LIVE STREAMING
Kimberly Teehee with Barack Obama
Antes de ser la primera delegada de la Nación Cherokee en el Congreso, Kimberly Teehee trabajó como asesora principal de Asuntos Nativos en la Administración Obama. Foto: The White House.

Kimberly Teehee quiere su puesto en la Cámara de Representantes y que EE.UU. cumpla el tratado de 187 años con su tribu

A la espera de una audiencia en la Cámara a finales de este mes, el líder de la Nación Cherokee podría ser el primer delegado nativo en el Congreso.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Quetcy Lozada apoyó

Febrero 06, 2023

AOC asume el liderazgo

Enero 31, 2023

AL DÍA y Cortez Masto

Enero 27, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La carrera política de Kimberly Teehee es digna de envidia. 

Desde que entró en el campo en la década de 1980, tras graduarse en la Facultad de Derecho de la Universidad de Iowa, esta poderosa mujer de la Nación Cherokee ha alcanzado cotas pocas veces vistas por una mujer nativa americana en el gobierno de Estados Unidos. 

En la década de los 90, fue la primera subdirectora de extensión para nativos americanos del Comité Nacional Demócrata y luego desempeñó un papel similar como parte del segundo comité de investidura del Presidente Bill Clinton. Tras el Comité Nacional Demócrata y el equipo de transición de Clinton, Teehee pasó a ser asesora principal del congresista demócrata de Michigan Dale Kildee, que fue copresidente del Grupo de Nativos Americanos en la Cámara de Representantes.

Un año después del gobierno del presidente Barack Obama, en 2009, Teehee formaría parte del Consejo de Política Interior de la Casa Blanca, asesorando al presidente en cuestiones relacionadas con el condado indio como asesor principal de política para asuntos de los nativos americanos. 

Pero en 2019, Teehee fue nominada para un puesto que ningún nativo americano -hombre o mujer- había ocupado en la historia de Estados Unidos. Fue propuesta como delegada sin derecho a voto en la Cámara de Representantes en nombre de la Nación Cherokee.

Se trata de un cargo que lleva 187 años de historia, que se remonta al Tratado de Nueva Echota. 

Firmado por el Gobierno de EE.UU. y la Nación Cherokee del Este de Georgia en 1835, el tratado inició el Sendero de las Lágrimas, en el que unos 16.000 miembros de la Nación Cherokee y sus esclavos marcharon al Oeste, a Oklahoma, desde sus hogares ancestrales en el Este y el Sur de EE.UU. Se calcula que más de 4.000 cheroquis y una cantidad desconocida de esclavos murieron en el transcurso de la migración de tres años, entre 1836 y 1839.

Además de ceder sus tierras tribales para realizar el brutal viaje al Oeste, la tribu tenía garantizado un escaño sin derecho a voto en la Cámara de Representantes. 

En ese papel, el delegado actuaría de la misma manera que otros delegados sin voto de otros territorios estadounidenses como Samoa Americana, las Islas Vírgenes de EE.UU., Guam, el Distrito de Columbia y las Islas Marianas del Norte, y podría participar en los comités y votar en los proyectos de ley como parte de ellos, pero no pueden votar en los proyectos de ley planteados a toda la Cámara. 

Hasta 2019, el Congreso no había cumplido con la parte de los delegados del tratado de casi dos siglos de antigüedad.

Esto es, hasta que el Jefe Principal Cherokee Chuck Hoskin Jr. propuso a Teehee para ser el delegado de la Nación Cherokee en 2019. 

"Sería [una] pequeña medida de justicia para aquellos que perdieron la vida en una marcha forzada", dijo Teehee en una entrevista reciente con el medio de comunicación de Kentucky, The Sentinel Echo.

Estaba preparada para hacer historia ese año o a principios de 2020, pero la pandemia del COVID-19 hizo que se retrasara la aprobación por parte de la Cámara. El año 2021 se convirtió entonces en el objetivo, sobre todo porque Teehee aconsejó al presidente Joe Biden que dijera que presionaría por una mayor representación de las tribus en la campaña electoral. Pero 2021 llegó y se fue.

A finales de 2022, la Nación Cherokee reforzó su deseo de conseguir la confirmación de Teehee mediante una votación en la Cámara. Incluso abrió un formulario para que los estadounidenses pidieran a sus representantes que presionaran para actuar.

Para preparar la decisión, el Servicio de Investigación del Congreso elaboró un informe (publicado en julio) que detalla una interpretación moderna del Tratado de 1835 para orientar la toma de decisiones. También preocupa la posibilidad de dar a los miembros de la Nación Cherokee doble representación en la Cámara.

"Hay mucha gente que dirá: 'Bueno, ese delegado es elegido por un consejo, no por una elección general'", dijo el representante de Oklahoma Tom Cole en el New York Times a principios de este año sobre el esfuerzo de los delegados. "Y los cherokees obtienen entonces dos votos: su voto para un miembro del consejo y su voto para el congresista de su propio distrito, por lo que en cierto modo llegan a dar dos mordiscos a la manzana".

Sin embargo, el informe del Servicio de Investigación del Congreso recomendó que en caso de "ambigüedades sobre el interés tribal", éstas "deben interpretarse en beneficio de las tribus". En otras palabras, las tribus deben obtener lo que quieren en caso de que el lenguaje fechado en el tratado se interponga.

En este sentido, Teehee y la Nación Cherokee podrían estar abriendo la puerta a que más tribus de todo el país tengan más voz en el Congreso. 

Además del Tratado de New Echota, que otorga un delegado a la nación Cherokee, la nación Choctaw también podría tener derecho a un delegado en virtud del Tratado de Dancing Rabbit Creek de 1830. Un tratado aún más antiguo, de 1778, con la Nación Delaware también podría concederle un delegado.

En una época en la que el Tribunal Supremo está despojando lentamente de su soberanía a las tribus nativas, los delegados como Teehee podrían estar en primera línea y en un lugar tan importante como siempre.

00:00 / 00:00
Ads destiny link