LIVE STREAMING
There was no peaceful transfer of power in Brazil.
No hubo transferencia pacífica de poder en Brasil. Foto: Andressa Anholete/Getty Images

Lula toma posesión y Bolsonaro desaparece al refugiarse en Florida

El ex Presidente de Brasil, caído en desgracia, no asistió al traspaso de poderes, sino que se encontraba en Florida, ya que se enfrenta a investigaciones.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

García está en D.C.

Junio 07, 2023

¡Qué desastre!

Mayo 25, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El expresidente de Brasil Jair Bolsonaro no estuvo presente en la capital de Brasilia el domingo 1 de enero para el traspaso pacífico del poder al recién elegido Luiz Inácio Lula da Silva, un movimiento comparable al del expresidente Donald Trump cuando decidió abandonar Washington D.C. horas antes de la toma de posesión de su sucesor Joe Biden en 2020. 

Es un importante símbolo de la paz que existe en Brasil desde 1985, cuando terminó su dictadura de más de 20 años. Este es el tercer mandato de Lula, cuya primera etapa fue consecutiva entre 2003 y 2011. 

Fue una gran celebración completa con una caravana, comida y música mientras cientos de miles de personas llenaban el centro de la ciudad, pero la ausencia de Bolsonaro se hizo notar. 

Aunque muchos apuntan a que la ausencia de Bolsonaro se debe a su obstinación en no aceptar la derrota, se ha señalado que el expresidente quizás esté esperando a que se resuelvan varias investigaciones penales en su contra en su país. En lugar de quedarse en Brasilia, Bolsonaro se despertaba al otro lado de América, en la soleada Orlando, Florida. 

Surgieron informes antes del Año Nuevo de que Bolsonaro se había dirigido al Estado del Sol el viernes 30 de diciembre por la noche, pero un vídeo publicado el 2 de enero confirmó que el ex presidente se aloja en una casa alquilada propiedad del luchador profesional brasileño de artes marciales mixtas José Aldo. Se espera que se quede al menos un mes. 

Bolsonaro ha sido una figura controvertida en los últimos tiempos, ya que se le ha comparado con Donald Trump. Y al igual que Trump, ha cuestionado sin pruebas los sistemas electorales de Brasil en los meses previos a la noche electoral. Tras su derrota, se negó a reconocer su derrota. 

Antes de dirigirse a Florida, Bolsonaro habló al pueblo brasileño por la que probablemente sea la última vez como presidente. El viernes, rompió semanas de silencio y pronunció un discurso en el que dijo que intentó impedir que Lula asumiera el cargo. 

"Dentro de las leyes, respetando la Constitución, busqué una salida", dijo. 

Luego pareció animar a sus partidarios a seguir adelante.

"Vivimos en una democracia o no vivimos", dijo. "Nadie quiere una aventura".

Nadie quiere una aventura según Bolsonaro, pero puede que se enfrente a una en un futuro próximo, ya que se enfrenta a cinco investigaciones penales, una de ellas sobre su divulgación de documentos relacionados con una investigación clasificada. Otra se centra en sus arrebatos públicos sobre las máquinas de votación, además de otra que indaga en sus supuestas conexiones con "milicias digitales" que difundieron desinformación en su nombre, especialmente durante las elecciones. 

Ahora que Bolsonaro ha dejado de ser un líder para convertirse en un simple ciudadano, perderá la inmunidad procesal de la que gozaba. Otros casos serán probablemente trasladados a los tribunales locales. 

Varios fiscales federales de alto rango vinculados a los casos han dicho al New York Times que hay pruebas suficientes para condenar, especialmente en el caso relativo a la divulgación de material clasificado, según el fiscal. 

Pero el hecho de que Bolsonaro esté en Florida podría protegerle de ser procesado en su país. El estado ha actuado históricamente como un refugio seguro para los conservadores brasileños. 

Según The Times, también se ha informado de que una fuente anónima, amiga de la familia Bolsonaro, dijo que el ex líder se está refugiando en Florida mientras espera a ver si Lula y su administración realmente siguen adelante y avanzan en las investigaciones. 

Con su victoria, Lula completa la remontada política definitiva, pero se enfrenta a una dura tarea por delante, ya que tendrá que hacer frente a la deforestación, a una crisis económica paralizante y al hambre. También se aseguró de atacar a Bolsonaro, diciendo que había amenazado la democracia de Brasil.

"Bajo los vientos de la redemocratización, solíamos decir: 'Dictadura nunca más'", dijo. "Hoy, después del terrible desafío que hemos superado, debemos decir: 'Democracia para siempre'".

00:00 / 00:00
Ads destiny link