LIVE STREAMING
Las playas de Puerto Rico estaban vacías en medio de la pandemia. Foto: Ricardo Arduengo/AFP vía Getty Images.
Las playas de Puerto Rico estaban vacías en medio de la pandemia. Foto: Ricardo Arduengo/AFP vía Getty Images.

En Puerto Rico, es una batalla por las playas

Las recientes protestas se han desencadenado en la isla debido a la llegada masiva de personas no nativas, lo que ha disparado el coste de la vida.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Muchos puertorriqueños no se sienten bienvenidos en su propia isla a medida que los estadounidenses ricos de tierra firme, los influenciadores de las redes sociales y los "criptocolonizadores" llegan en masa al territorio tropical de Estados Unidos. En respuesta, los isleños organizaron una protesta masiva en las playas para recordar a los recién llegados que las playas son de todos. 

El coste de la vida en la mancomunidad se ha disparado en los últimos años, principalmente debido a que los no nativos se han hecho con inmuebles de bajo coste tras el huracán María de 2017.

El verano pasado, los residentes de la popular localidad costera de Rincón unieron sus fuerzas con los defensores del medio ambiente para exigir que un complejo de apartamentos pusiera fin a la construcción de una piscina que cortaba el acceso a la playa y amenazaba la vida de las tortugas en peligro de extinción que depositan sus huevos en las cercanías. 

En enero de 2022, las protestas volvieron a aumentar, cuando un grupo de jóvenes playeros fue acosado por propietarios ricos que se negaron a dejarles instalar una pista de tenis en la playa pública. 

Después de que un vídeo del encuentro se hiciera viral, la comunidad organizó una protesta en la playa de Ocean Park. Semanas más tarde, cientos de residentes acudieron a otra manifestación, denominada "Ghetto Beach", en Dorado. 

En los vídeos en línea de la protesta aparecen los participantes gritando "las playas son del pueblo" y "yo soy boricua, pa que lo sepas", que significa "soy puertorriqueño, pa que lo sepas". Las protestas en sí eran fiestas, con torneos deportivos, bailes y baños de sol. 

La energía de la protesta en la playa proviene de años de frustración con los ricos recién llegados y las políticas que les permiten disfrutar de exenciones fiscales a costa de los nativos de la isla. 

Carlos Berríos Polanco, escritor de Latino Rebels y puertorriqueño de toda la vida que ha asistido a las protestas y ha escrito sobre ellas, dijo que para los residentes que no son ricos, su capacidad de participar o disfrutar de los recursos naturales de la isla se ve "significativamente obstaculizada". 

Polanco también dijo que las nuevas viviendas están cerrando playas que deberían estar abiertas al público. Estas viviendas también están demasiado cerca del agua, y si se produjera una inundación, podría causar problemas de contaminación y poner en peligro la vida marina. 

En 2021, cuatro congresistas pidieron al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. que declarara una playa de Rincón como hábitat crítico para las tortugas laúd y carey, en peligro de extinción. Ambas especies ponen sus huevos en esta zona, y el desarrollo excesivo a lo largo de la costa desplazaría sus zonas de anidación. 

El Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Puerto Rico (DRNA) ha informado de que la playa suele albergar unos "20 nidos de tortuga marina por temporada" y que algunas tortugas y huevos han tenido que ser reubicados de la zona por motivos de seguridad. 

"El DRNA señala que, debido a la erosión costera, la playa de Los Almendros es una de las pocas playas que quedan en el municipio donde hay una línea costera de arena adecuada para que aniden las tortugas carey y laúd", escribieron los congresistas en su declaración.

Tara DePorte, fundadora del Instituto de Impacto Humano, dijo que el exceso de desarrollo puede presentar muchos peligros para los frágiles ecosistemas y la fauna acuática. En el pasado, DePorte investigó sobre las tortugas marinas de Barbados y descubrió que el desarrollo que conlleva un mayor tráfico de coches y peatones no es el único riesgo para la especie. 

"Cuando nacen, van directamente al agua, y un gran [problema] es la contaminación lumínica. La luz en tierra confunde a las crías... están programadas para saber que lo más brillante es donde deben ir. Cuando hay demasiadas luces en la otra dirección con el desarrollo, se van por ahí... están totalmente abiertas a los depredadores", dijo DePorte a Gizmodo. 

Un mayor desarrollo también conduce a la escorrentía tóxica en las vías fluviales cercanas, lo que puede dañar los entornos marinos.

"Reconstruir ese ecosistema lleva años", dijo DePorte.

00:00 / 00:00
Ads destiny link