LIVE STREAMING
Manifestación en Ciudad de Mexico durante el Día por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Jair Cabrera/Getty Images.
Manifestación en Ciudad de Mexico durante el Día por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Jair Cabrera/Getty Images.

Sororidad e ira: Así se manifestaron las mujeres latinoamericanas contra la violencia de género

Contra los feminicidios y por la legalización del aborto, las mujeres latinoamericanas tomaron las calles. Y lo hicieron en un clima político especialmente…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Libros quemados en dictadura

Septiembre 23, 2022

J Balvin y su app de salud

Septiembre 23, 2022

Herencia Hispana en NYC

Septiembre 20, 2022

Premio para Penélope Cruz

Septiembre 19, 2022

Vicente Fernández ST

Septiembre 19, 2022

Premios CHCI 2022

Septiembre 19, 2022

Premios Verdes en Miami

Septiembre 16, 2022

Colombiana en Times Square

Septiembre 15, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), más de 3.500 mujeres fueron víctimas de feminicidio en 25 países latinoamericanos el pasado año. El continente está cansado y herido. Ellas lo están más. Y alzaron la voz el pasado 25 de noviembre durante el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres para denunciar las agresiones machistas y pedir también la la legalización del aborto.

Así tomaron ellas, NOSOTRAS, las calles de Mexico, Perú, Chile, Colombia y Argentina para reclamar justicia.

Al grito de “No hay acuerdos sin nosotras”, la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres salió a protestar por Santiago en un clima particularmente tenso, como no se conoce desde la época de la dictadura, con una consigna que hacía referencia a nueva Constitución prometida por el gobierno de Piñera. Cargaban una pancarta con “más de 1.000 nombres de mujeres y niñas” asesinadas desde inicios de siglo, reclamando “vidas dignas y libres de violencia”.

Mientras que las argentinas reclamaban nuevamente la legalizacion del aborto, en Peru se recordaba las esterilizaciones forzosas del gobierno de Fujimori.

Asimismo, decenas de mujeres con los ojos vendados cantaron: "Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni como vestía. El violador eres tú. Son los pacos, los jueces, el Estado, el presidente. El Estado opresor es un macho violador", en una coreografía que se hizo viral.

En Colombia, donde se viven también momentos de gran agitación política, mujeres de todas las edades apoyaban desde sus balcones y con cacerolas a los estudiantes que desfilaban en un país que ya lleva una semana de protestas. Y en mitad de un paro nacional, los pañuelos verdes y los silbatos enmarcaron la jornada que sirvió para denunciar el asesinato de mujeres defensoras de los derechos humanos y recordar que cada 16 horas ocurre un feminicidio. 

Mientras tanto, en Mexico, donde los feminicidios están a la orden del día, especialmente en lugares como Juárez, más de 3.000 mujeres se dieron encuentro en manifestaciones en contra del acoso sexual en la escuela y el trabajo, y la desigualdad salarial. 

La violencia sexual es política

Con el reciente escándalo por la derogación de un protocolo que actualizaba el procedimiento para atender a mujeres que quieren interrumpir su embarazo en casos de violación o cuando haya riesgo para la madre, y en mitad de una campaña para la reelección en la que Macri enarbolaba la bandera pro vida, las argentinas volvieron a reclamar en su marcha la despenalización y legalización del aborto.

Al tiempo que el feminismo mostraba su preocupación por las difíciles situaciones políticas que se viven en otros países. “La violencia sexual es violencia política”, señalaban desde el colectivo Ni Una Menos, uniendo a todas las feministas argentinas en su preocupación por “el golpe en Bolivia y contra el terrorismo de Estado en Chile”.Y añadían que “esta violencia tiene la intención selectiva de desarticular la potencia de los feminismos y de los movimientos disidentes".

Un clamo compartido por las manifestantes peruanas que, además, pidieron mayor compromiso e inversión económica del gobierno en la lucha contra la violencia de género a través de un documento firmado por cerca de 300 organizaciones. 

El recuerdo y la denuncia de las esterelizaciones forzadas a más de 346.000 mujeres y 24.500 hombres indígenas llevadas a cabo por el gobierno de Fujimori durante los años 90 también tuvo protagonismo en las marchas de ciudades como Lima.

00:00 / 00:00
Ads destiny link