LIVE STREAMING
Alfredo Corchado, author of "Homelands: Four Friends, Two Countries, and the Fate of the Great Mexican-American Migration". Photo: Samantha Laub / AL DÍA News
Alfredo Corchado, author of "Homelands: Four Friends, Two Countries, and the Fate of the Great Mexican-American Migration". Photo: Samantha Laub / AL DÍA News

Los mexicano-americanos buscan sus 'Patrias' y se encuentran

Alfredo Corchado está jugando con mi cabeza, obligándome a pensar mucho sobre algo que había guardado con cuidado: el significado de ser mexicano…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Bye bye, Bunbury

Mayo 16, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Como reportero, actualmente para The Dallas Morning News y antes en The El Paso Herald-Post y The Wall Street Journal, Corchado siempre ha sido un buen narrador de historias. Pero cuando comenzó a escribir libros, tuvo que aprender a contar la suya. También es bueno en eso.

Su libro nuevo -"Homelands: Four Friends, Two Countries, and the Fate of the Great Mexican-American Migration"- explora el complicado panorama de lo que él llama "México en los Estados Unidos".

Conozco este lugar. Lo visito a menudo con la ayuda de una guía adorable: mi esposa.

Un día, exasperada por mi asimilación, exigió saber: "¿Qué clase de mexicano eres?" Con una fuerte dosis de sarcasmo, respondí: “¡Del tipo americano!”.

Ese soy yo. Mejicano-americano. La mitad "mexicana" me pide humildemente que acepte el guión; la mitad "estadounidense" es desalmada, no le importa de ninguna manera.

Ser un mexicano-americano es como hacer un mole. Muchos ingredientes: inseguridad acerca de nuestro español, sentirse "mexicano" en América pero "americano" en México, molestia con una patria que expulsó a nuestros antepasados ​​mexicanos pero ahora da la bienvenida a nuestros dólares estadounidenses cuando cruzamos la frontera de vacaciones.

Todo eso suena a griego para mi esposa, que nació en Guadalajara y vino legalmente cuando era niña. Ella se considera una mexicana que vive en los Estados Unidos.

Nuestros niños juegan un juego que llamamos "Crisis de identidad de los padres". Pregúnteles: de dónde es su papá y ellos tartamudearán: "Es de California, pero su abuelo era de México. Sus padres nacieron en los Estados Unidos. Entonces, ¿es estadounidense?”. Luego pregúnteles de dónde es su mamá y dirán: "¡Oh, ella es mexicana!"

Según Corchado, mi esposa también es mi "mejor 7/8". Es una clasificación que ganó años atrás cuando mi amiga, que nació en Durango, México, la conoció y decidió que solo un 50 por ciento no era una fracción lo suficientemente grande.

Corchado tenía razón sobre las matemáticas. También tiene razón sobre cómo, con los mexicano-estadounidenses en los Estados Unidos, no hay dos viajes iguales.

Su libro trata sobre cuatro amigos, todos estadounidenses de origen mexicano que se reúnen en un restaurante mexicano en Filadelfia en 1987. A la sombra de la Ley de Reforma y Control de Inmigración, que legalizó a casi 3 millones de personas, los compadres comienzan un diálogo sobre inmigración , política, familia, amor y cómo tener éxito como estadounidense sin dejar de ser mexicano.

La conversación dura 30 años, en el contexto de una migración masiva de personas de México a los Estados Unidos.

El primer libro de Corchado fue sobre lo que se está convirtiendo México debido al apetito de los estadounidenses por las drogas ilegales. El nuevo libro trata sobre la identidad y lo que Estados Unidos se ha convertido debido a su adicción al trabajo de inmigrantes ilegales.

El cronista veterano puede ser encontrado en su casa en El Paso, donde sus padres se establecieron después de salir de México. Ahora se desempeña como corresponsal en la frontera entre los Estados Unidos y Morning News.

Corchado se considera un mexicano-americano. Criado en los Estados Unidos pero aún enamorado de México, no siente que tenga que elegir un país sobre otro.

Aquí es donde somos diferentes. Un tema principal en "Homelands" encaja en los Estados Unidos. Nunca me preocupé mucho por eso. Este es mi país. No me siento conectado emocionalmente con México, que es simplemente otro lugar exótico para visitar en vacaciones.

Corchado no tendrá nada de eso.

"México está justo al lado, un recordatorio constante de nuestra patria o de la tierra natal de nuestros padres o abuelos", me dice. "Es como dar un portazo a tus familiares cuando están parados frente a ti. Incluso a los que quieren olvidar les resulta cada vez más difícil cortar las ataduras. Desde luego, no quiero olvidar".

Respeto eso. Sin embargo, mi lealtad se encuentra en este lado de la frontera. Desprecio a las elites mexicanas adineradas que desprecian a los inmigrantes pobres, sin educación y de piel oscura que lavan platos en Las Vegas o recogen melocotones cerca de Fresno.

Corchado y yo somos diferentes tipos de mexicano-americanos. Soy un chicano Yankee Doodle Dandy. Mi amigo es un agente libre que no se comprometerá con un equipo.

También es como el niño en un matrimonio problemático que se interpone entre sus padres cuando están discutiendo. México es su madre Los Estados Unidos es su padre. La frontera, la versión del sudoeste de una zona desmilitarizada cultural, es su sala de estar.

Pero qué lugar perfecto para reunirse, beber tequila e intercambiar buenas historias.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link