LIVE STREAMING
Deleon started her first business when she was 16 years old.   Harrison Brink
Deleon comenzó su primer negocio cuando tenía 16 años.  Harrison Brink

Los muchos sabores de Guatemala

 A sus 31 años, Sofia Deleon tiene ya dos exitosos restaurantes de cocina centroamericana en Filadelfia y planea abrir otros.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Mujeres en el fútbol

Noviembre 28, 2022

Nueva exposición del HSM&L

Noviembre 28, 2022

Premio a periodista en Miami

Noviembre 25, 2022

Arroz con gandules lover

Noviembre 23, 2022

Legado latino en la música

Noviembre 23, 2022

Un aturdimiento saudí

Noviembre 22, 2022

Valencia, un héroe

Noviembre 21, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Ciudad de Guatemala es una ciudad robusta y rica en cultura. Su particular escena gastronómica se remonta a las civilizaciones azteca y maya, cuando los residentes indígenas consumían cacao (chocolate), maíz y pepián, una comida tradicional guatemalteca.

Los residentes de Guatemala todavía utilizan los métodos tradicionales heredados de tribus indígenas para preparar los mismos platos básicos hasta el día de hoy.

En Ciudad de Guatemala se encuentra El Mercado Central, donde los lugareños y los viajeros vienen a comprar platillos guatemaltecos como tostadas, una tortilla de maíz dura con frijoles, salsa de tomate, aderezo con cebolla y queso fresco, entre otras especialidades.

La dueña de un restaurante de Filadelfia, Sofia Deleon, tiene muchos recuerdos de su ciudad natal y de su abuela, que iba al mismo mercado

“Me encantaba ir al mercado con mi nana, ir al mercado y comprar ingredientes para una receta, y usar molcajete y hacer masa desde cero”, explicó Deleon, ahora propietaria de El Merkury, a AL DÍA News.

Los padres de Deleon trabajaban a tiempo completo y sus abuelos la cuidaban durante el día hasta que sus padres la recogían a última hora de la tarde. Mientras pasaba tiempo con su abuela, Deleon se enamoró de la cocina.

Eventualmente, un regalo de su hermano despertaría el interés en cruzar la cocina con los negocios.

Un negocio de helados

A los 16 años, su hermano le compró una máquina de helados como regalo. Pronto se convirtió también en un regalo para su hermano, porque ella siempre le hacía helado con diferentes ingredientes.

Un día se le ocurrió la idea de vender su helado casero en su escuela, ya que en Guatemala solo había tres sabores diferentes de helado.

“Guatemala no es como Estados Unidos, donde hay cientos de sabores diferentes y cientos de marcas diferentes”, dijo. “Me puse a vender cualquier tipo de helado, era básicamente como la versión guatemalteca de Ben and Jerry’s Ice Cream”.

Pronto, Deleon pudo abrir un pequeño negocio de catering con algunos miembros de la familia. Le encantaba cocinar para la gente y conectar con diferentes clientes.

“Me contrataron para eventos y reuniones familiares, preparaba comida para amigos y familiares, solo pequeños eventos”, dijo Deleon.

Su negocio de catering y helados fue su primera experiencia empresarial.

“Estaba ganando dinero, me encantaba cocinar y me pagaban por ello. Nunca pensé que iría a la escuela culinaria y me convertiría en chef ni nada por el estilo ”, dijo.

“Estaba ganando dinero, me encantaba cocinar y me pagaban por ello. Nunca pensé que iría a la escuela culinaria y me convertiría en chef ni nada por el estilo ”, dijo.

Su plan inicial era vivir en Estados Unidos y trabajar en Wall Street.

“Me jubilaría a los 50 o 60 años, simplemente dejaría mi trabajo y abriría un restaurante, eso fue lo que siempre pensé”, dijo Deleon.

En cambio, el restaurante acabó siendo lo primero, y Filadelfia sería su hogar, donde se ha convertido en una de las emprendedoras latinas en auge de la ciudad.

