LIVE STREAMING
Photo: Brook Mitchell/Getty Images
Australia's government has agreed to pay reparations to the aboriginal population it onces displaced and tried to erase. Photo: Brook Mitchell/Getty Images

La "Generación Robada" de Australia recibirá compensación por décadas de expulsión y asimilación forzosas

La población indígena del país tiene peor salud, menor esperanza de vida y menos educación que cualquier otro grupo étnico de Australia.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cuentos de cuentas

Mayo 25, 2022

La voz de la frontera

Mayo 25, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El jueves 5 de agosto, el primer ministro australiano Scott Morrison anunció el Plan de Implementación para Cerrar la Brecha del Commonwealth para distribuir $378,6 millones de dólares australianos ($280 millones de dólares) a las comunidades indígenas en un lapso de cinco años.

Décadas después de haber sido expulsados por la fuerza de su tierra, la "Generación Robada" en Australia finalmente recibirá una compensación financiera y un reconocimiento formal por el trauma generacional que han soportado.

Morrison dijo ante el Parlamento que el objetivo del programa es disculparse formalmente por las injusticias del pasado y asumir la responsabilidad por ello.

El anuncio se produjo meses después de que 800 sobrevivientes indígenas presentaran una demanda colectiva contra el gobierno de Australia.

El miércoles 24 de marzo, Shine Lawyers presentó la primera demanda colectiva de este tipo en el Territorio del Norte, que alberga a unas 250.000 personas, casi un tercio de las cuales son indígenas.

"Es imposible mejorar el futuro sin reconocer el pasado", dijo Tristan Gaven, abogado de Shine Lawyers.

La “Generación Robada” incluye a varios miles de niños aborígenes que fueron separados por la fuerza de sus padres y enviados a campos de internamiento u orfanatos, donde se les enseñó a integrarse en la sociedad blanca.

Muchos de estos niños nunca volvieron a ver a sus padres. La práctica ha devastado la vida de miles de familias australianas y continuó hasta la década de 1970.

Según el Instituto Australiano de Salud y Bienestar, en 2019 hubo un estimado de 33,600 sobrevivientes de la Generación Robada.

Las estadísticas gubernamentales muestran que la población indígena de Australia se encuentra en la parte inferior de la mayoría de los indicadores sociales y económicos de la nación. Tienen peor salud, menor esperanza de vida y niveles de educación más bajos que otros grupos étnicos.

Según el nuevo plan "Cerrando la brecha", el gobierno australiano emitirá una serie de medidas para mejorar la educación, la esperanza de vida y la preservación del idioma, según el Sydney Morning Herald.

El programa distribuirá un pago único de $55,387 “en reconocimiento del daño causado por la expulsión forzada” y $5,169 adicionales para facilitar el proceso de curación.

Los sobrevivientes también tendrán la oportunidad de contar de manera confidencial sus historias sobre el traslado forzoso a un alto funcionario del gobierno. Pueden recibir una disculpa cara a cara o por escrito por el traslado y el trauma resultante, según un comunicado de prensa de la oficina de Morrison.

En el comunicado de prensa, Morrison dijo que está comprometido a llevar a cabo acciones efectivas sobre el tema de importancia nacional atrasado. A principios de año, se reunió con la Healing Foundation y los supervivientes y les dijo que buscaría soluciones prácticas.

The Healing Foundation es una organización nacional de aborígenes e isleños del Estrecho de Torres que proporciona una plataforma para amplificar las voces y las experiencias vividas de los sobrevivientes de la Generación Robada y sus familias.

Fiona Cornfort, directora ejecutiva de Healing Foundation, dijo en un video que el programa es un "apoyo práctico" para que los sobrevivientes aborden las disparidades económicas y de salud que resultaron de la expulsión forzosa.

"Compensaciones para reconocer que la verdad es importante", dijo Cornfort.

La Healing Foundation y el Instituto Australiano de Salud y Bienestar (AIHW) han monitoreado los efectos a largo plazo de la expulsión forzosa en los sobrevivientes.

Un estudio realizado por AIHW encontró que el 88% de los sobrevivientes de Stolen Generation no habían terminado el 12º año escolar y el 66% de ellos no eran propietarios de propiedades residenciales.

De los sobrevivientes, el 43% había pasado días sin dinero para los gastos básicos de vida, el 43% había sido diagnosticado con una condición de salud mental y el 32% experimentó algún tipo de discriminación racial.

Cornfort dijo que si bien las reparaciones son un gran paso, no lo son "todo" y se necesita más trabajo para sanar a la Generación Robada.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link