vean que se está cometiendo una de las infracciones de bajo nivel identificadas, en lugar de iniciar una parada, dirán verbalmente al infractor que deje de actuar. Lo máximo a lo que pueden llegar en caso de incumplimiento es a emitir una citación al infractor.

La ACLU PA continuará su seguimiento de todas las paradas en el distrito 14, pero a un nivel más profundo. Además de las citaciones emitidas, las grabaciones de las cámaras corporales (cuando estén disponibles) también serán auditadas al azar y revisadas.

"Hay un par de medidas de éxito", dijo Roper. "Una de ellas será: ¿se han modificado las disparidades raciales en cuanto a quiénes son detenidos en el distrito 14? La otra pregunta será: ¿ha habido efectos negativos?". 

Esos efectos negativos van más en la línea del razonamiento de la policía para las paradas, como preventores de más delitos violentos. Ese seguimiento también servirá para vigilar si los delitos violentos aumentan en el distrito 14 durante la prueba piloto.

La última pieza del rompecabezas es obtener la opinión de la comunidad a lo largo de la prueba piloto, y la ACLU ha desplegado tres embajadores de la comunidad en el distrito para correr la voz y hacer precisamente eso.

"Realmente queremos que sea un éxito porque creemos que podría reducir significativamente la carga de la vigilancia excesiva que se dirige a las comunidades de color", dijo Roper.

Si tiene éxito, los organizadores del proyecto piloto intentarán llevarlo a más distritos de la ciudad.

00:00 / 00:00
Ads destiny link