LIVE STREAMING
Photo: HECTOR GUERRERO/AFP/Getty Images
Las redes sociales han sido durante mucho tiempo una plataforma para la difusión de información errónea. Foto: Hector Guerrero/AFP/Getty Images

El peligro de la desinformación en español en las redes sociales

La desinformación corre a raudales en Facebook, Whatsapp y otros medios en español. 

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Líderes de la justicia

Junio 27, 2022

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Las historias que encabezan los titulares en 2020 y 2021 se centran en gran medida en dos categorías: política y salud/vacunas. 

Fueron los temas cruciales durante un año en el que una pandemia mundial y unas elecciones presidenciales hicieron que la gente recorriera las redes sociales en busca de noticias.

Aunque la plataforma demostró su daño en los medios de comunicación en inglés, el tema menos conocido de la desinformación desenfrenada en los sitios de medios sociales en español también se ha convertido en su propia "infodemia".

Pero este tema por sí solo no fue la razón por la que los directores generales de tres de las empresas tecnológicas más influyentes, Facebook, Google y Twitter, comparecieron ante los miembros del Congreso el 25 de marzo. 

Estaban allí para discutir el papel de la desinformación que se difundió a través de sus plataformas y que condujo al asedio al Capitolio de Estados Unidos. Entre ellas figuraban afirmaciones infundadas de fraude electoral, curas infundadas sobre el COVID-19 y teorías conspirativas, así como rumores sobre vacunas. 

Los investigadores que rastrearon la desinformación llegaron a la conclusión de que el contenido impulsó la violencia del 6 de enero. Cientos de personas que participaron en la insurrección publicaron descaradamente el evento en Facebook y Twitter, y aunque esta transparencia condujo posteriormente a la detención de cientos de personas. 

Las campañas dirigidas persisten, y en el mundo menos moderado que es el de los contenidos en español, prosperan. 

A pesar de ello, ni una sola vez los consejeros delegados -Mark Zuckerberg, Sundar Pichai o Jack Dorsey- mencionaron el "español" a lo largo de todos sus testimonios del 25 de marzo. 

Con las próximas elecciones en la figura, el asunto seguirá creciendo si no se controla. 

Esto no quiere decir que las empresas se desentiendan por completo. Simplemente, los métodos no están funcionando. 

Por ejemplo, en el último año, Facebook ha ajustado algunas de sus normas más fundamentales sobre lo que se publica en la plataforma. Ha puesto fin a las recomendaciones algorítmicas de grupos políticos, ha prohibido las mentiras sobre las vacunas y ha eliminado a varias figuras de alto perfil, incluido el expresidente Trump, por difundir información errónea. 

Pero cuando se trata del español, los investigadores dicen que la respuesta de la plataforma ha sido inadecuada. 

Los contenidos en español se moderan con menos frecuencia y rapidez por la desinformación y la violencia que los contenidos en inglés, según la organización de derechos humanos Avaaz. La organización descubrió que, mientras que el 70% de la desinformación en inglés en Facebook es marcada, sólo el 30% de la desinformación comparable en español es marcada. 

En respuesta, Facebook dijo que las conclusiones del informe son erróneas y que "distorsionan el serio trabajo que hemos estado haciendo para combatir el extremismo violento y la desinformación en nuestra plataforma". 

Pero hay una clara discrepancia en cuanto a la prioridad, a pesar de que los usuarios en español son una gran parte de la base de usuarios de Facebook.

"Ha habido un enfoque de bofetadas en todas las plataformas", dijo a AL DÍA Jessica J. González, co-CEO de Free Press.

Facebook también es propietaria de Instagram y Whatsapp, una app muy popular entre los hispanohablantes de múltiples países de habla hispana. 

"Incluso estamos viendo que ciertas normas que se aplican a Facebook no se aplican a Instagram o Whatsapp. Las reglas en sí son confusas, son largas y no se aplican bien", dijo González, añadiendo que el problema de la priorización no es exclusivo del español. Las personas que hablan otras lenguas extranjeras tienen problemas similares.  

Dijo que su organización, en colaboración con el Center for American Progress, también sacó algunos ejemplos de contenidos en inglés que fueron retirados, y contenidos casi idénticos en español, que se dejaron en pie. 

Gonzaléz dijo que Facebook no dio una respuesta adecuada. 

El país y más allá está actualmente lidiando con el despliegue de la vacuna COVID-19. Ya se ha demostrado a través de extensos informes que aquellos que viven en áreas más difíciles de alcanzar, en su mayoría negros o latinos, están recibiendo la vacuna en tasas más bajas. 

"La verdad, en una palabra, es aburrida. Los hechos rara vez animan el tipo de compromiso compulsivo recompensado por los algoritmos de recomendación y búsqueda", escribió la Dra. Joan Donavan, directora de investigación del Centro Shorenstein de Medios de Comunicación de la Harvard Kennedy School.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que una "infodemia" se produce cuando "hay demasiada información, incluida la falsa o engañosa, en entornos digitales y físicos durante un brote de enfermedad, y las campañas de desinformación más eficaces, como dice Donavan, suelen basarse en un poco de verdad". 

Una parte de la lentitud de la vacunación entre las personas negras y latinas se debe a la verdad de la desconfianza dentro del sistema médico, que tiene una historia de prácticas racistas que ha disuadido a estos grupos demográficos de buscar atención médica en el pasado. Ahora, gran parte de la desinformación tiene su origen en esta verdad. 

"Así que no sólo hay desinformación, sino toda una avalancha de información", dijo González. "Parte de ella es correcta, otra no, lo que hace que sea realmente difícil para la gente encontrar noticias e información de calidad que les ayuden a tomar buenas decisiones".

En respuesta, el Center for American Progress, Free Press, National Hispanic Media Coalition y el Real Facebook Oversight Board iniciaron el movimiento "#YaBastaFacebook!" y publicaron un "Plan de acción contra la desinformación en español".

"Tenemos un conjunto de políticas modelo que estamos presionando a las empresas para que adopten, para ayudar a erradicar el odio, para erradicar la desinformación racista, y creemos que es increíblemente importante que las empresas adopten esas políticas y adopten un enfoque realmente integral para acabar con la desinformación", dijo González. 

El plan establece las exigencias inmediatas de Facebook, la aplicación adecuada, la formación, la transparencia y la identificación pública de un empleado de la dirección designado para moderar la desinformación en español. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link