LIVE STREAMING
Luciana Vega. Copyright American Girl.
Luciana Vega. Copyright American Girl. 

Una niña chilena de 11 años viaja al espacio ... y es solo una muñeca.

Las guapas y valientes muñecas American Girl cuentan con una nueva compañera, que incluso ha sido aprobada por la NASA.  

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Felicity Merriman, Samantha Parkington, Addy Walker, Molly McIntire, Kit Kittredge, Julie Albright, Kaya, Josefina Montoya. Esas fueron las jóvenes mujeres que muchas de nosotras, bebés de los 90, tuvimos como referencia mientras crecíamos. Sus historias de coraje y de superación, de lealtad hacia sus amigos, de lucha contra el machismo, fueron, y siguen siendo, inspiradoras.

Aunque ni siquiera fueran reales.

En 1986, Pleasant Rowland tomó la mejor decisión empresarial de su vida al empezar a diseñar una línea de muñecas que celebraban la historia americana y el multiculturalismo de una forma didáctica y entretenida.  Entre los temas que abordaban sus muñecas estaban el “trabajo infantil, el abuso de niños, la pobreza, el racismo, la esclavitud, el alcoholismo, la explotación animal y la guerra”, y, siempre, sin perder su aspecto adorable.

Se trataba de un concepto innovador arriesgado, pero el resultado obtenido mereció la pena.

Las muñecas American Girl no solo estaban bien hechas – juguetes suaves, duraderos, de barriguitas blandas – sino que se convirtieron en un fenómeno nacional.  

En poco tiempo, "American Girl" se convirtió en un mundo donde además de muñecas había también libros de tramas intrincadas y personajes cubiertos de capas, con una amplia variedad de opciones de ropa y accesorios para elegir, e incluso películas de acción en vivo protagonizadas por actrices infantiles famosas inspiradas en ellas.

Desde entonces, la compañía ha ampliado su selección de muñecas, libros y juegos, aumentando el alcance de la marca sin dejar de ser fiel a su misión principal: transmitir lecciones de valor a los niños a través de productos inesperadamente multifacéticos (y lindos).

Hoy en día, las muñecas están diseñadas para que cualquier persona pueda crear una muñeca "que combine con su estilo y espíritu", jugando con diferentes formas faciales, tonos de piel, texturas de cabello y rasgos de personalidad para elegir. Incluso se pueden comprar con orejas perforadas, audífonos, aparatos dentales o pecas. Y, como extra, hasta se puede conectar con una muñeca.

American Girl también creó la "Chica del Año", una muñeca de edición limitada con su propia aplicación móvil y aventura interactiva para computadora, ropa única y accesorios apropiados e inteligentes para su período y, por supuesto, libros.

En 2005, Marisol Luna se convirtió en la primera “Chica del Año” latina, y hoy, más de una década después, American Girl nos sorprende con otra. Una que realmente es de fuera de este mundo:

Conozca a Luciana Vega, una niña chilena-americana de 11 años que sueña con llegar a Marte.

La muñeca, descrita como un personaje "creativo y confiado, con una veta científica seria", llega en un momento en que es imperativo alentar a las niñas a romper el caparazón y prosperar en campos tradicionalmente dominados por los hombres, especialmente en las llamadas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas).

Los hispanos y los latinos han sufrido el peso de los prejuicios que los políticos han disparado contra ellos en los últimos dos años, por lo que, tal vez, la decisión de hacer de Luciana una niña perteneciente a esta minoría sea una respuesta intencional y directa a estos esterotipos ofensivos tan encasillados en esta comunidad.

No sería la primera vez que American Girl ha optado por enfrentarse a la política o a parábolas persistentes, en lugar de mantenerse al margen.

La creación de Luciana Vega contó con la colaboración de un consejo asesor formado, entre otros, por el científico en jefe de la NASA, Dr. Ellen Stofan, el Dr. Kim Tolley, historiador y profesor de la Universidad Notre Dame de Namur, expertos en cultura chilena, y Erin Teagan, bioquímico transformado en autor de libros infantiles.

En un blog llamado “Why Luciana Matters” ( Por qué Luciana es importante), representantes de American Girl escriben que Luciana representa “valores perdurables, como autenticidad, equidad, respeto y perseverancia "para promover y proporcionar" una base sólida para enfrentar nuevos desafíos y resolver problemas en un mundo en constante cambio ". Se supone que debe alentar a las niñas a reconocer su "potencial infinito ", a despertar el entusiasmo de las chicas por las STEM, y a aprender a "ser lo suficientemente valientes como para fracasar.”

Todos estos beneficios, claro, tienen su precio. Y las muñecas American Girl no son como una Barbie o una Bratz cualquiera. Luciana cuesta unos 115 dólares, sin incluir su traje de astronauta, el paisaje de Marte, la estación de montaje, el perro robótico, el proyector telescópico, los accesorios del centro de visitantes, las zapatillas de estrellas o el segundo libro de la serie, Braving the Deep (Desafiando las profunidades).

Aún y así, el simbolismo y el potencial de todo lo que puede aprender una niña a partir de una muñeca que representa a una científica latina es incalculable. Luciana puede comprarse online o en las tiendas oficiales de American Girl en todo el país.

00:00 / 00:00
Ads destiny link