LIVE STREAMING
Bolsonaro supporters stormed Brazilian Congress.
Simpatizantes de Bolsonaro irrumpieron en el Congreso brasileño. Foto: Joedson Alves/Anadolu Agency via Getty Images.

Sombras del 6 de enero: partidarios de Bolsonaro atacan el Congreso brasileño

En la misma línea que el 6 de enero, los partidarios del ex Presidente protestaron contra los resultados electorales y asaltaron edificios gubernamentales.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

DeSantis en defensa

Junio 08, 2023

Ley LISTOS

Junio 08, 2023

Cambios en el SNAP

Junio 07, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Días después del segundo aniversario del ataque al Capitolio de Estados Unidos, el 6 de enero, y más de una semana después de la ceremonia de investidura de Luiz Inácio Lula da Silva el día de Año Nuevo -tras derrotar al expresidente derechista Jair Bolsonaro-, los partidarios de este último respondieron irrumpiendo en el Congreso del país para protestar por los resultados. 

El domingo 8 de enero, miles de partidarios del ex líder derechista atacaron la capital de Brasilia e irrumpieron en el Congreso de Brasil, en protesta por los resultados de las elecciones presidenciales que dieron la victoria a Lula. 

Se trata de uno de los peores atentados contra la democracia brasileña desde el final de la dictadura militar en 1985. 

El ataque se produce después de casi un año lleno de falsa retórica del entonces presidente Bolsonaro, afirmando falsamente que las elecciones estaban amañadas y siempre socavando los sistemas electorales y de votación del país en cada oportunidad. 

Y al igual que aquel aterrador día del 6 de enero de 2021 en D.C., la turba enfurecida desbordó a la policía fuera del edificio que alberga el Congreso de Brasil y se abrió paso, rompiendo ventanas, robando objetos de valor y posando para fotos en las cámaras legislativas.

Las redes sociales no hicieron más que alimentar la situación hasta el punto de que un ataque se sintió justificado, y los partidarios buscaban anular los resultados, y restaurar a Bolsonaro de nuevo en el poder, a pesar de que no es plausible, ya que Lula juró su cargo hace más de una semana. 

Por lo tanto, los resultados ya habían sido certificados por el tribunal electoral del país, no por su legislatura, y el Congreso brasileño no estaba en sesión.

Mientras se producía un ataque a la democracia de su país, Bolsonaro se encontraba en Orlando, Florida, que ha estado fuera de Brasil desde antes de Nochevieja, después de saltarse el traspaso pacífico de poder al recién elegido Lula, también un movimiento comparable al del ex presidente Donald Trump cuando decidió abandonar D.C. horas antes de la toma de posesión de su sucesor Joe Biden. 

Bolsonaro se ha alojado en una casa alquilada propiedad del luchador profesional brasileño de artes marciales mixtas José Aldo, donde se espera que permanezca durante al menos un mes, a unos 240 kilómetros de la casa de Trump en Mar-a-Lago, en Palm Beach. 

También está en Florida -un refugio seguro para los conservadores brasileños- mientras espera que se resuelvan cinco investigaciones penales en su país y para ver si el presidente Lula va a avanzar en las investigaciones ahora que está en el poder.

Entre los presuntos delitos, uno se refiere a su divulgación de documentos relacionados con una investigación clasificada. Otra se centra en sus exabruptos públicos sobre las máquinas de votación, además de otra que profundiza en sus supuestas conexiones con "milicias digitales" que difundieron desinformación en su nombre, sobre todo durante las elecciones. 

Sin embargo, el ex Presidente condenó en Twitter los ataques de sus partidarios. 

"Las manifestaciones pacíficas, en forma de ley, forman parte de la democracia. Sin embargo, depredaciones e invasiones de edificios públicos como las ocurridas hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017, escapan a la regla", tuiteó Bolsonaro. 

"A lo largo de mi mandato, siempre estuve dentro de las cuatro líneas de la Constitución, respetando y defendiendo las leyes, la democracia, la transparencia y nuestra sagrada libertad", agregó.

El presidente Joe Biden también fue uno de los primeros líderes mundiales en responder a los ataques, antes incluso que Bolsonaro. 

"Condeno el asalto a la democracia y a la transferencia pacífica de poder en Brasil. Las instituciones democráticas de Brasil tienen todo nuestro apoyo y la voluntad del pueblo brasileño no debe ser socavada. Espero seguir trabajando con @LulaOficial", tuiteó Biden. 

Lula tampoco se ha quedado callado tras los atentados. Junto con los líderes de ambas cámaras del Congreso y el presidente del Tribunal Supremo, emitió el lunes 9 de enero una declaración conjunta muy poco frecuente en la que condenaba las acciones violentas, y el lunes se anunció que las autoridades iban a llevar a cabo una investigación exhaustiva para encontrar a los culpables. 

La investigación ya ha dado lugar a la suspensión de Alexandre de Moraes, destacado juez del Tribunal Supremo de Brasil, y de Ibaneis Rocha, gobernador del distrito que incluye Brasilía, durante 90 días, mientras se investigan los fallos de seguridad que permitieron a miles de personas saquear los edificios gubernamentales el domingo. 

Más de 1.200 personas han sido detenidas hasta el lunes 9 de enero por la mañana y, según el secretario de Salud del país, muchos de los más de 70 heridos eran policías y periodistas. Además, entre las turbas estaba el sobrino de Bolsonaro, Leonardo Rodrigues de Jesus - conocido como "Leo Indio". 

Lula echó toda la culpa al expresidente en un tuit el domingo por la tarde. 

"Aprovecharon el silencio del domingo, cuando todavía estamos montando el gobierno, para hacer lo que hicieron. Y ustedes saben que hay varios discursos del ex presidente alentando esto. Y esto también es responsabilidad suya y de los partidos que lo apoyaron", tuiteó Lula. 

Y por supuesto Bolsonaro respondió. 

"Repudio las acusaciones, sin pruebas, que me atribuye el actual jefe del Ejecutivo de Brasil", tuiteó Bolsonaro. 

El atentado del domingo fue demasiado parecido al del 6 de enero de 2021. Un día violento para nunca olvidar, ni repetir, pero la historia tiene una manera de repetirse, como si dijera al público cómo el hombre es tan incapaz de aprender de sus errores. 

Como dijo una vez el filósofo alemán Karl Marx: "La historia se repite, primero como tragedia, segundo como farsa".

00:00 / 00:00
Ads destiny link