LIVE STREAMING
One of the sculptures, by José Lemus, on display as part of the Vidas Suspendidas/Suspended Lives exhibition at Philadelphia's Magic Gardens through Nov. 18. Photo: Emily Neil / AL DÍA News
Una de las esculturas, por José Lemus, en exhibición como parte de la serie, Vidas Suspendidas/Suspended Lives, en el Philadelphia's Magic Gardens hasta el 18 de noviembre. Foto: Emily Neil / AL DÍA News

Exposición de esculturas en Philadelphia’s Magic Gardens

Los autorretratos tridimensionales, que se exhiben como parte del proyecto Vidas Suspendidas, narra el recorrido de nueve artistas latinos que viven en…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Como en casa

Agosto 04, 2022

Cirle ‘Pelo Bueno’

Julio 21, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Bajo la tenue luz del anochecer, las figuras de papel maché se veían más reales que nunca al emerger de las sombras cambiantes del arte popular, en un laberinto exterior de Philadelphia’s Magic Gardens.

Gracias a un poco de magia en forma de códigos QR con enlaces a audiohistorias, las esculturas de nueve artistas latinos de Filadelfia también contaron su experiencia en voz alta, a aquellos que se reunían en la templada briza de otoño, para la apertura de Vidas Suspendidas el pasado 11 de octubre.

Con grabaciones en inglés y español, cada artista describe sus increíbles viajes personales que quedaron plasmados en la creación tridimensional que se exhibe al público.

Las esculturas son el producto de más de un año de trabajo y colaboración encabezada por la artista Nora Litz, directora de arte y cultura de Puentes de Salud.

Litz dijo que el proyecto surgió cuando empezó a entrar en contacto con jóvenes afectados por la decisión del presidente Trump de cancelar el programa DACA, que ha dado a muchos residentes indocumentados de Estados Unidos acceso a más oportunidades y protección.

Quería dar reconocimiento a la identidad holística y experiencias de estas personas y de otros inmigrantes. Por eso Litz, ella misma una inmigrante mexicoamericana que ha liderado varios proyectos de arte basado en la comunidad, invitó a otros participantes a su taller y a Puentes de Salud.

Juntos, llegaron a conocerse e iniciaron una colaboración para hacer autorretratos de tamaño real que comunicaban sus recorridos personales. Lado a lado, construyeron figuras compuestas de texturas suaves y ásperas, el toque de la alegría y el dolor; materiales de experiencias y sendas que caminaron para llegar a donde están hoy.

Ivonne, cuyo nombre no revelamos por seguridad, es una de las artistas que participó en el proyecto. Para ella, el proceso ha sido transformador.

“Yo sabía que tenía dones, pero no me creía capaz de explotarlos”, dijo Ivonne.

“Sí, gracias al bonito equipo, y a Señora Litz, ella explotó mis dones y ella me ha hecho ver que yo soy grande en mi espíritu, y que soy capaz de hacer lo que quiera porque el arte es maravilloso en todas sus expresiones y te abre ese corazoncito y te despiertan todos tus sentidos, y es lo que este proyecto ha hecho”, dijo.

La escultura de Ivonne incorpora diferentes aspectos de su identidad: las manos son elotes o mazorcas, que representan su crianza en una familia que se dedicaba a la agricultura en México. Los brazos extendidos expresan el deseo de abrazar y una tendencia a proteger, por el amor hacia su familia y el dolor que le dejó el trauma del abuso doméstico. El símbolo del árbol de la vida trazado suavemente en el abdomen de la figura representa su papel de madre de una hija de 12 años, que ha apoyado a Ivonne en su empeño artístico, pues entiende lo importante que es para su madre.

Ivonne dijo que lo que espera de aquellos que contemplen las esculturas y escuchen sus historias es que se lleven el conocimiento de que los inmigrantes “sentimos, somos humanos, [y] que somos como ellos, que también cargamos nuestras cruces, y llevamos nuestras alegrías”, expresó.

“Eso es unidad... y ellos también son bienvenidos a nuestra nueva familia”, agregó la artista.

Para Litz las audiohistorias son un elemento significativo del proyecto. Aunque los artistas cuentan sus experiencias de deportación, trauma, violencia, abuso doméstico y otras dificultades, dar forma de esculturas a esas historias es una victoria por sí misma; una declaración de presencia, de existir, de ser testigo.

“Hay afinidad que sale de contar tu historia”, comentó. 

Emily Smith, la directora ejecutiva de Philadelphia’s Magic Gardens, dijo que la exhibición, que es la primera en tener lugar en la parte exterior del museo, es en especial significativa por la manera que representa la conexión entre Philadelphia’s Magic Gardens’ y la comunidad circundante.

“Cuando sacamos las esculturas hace algunos días, se sentía como si Magic Gardens hubiese cobrado vida propia, casi de la misma manera que el arte popular ha cobrado vida para nosotros”, dijo Smith.

“Es casi como si se hubiesen convertido en seres humanos...y ahora, tener las [esculturas] aquí, se siente como si pertenecieran aquí, de una manera extraña; como si hubiesen sido hechas para estar aquí”, agregó.

José Lemus, cuyo nombre artístico es Lemus, es otro de los artistas que participaron en Vidas Suspendidas. Estudiante de artes de la Pennsylvania Academy of Fine Arts, Lemus dejó de lado su medio habitual de dibujo y entró en un proceso artístico que difería mucho de lo que había hecho antes, después de conocer a Litz y unirse a su proyecto hace seis meses.

Lemus creó la escultura de una mujer que se esforzaba por mantener el paso al tener un niño colgando de una de sus piernas. La escena representa un incidente que resultó en la deportación de su madre cuando Lemus tenía cuatro años. Es una historia que no comparte con frecuencia y de la que su familia normalmente no habla, pero que, como Lemus dijo: “debía ser representada”.

“Estaba volviendo a vivir esta experiencia y tratando de moldearla hasta que tomara forma...Fue un proceso catártico porque estuvo dentro por largo tiempo”, dijo Lemus.

Como Ivonne, Lemus quiere que los que visiten la exhibición estén conscientes de la solidaridad que existe en los seres humanos, pues todos, inmigrantes y no inmigrantes por igual, llevamos con nosotros historias no contadas que dudamos en compartir y por lo general tratamos de olvidar.

“Somos todos humanos, todos hemos sufrido en silencio por cosas de las que no hablamos, y de esta manera les pudimos dar una voz”, dijo Lemus.

“...Presenta esta idea de que tenemos cargas o como lo quieran llamar; no lo guarden, solo traten de crear algo a partir de eso. Utilícenlo como una fuerza en lugar de algo que los desanime,” expresó Lemus.

Vidas Suspendidas estará exhibido en Philadelphia’s Magic Gardens en 1020 South Street hasta el 18 de noviembre. Puede hacer clic aquí para saber más de la exposición, y visitar el sitio web de Puentes de Salud para escuchar las historias de los artistas haciendo clic aquí.

00:00 / 00:00
Ads destiny link