LIVE STREAMING
This year will be critical for the political map of the United States. What Trump and his followers achieve, under the spotlight.  EFE    .
Este año será determinante para establecer el mapa político de Estados Unidos. En la mira, lo que alcancen Donald Trump y sus seguidores. EFE

El fantasma de Trump | OP-ED

En el mundo se mira con temor los problemas internos que afronta el presidente Joe Biden y lo que puede implicar el resurgimiento del poder de Trump.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Bye bye, Bunbury

Mayo 16, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Con los ojos puestos en Biden, así se refleja en los comentarios y editoriales de medios del mundo, a propósito del primer año de Gobierno, de los riesgos de un conflicto con Rusia por Ucrania y por lo que implica el regreso de Donald Trump a la escena política.

Muchas cosas a la vez, que ponen en juego su credibilidad y la ilusión que generó su elección dentro y fuera del país. Nada diferente del liderazgo internacional y la garantía del respeto por los acuerdos multilaterales y las garantías sociales para una inmensa población.

Mientras el presidente advierte que hay una diferencia enorme en los resultados hasta hoy con su antecesor republicano, pero tal vez la gente esperaba un cambio rápido y Biden no tiene una varita mágica.

Lo que es más grave es que, a pesar de lo grave que resultó el ataque al Congreso por la horda seguidora de Trump, su fuerza entre la opinión pública pueda crecer si los “resultados mágicos” de Biden no se dan en el corto plazo. Es la desesperanza de millones de personas que creyeron que de la noche a la mañana todo se iba a solucionar.

Lo otro es que sin duda Estados Unidos ha ido recuperando el liderazgo internacional, pero tiene en sus manos la “papa caliente” del conflicto de Ucrania, algo que recuerda que el mundo en cualquier momento puede entrar en una guerra de inimaginables proporciones.

Ahora, el problema de la política es que, como ocurre con la seguridad y el clima, una cosa es la realidad y otra la sensación. Y Biden está perdiendo en la sensación.

Ahora, el problema de la política es que, como ocurre con la seguridad y el clima, una cosa es la realidad y otra la sensación. Y Biden está perdiendo en la sensación.

Por otro lado, muchos se preguntan qué sería de Estados Unidos y del planeta si Biden no derrota a Trump. Alejado seguramente de la gravedad de la pandemia, jugando con Putin sin medir la gravedad de una confrontación y desconociendo sin límites la existencia devastadora del cambio climático.

En la orilla de América Latina seguramente, como ocurrió durante la Guerra de Secesión, estarán atentos a lo que pase electoralmente en Estados Unidos este año y en lo por venir para saber si sigue teniendo en Estados Unidos un aliado o si toca mirar para otros lados para garantizar un futuro estable.

Lo único cierto es que está rondando el fantasma de Trump, que a muchos les causa pánico. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link