LIVE STREAMING
WASHINGTON, DC - 22 DE ENERO: En esta captura de pantalla tomada de un webcast de la Televisión del Senado, el gerente de la Cámara de Representantes, Rep. Adam Schiff (D-CA), habla durante el proceso de impugnación contra el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el Senado en el Capitolio de los Estados Unidos el 22 de enero de 2020 en Washington, DC. (Foto de la Televisión del Senado por Getty Images)
WASHINGTON, DC - 22 DE ENERO: En esta captura de pantalla tomada de un webcast de la Televisión del Senado, el gerente de la Cámara de Representantes, Rep. Adam Schiff (D-CA), habla durante el proceso de impugnación contra el Presidente de los Estados…

El poderoso discurso de Adam Schiff marca la pauta sobre lo que realmente implica un impeachment en Estados Unidos

Durante el segundo día del juicio de destitución de Donald J. Trump, el representante y manager de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, recordó al país lo…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El segundo día del tercer proceso de impeachment en la historia de Estados Unidos estuvo, como es de esperar, profundamente dividido entre dos bandos: el partido Republicano y los abogados del presidente Donald Trump, quienes se enfocaron nuevamente en criticismos al proceso iniciado por la Cámara de Representantes, y el partido Demócrata y sus managers quienes explicaron a los Senadores y al país entero qué es lo que realmente sucede en el país.

Desde hace meses hemos seguido de cerca los eventos desencadenados por la denuncia de un informante dentro del Departamento de Justicia, quien advirtió que el presidente Donald Trump podría estar abusando de su poder a la hora de retener fondos otorgados por el Congreso a Ucrania en su lucha contra la invasión rusa, a cambio del anuncio de investigaciones en contra del hijo del vicepresidente Joe Biden.

Desde que la Cámara de Representantes anunciara la investigación previa al proceso de destitución, cientos de horas de testimonio y evidencia han salido a la luz, armando un caso de violación a la ley que es difícil de pasar por alto.

Sin embargo, el tribalismo político republicano, así como el hermetismo de una Casa Blanca que se rehúsa a colaborar, han hecho parecer como si se tratara de un proceso unilateral en contra del presidente.

Fue precisamente esto lo que los managers demócratas desmontaron durante sus argumentos de apertura en el segundo día del proceso de destitución en el Senado, el pasado miércoles por la tarde.

Pero fue el dramático discurso del Representante Adam Schiff, principal manager de la Cámara de Representantes, lo que marcó la pauta de la jornada.

En poco más de dos horas, Schiff hilvanó “referencias históricas, filosofía política y declaraciones contundentes” sobre lo que llamó “los intentos del Presidente Trump de socavar el estado de derecho y las elecciones estadounidenses”, según caracterizó el New York Times.

“El abuso del Presidente Trump de los poderes de su cargo socava la integridad de nuestras elecciones libres y justas y compromete la seguridad nacional de Los Estados Unidos”, dijo Schiff en los últimos 45 minutos de su declaración de apertura.

“Si no nos enfrentamos a este peligro hoy, escribiremos la historia de nuestro declive con nuestra propia mano,” agregó. “Si el Presidente Trump no rinde cuentas, enviamos el mensaje a los futuros presidentes, a los futuros congresos y a las generaciones de estadounidenses de que los intereses personales del presidente pueden tener un precedente justo sobre los de la nación.”

El Representante procedió a advertir sobre el peligro de debilitar la confianza y la integridad del proceso electoral, así como el del estado de derecho y de los valores demócratas en general, que han sido estandarte de la diplomacia estadounidense a nivel internacional durante décadas.

Schiff recordó paso a paso cómo la Administración Trump, desde su etapa de campaña presidencial, ha abierto los brazos a la injerencia política e incluso la ha solicitado en voz alta; recordó cómo las estratagemas del gobierno por encubrir sus acuerdos en canales irregulares han fallado gracias al valor de algunos cuantos, así como el peligro de cambiar el rumbo ideológico del país hacia regímenes históricamente antagónicos.

“Estados Unidos no es sólo un país, sino también una idea,” explicó Schiff, advirtiendo el riesgo de que esa idea quedase vacía si se sigue el rumbo político en curso, y la posibilidad de que ese vacío sea llenado por “autócratas que no valoran la libertad de prensa y el debate abierto, sino la desinformación, la propaganda y las mentiras sancionadas por el Estado”.

Si bien el manager hablaba de Rusia, no es difícil ver un contorno que comienza a dibujarse en la realidad nacional.

Schiff subrayó las acusaciones de la Cámara de Representantes contra el presidente Trump, a quien culpan de haber actuado “de una manera totalmente incompatible con el autogobierno”, según explicó.

Ante las directrices del Departamento de Justicia de que un presidente en el puesto no puede ser acusado de un crimen, Schiff hizo eco de la recomendación de la mayoría demócrata: la destitución.

“Si la impugnación y la remoción no pueden hacerlo responsable, entonces él está realmente por encima de la ley. Ya han transcurrido casi dos siglos y medio de este hermoso experimento de la democracia estadounidense, pero nuestro futuro no está asegurado,” concluyó.

“Cuando Benjamín Franklin se retiró de la convención constitucional, se le preguntó: ‘¿Qué tenemos, una república o una monarquía?’ Respondió simplemente: ‘Una república, si podemos mantenerla’. Un juicio justo, la consideración imparcial de todas las pruebas contra el presidente es la forma en que mantenemos nuestra república.”

00:00 / 00:00
Ads destiny link