LIVE STREAMING
Domestic Workers advocating for labor protections in Washington D.C. in 2019. Photo onlabor.org
Trabajadores domésticos abogando por las protecciones laborales en Washington D.C. en 2019. Foto: onlabor.org

La importancia de reintroducir la Carta Nacional de Derechos de las Trabajadoras del Hogar

Tras conseguir algunas victorias locales y estatales, la Alianza Nacional de Trabajadores Domésticos sigue luchando por conseguir protecciones federales.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

A lo largo de la pandemia de COVID-19, los trabajadores domésticos han arriesgado sus vidas para mantener a los demás a salvo en estos tiempos inciertos. 

Las limpiadoras domésticas desinfectan los hogares para que las familias se sientan más protegidas contra el virus, mientras que las que trabajan en el cuidado de ancianos son la primera línea de defensa para la población más vulnerable de la pandemia. 

A medida que la gente vuelve a sus lugares de trabajo físicos, los padres también vuelven a confiar en las niñeras para que cuiden de sus hijos. 

A pesar de todo el trabajo que realizan las personas del sector y desde que existe este tipo de trabajo, las trabajadoras domésticas han quedado al margen de las protecciones laborales básicas en Estados Unidos. 

Fueron excluidas de la Ley de Normas Laborales Justas de 1938 porque los congresistas del Sur no estaban dispuestos a apoyarla si incluía protecciones para los trabajadores domésticos y agrícolas, que en aquella época eran principalmente afroamericanos. 

Por ello, su exención es hoy un efecto duradero de la esclavitud en Estados Unidos.  

De los 2,2 millones de trabajadores estimados, muchos son mujeres de color e inmigrantes. 

Muchas tienen miedo de denunciar las injusticias y los abusos a los que se han enfrentado por parte de sus empleadores debido a una dinámica que las hace sentirse vulnerables o inferiores, y algunas simplemente no conocen sus derechos. 

Por eso, la congresista Pramila Jayapal (demócrata de Washington) reintrodujo el 29 de julio la Ley de Derechos de las Trabajadoras Domésticas con dos copatrocinadores en el Senado, Kirsten Gillibrand (demócrata de Nueva York) y Ben Ray Luján (demócrata de Nuevo México). 

Ella presentó el proyecto de ley en 2019 junto a la entonces senadora Kamala Harris.

El proyecto de ley pretendía derogar la exención de la ley de 1938, establecer acuerdos estándar por escrito y permitir que los trabajadores domésticos tuvieran prestaciones de jubilación, entre otras muchas cosas. 

Su aprobación hace dos años siempre iba a ser un camino difícil, ya que los republicanos controlaban el Senado y la Casa Blanca y los principales promotores del proyecto de ley eran demócratas liberales o progresistas. 

Ahora que los demócratas tienen el control de la cámara alta y que Joe Biden ganó las elecciones presidenciales de 2020, hay esperanzas de que se convierta en ley y ponga fin a la discriminación laboral.  

Tener a la antigua copatrocinadora del proyecto de ley en el Senado, Harris, como vicepresidenta ahora también da más esperanzas a las trabajadoras domésticas porque su defensora ha ascendido a una posición de mayor poder.  

"Toda la sociedad se beneficia de los trabajadores domésticos y de los cuidadores y del trabajo que hacen cada día. No deberían ser excluidos de las protecciones y beneficios que reciben otros trabajadores, como la baja por enfermedad pagada, la ayuda para el cuidado de los niños y la indemnización por riesgo", escribió en Facebook el año pasado. 

María del Carmen Díaz, Mujer de Mérito AL DÍA 2021 y miembro destacado de la Alianza de Trabajadores Domésticos de Pensilvania, estuvo en Washington D.C. en 2019 cuando se presentó la ley por primera vez. 

Ella luchó para que la ciudad de Filadelfia aprobara su propia Carta de Derechos de las Trabajadoras Domésticas. La votación en el Ayuntamiento fue unánime y la ley entró en vigor en mayo de 2020. 

La activista, que ha sido limpiadora de casas en el área de Filadelfia durante más de 20 años, se reunió con la representante Jayapal, la senadora Harris y otros legisladores para discutir cómo tanto ella como las personas de su campo se sentirían liberadas por la aprobación de la ley. 

"Si esta reintroducción tiene éxito, vamos a ser valorados y respetados. Es hora de que se produzcan estos cambios porque estamos en el siglo XXI y este trabajo es tan digno de derecho como cualquier otro", dijo Díaz a AL DIA News. 

Agradece el apoyo al proyecto de ley por parte de la vicepresidenta, pero espera que pueda cumplir con la palabra de cuando Harris estaba en el Senado. 

"Este es un compromiso que me hizo en la cara cuando me reuní con ella y le pedimos que lo cumpla para que no se quede en palabras y promesas incumplidas", dijo Díaz. 

El gobierno de Biden aún tiene otra forma de mejorar las normas laborales de muchas trabajadoras domésticas y es a través de la resolución presupuestaria recientemente finalizada por la demócrata para el próximo año fiscal.

Dentro de la resolución, el Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones recibió una instrucción de 726 mil millones de dólares, que incluye inversiones masivas en el cuidado de niños y del hogar. 

Otro componente de la propuesta presupuestaria es proporcionar una vía de acceso a la ciudadanía a millones de trabajadores y familias inmigrantes. Esto contribuiría en gran medida a que muchos trabajadores domésticos se sientan cómodos denunciando a sus empleadores por los abusos que puedan sufrir. 

Los demócratas tienen maneras de abordar las desigualdades en el ámbito del trabajo doméstico y, con los votos que tienen en ambas cámaras del Congreso, no hay razón para seguir haciéndoles sentir como trabajadores de segunda clase. 

"Es difícil seguir ignorándonos si trabajamos en la parte más íntima de tu vida, tu propia casa", dijo Díaz.

00:00 / 00:00
Ads destiny link