Los churros son un postre tradicional hispano.  Harrison Brink
Mostrar una Centroamérica diferente 

Cuando tenía 17 años, Deleon se mudó a los Estados Unidos para ir a la universidad. Fue aceptada en la Universidad Estatal de Michigan, donde obtuvo una licenciatura en Gestión Alimentaria, con el deseo de hacer algo relacionado con la comida.

Después de graduarse de Michigan State, Deleon se mudó a California y trabajó para la distribución de alimentos de Kerrygold. El trabajo la llevó a diferentes lugares como Delaware y Miami antes de establecerse en Pensilvania y matricularse en un programa de maestría en administración de empresas en la Universidad de St. Joseph.

Las cosas le iban muy bien a Deleon, sin embargo, la división política en Estados Unidos pronto aparecería en su vida y arrojaría luz sobre las luchas de los latinos en el país.

Ya es bastante difícil para un latinoamericano tener éxito en Estados Unidos, sin embargo, es aún más difícil para los inmigrantes latinos entrar en Estados Unidos sin los estigmas ya presentes que rodean a los latinos en el país.

En 2016, el presidente Donald Trump encendió la llama al empezar a dirigir comentarios mordaces a los inmigrantes que llegaban de México y América Central.

“Trump asumió el cargo y hubo mucha negatividad entre los inmigrantes y los centroamericanos específicamente, los ‘bad hombres’”, dijo Deleon.

Convirtió en su deber cambiar la percepción que la gente tenía de los inmigrantes latinos, renunció a su trabajo corporativo y se sumergió de lleno en la industria alimentaria.

“No quería estar todo el rato pensando en “qué pasaría si..”. No quería mirar atrás y decir: “¿Qué hubiera pasado si hubiera abierto mi propio restaurante?” No puedes volver atrás en el tiempo “, dijo Deleon.

Deleon comenzó desarrollando una serie de pop ups en diferentes partes de Filadelfia. Se centró en el tipo de comida que pedían sus clientes y en los niveles de picante que sus clientes se sentían cómodos comiendo.

“La comida centroamericana no es el típico burrito o quesadilla, es algo tradicional para nosotros, pero algo de lo que la gente en Filadelfia probablemente nunca haya oído hablar, como una pupusa”, dijo.

Deleon comenzó a cocinar en una cocina fantasma proporcionada por GrubHub en el Enterprise Center. Continuó trabajando allí durante un año y medio hasta que un antiguo restaurante estuvo disponible en las calles 21 y Chestnut.

“Conseguimos este lugar que estaba llave en mano, ya que era un antiguo restaurante”, dijo Deleon.

Era el inicio de lo que se ha convertido en una carrera exitosa.

Tostadas, chips de plátano y los famosos taquitos de Deleon en exhibición.  Harrison Brink
Conseguir el apoyo familiar 

“Una vez que uno decide entrar en el negocio de los restaurantes, se da cuenta de que no hay glamour, tal vez vea algún brillo desde el interior, pero si alguien llama, prepárese para ser cocinero de línea o lavaplatos”, dijo Deleon.

Sus padres se sorprendieron al descubrir que ella había renunciado a su trabajo y había abierto un restaurante.

“’¿En qué estabas pensando? ¿Tienes un MBA y ahora vas a ir a vender pupusas?”, fue la primera reacción de sus padres.

Sin embargo, acabaron aceptando la realidad del nuevo negocio de su hija. Con el tiempo, sus padres llegaron a comprender la importancia de su nueva empresa y la animaron a seguir sus sueños.

¿Dónde está la cocina centroamericana?

Hay muchos restaurantes mexicanos, dominicanos y puertorriqueños en Filadelfia, pero cuando se trata de cocina guatemalteca, salvadoreña o hondureña, la falta de pupusas, tostadas y pepián se traduce en la falta de diversidad cultural en la ciudad.

Eso es algo que Deleon tuvo problemas para encontrar incluso fuera de Filadelfia.

“Solía ​​ir mucho a Nueva York y no había muchos restaurantes guatemaltecos a pesar de que hay una población guatemalteca importante en Nueva York”, dijo. “Para ser honesta, hubiese encontrado más extraño encontrar comida guatemalteca en Filadelfia que en Nueva York. Definitivamente, vi que había una necesidad y una falta de variedad en la cocina latinoamericana”.

