LIVE STREAMING
NJ NAACP head Richard Smith (with mic), Dr. Cheryl Kennedy with Doctors for Cannabis Regulation (center) and (left) Gloucester County DA Charles Fiore at forum on marijuana legalization.LBWPhoto
El jefe de NJ NAACP, Richard Smith (con micrófono), la Dra. Cheryl Kennedy con los Doctores para el Reglamento de Cannabis (centro) y (a la izquierda) el Condado de Gloucester DA Charles Fiore en el foro sobre legalización de la marihuana. LBWPhoto.

[OP-ED] Legalización de la marihuana: ¿una cuestión de hechos y de fe?

Los participantes de un foro público convocado recientemente en una iglesia en las afueras de Filadelfia discutieron el impacto de la despenalización de la…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Durante un interesante foro público la semana pasada, un fiscal del condado, un guardián de la prisión y dos pastores defendieron sus posturas sobre la marihuana. Posturas que resultaron claramente opuestas a las que se esperarían para personas con sus puestos.

Las fuerzas del orden y el clero normalmente respaldan la prohibición de la marihuana, independientemente del demostrado impacto racista y dañino que tiene sobre la población.

El fiscal y el alcalde, por ejemplo, respaldaron la legalización total de la marihuana, aunque se opusieron a la despenalización de esa sustancia.

La despenalización es una medida adoptada por la Ciudad de Filadelfia y otras jurisdicciones para mitigar los daños causados por la prohibición actual de la marihuana, como los antecedentes penales por arrestos.

El fiscal del condado de Gloucester en Nueva Jersey, Charles A. Fiore, y Richard T. Smith, director de la cárcel de Cumberland County en Nueva Jersey, señalaron un peligro existente en la despenalización: no pagar multas por citaciones emitidas por violar la ley sobre marihuana podría conducir a acabar en prisión, lo que socava el intento de eliminar la marihuana de las sanciones del sistema criminal mediante su descriminalización.

Fiore y Smith, que también es el presidente de la Conferencia estatal de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP) en Nueva Jersey,  fueron dos panelistas destacados en este foro celebrado en un lugar inusual: una iglesia de Woodbury, NJ, un pueblo a 12 millas al sur de Filadelfia.

Históricamente, las iglesias, particularmente las iglesias negras, han guardado silencio o han sido cómplices de la Guerra contra las drogas que tanto ha dañado a las comunidades de color debido a las prácticas racistas llevadas a cabo por las fuerzas del orden a la hora de aplicar la ley.

En 2010, muchos ministros negros en California se opusieron a los esfuerzos por legalizar la marihuana en ese estado. Incluso criticaron al jefe de la NAACP en California, quien apoyó la legalización como un tema de derechos civiles debido a décadas de aplicación racista de la ley, lo que condenó a negros y latinos a no poder librarse de antecedentes penales durante décadas.

El reverendo Charles Boyer,pastor de la Iglesia Bethel AME y organizador del foro, dijo que aunque él no es un defensor del consumo de marihuana, se opone al encarcelamiento masivo que genera la Guerra contra las drogas en los Estados Unidos. Boyer dijo que su posición en la Guerra contra las drogas se debe en parte al trabajo del fundador de la religión AME, Richard Allen, un líder negro de Filadelfia entre finales de 1700 y principios de 1800.

“Richard Allen fue un abolicionista contra la esclavitud. La esclavitud moderna es la encarcelación masiva y la Guerra contra las drogas”, dijo Boyer.

Boyer, Smith y otros panelistas, incluyendo a un representante de la Drug Policy Alliance, declararon que la legalización de la marihuana en Nueva Jersey debería incluir disposiciones que normalmente no se incluyen en dichas leyes.

Esas disposiciones incluyen la eliminación de registros de arrestos por posesión, medidas para la inclusión equitativa de las minorías en oportunidades de negocio derivadas de la legalización, restricciones contra la monopolización por parte de las grandes empresas farmacéuticas, de tabaco y alcohol, además de programas de recuperación para las comunidades afectadas por la Guerra contra las drogas.

Los legisladores en NJ y Pensilvania deberían adoptar las disposiciones descritas en el foro de Woodbury.

En Nueva Jersey la marihuana medicinal es legal. En Pensilvania también. En NJ la  legalización de la marihuana parece estar al caer desde que el nuevo gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, apoya la legalización.

Ese foro, titulado “Legalización de la marihuana: fe, hechos y ficción”, fue organizado por el NAACP del condado de Gloucester.

La marihuana es una industria nueva y emergente, dijo Loretta Winters, presidenta de NAACP para el condado de Gloucester y facilitadora del foro. “Ya que el tren está llegando, todos deberíamos tener un asiento”.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link