De esta forma, El Merkury se convirtió en un enclave de cocina latinoamericana en Rittenhouse Square, una zona de Filadelfia con escasa presencia de prósperos negocios de propiedad latina.

Por otro lado, la madre de Deleon, Lucrecia, le aconsejó que se concentrara en un plato básico: chocolate con churros

“A mi mamá le encanta el chocolate con churros, es algo muy tradicional en América Latina, puede comprarse en pequeños quioscos que hay por todas partes, le parecía  increíble que no hubiera nada así en América”, dijo Deleon.

Los churros son un tipo de masa frita de origen español. Por lo general, están cubiertos de canela y azúcar.

“Decidimos ofrecer churros; pensé que nos ayudaría con la clientela peatonal ”, dijo Deleon. “Quería ofrecer un postre para poder tener más oportunidades para que la gente venga y se dé un capricho en familia”.

Como era de esperar, los churros fueron un gran éxito.

“Añadí también helado con churros, porque los churros son los favoritos de mi madre y me encanta el helado, el frío y el calor de ambos alimentos por sí solos es muy bueno”, dijo.

A los clientes también les encantó la idea de Deleon de agregar churros y helado a su menú, y pronto se formaron colas para probar el refrigerio crujiente y frío.

“Tenemos unos churros tres leches y luego tenemos el merengue flambeado”, dijo.

El 16 de abril, Deleon abrió su segundo local en Reading Terminal Market, poniendo las pupusas en el mapa en el lugar de comidas más famoso de la ciudad.

“Tengo mis pupuseras, así que las mujeres vienen y hacen pupusas caseras, hechas a mano”, dijo.

Todo, desde el repollo, las cebollas en escabeche, la salsa y los chicharones del relleno de las pupusas, se hace desde cero. Su método para hacer pupusas es diferente, dijo Deleon, en lugar de freírlas, se asan a la perfección.

“Definitivamente, no quiero que la gente salga de aquí tan llena”, dijo Deleon. “Así que trato de cocinar un poco más ligero”.

El éxito de sus dos negocios es sólo el principio para Deleon..  Harrison Brink
Planes de futuro 

Al final, a Deleon lo que le gusta es comer. Y sus clientes llegarían a sorprenderse al saber que sus comidas favoritas no son guatemaltecas.

“En realidad, mi comida favorita es la coreana”, dijo.

Hace un tiempo viajó a Seúl,capital de Corea del Sur, donde se enamoró de su gente y su cocina.

“Corea del Sur es un lugar asombroso”, dijo Deleon. “Siempre que tengo la oportunidad de salir a comer kimchi y bibimbap, lo hago”.

Cuando Deleon no está dirigiendo sus restaurantes, se dedica a donar comidas a Seamaac y Sunday LOVE Project tres veces por semana.

“Hacemos comidas muy tradicionales, no es la que vendemos en el restaurante, sino la que encontrarías en las cocinas de las abuelas, es importante para nosotros preparar comida casera y abundante para esta gente”, dijo.

El Merkury es uno de los restaurantes centroamericanos más exitosos de Filadelfia. Deleon estaba decidida a cambiar un poco la percepción que se tiene de los inmigrantes centroamericanos, y lo consiguió.

Su esperanza es que los futuros latinos no se avergüencen de su lugar de origen, que lo acepten y muestren a los demás lo importante que es aprender de otras culturas e identidades.

“Si uno tiene verdadera pasión, la gente se dará cuenta y los clientes vendrán”, dijo. “No se rinda, siempre siga adelante”.

“Si uno tiene verdadera pasión, la gente se dará cuenta y los clientes vendrán”, dijo. “No se rinda, siempre siga adelante”.

Deleon está trabajando ahora en un plan para llevar churros a Jersey Shore el próximo año.

También lanzará una línea de pupusas congeladas y su propia marca de licores.

Sea en Deleon’s Rittenhouse Square o El Merkury en Reading Terminal, la comida callejera guatemalteca llegó para quedarse en Filadelfia.

00:00 / 00:00
Ads destiny link