LIVE STREAMING
Foto: Getty Images.
Foto: Getty Images.

Los esfuerzos de Starbucks por acabar con los sindicatos están fracasando

El gigante de las cafeterías intenta frenar la oleada sindical que se inició en Búfalo, pero la presión se hace insoportable.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Banda MS y Edén Muñoz

Julio 01, 2022

Gordita Chronicles

Julio 01, 2022

Homenaje a la champeta

Junio 30, 2022

Balada de Chayanne

Junio 30, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Desde que un grupo de baristas inició una campaña de sindicalización en un local de Starbucks en Buffalo (Nueva York) el pasado otoño, el gigante del café ha emprendido una agresiva campaña de destrucción de sindicatos que está saboteando su positiva imagen pública.

La empresa lleva mucho tiempo afirmando que tiene una mentalidad liberal y que ofrece a sus empleados un entorno favorable a los trabajadores, alegando sus prestaciones sanitarias, su plan de pensiones 401(k) y sus prestaciones para la matrícula universitaria.

Pero esa afirmación es cada vez menos exacta, ya que la empresa sigue intentando dilapidar los esfuerzos de sus empleados por sindicalizar sus centros de trabajo.

Después de que casi todos los trabajadores del Starbucks de Cheektowaga, Nueva York, firmaran tarjetas pidiendo una elección sindical, la empresa cerró rápidamente la tienda durante dos meses, diciendo que se transformaría en un centro de formación.

Los baristas fueron trasladados a otros locales, pero los trabajadores de Cheektowaga sabían que el cierre era en realidad una excusa para socavar su solidaridad pro-sindical, frenarles y hacerles dimitir.

Después de que los trabajadores de otros muchos locales de Starbucks en Nueva York empezaran a hacer peticiones, la sede central de la empresa envió a docenas de gerentes de fuera de la ciudad para que trabajaran en sus tiendas de Búfalo y siguieran de cerca a los empleados, aparentemente sin ninguna razón. 

Incluso la presidenta de ventas al por menor de la empresa en Norteamérica, Rossann Williams, trabajó de repente codo con codo con los baristas de a pie mientras preparaban y servían macchiatos y cervezas frías. 

Por desgracia para Starbucks, estas tácticas furtivas no reprimieron el movimiento. Desde que los trabajadores de Buffalo se convirtieron en la primera tienda de Estados Unidos en sindicarse en diciembre de 2021, más de 250 tiendas de todo el país han presentado solicitudes de sindicación. 

De las elecciones que ya han tenido lugar, más de 60 tiendas en más de una docena de estados, incluyendo dos en Pensilvania, han votado a favor de la sindicalización. 

Hasta ahora, todas las tiendas victoriosas se han organizado con Starbucks Workers United, que cuenta con más de 100.000 miembros. 

Con los éxitos cada vez mayores, el director general de Starbucks, Howard Schultz, ha recurrido a tácticas aún más burdas. El 2 de mayo anunció que todos los trabajadores no sindicados recibirían aumentos considerables. 

"No tenemos la misma libertad para hacer estas mejoras en los locales que tienen un sindicato o en los que se está organizando un sindicato", dijo en un comunicado, añadiendo que la ley federal "nos prohíbe prometer nuevos salarios y beneficios en las tiendas involucradas en la organización sindical."

Apenas dos días después, Starbucks recibió una importante demanda nacional de la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB), que acusó a la empresa de violar los derechos laborales, en relación con su manual de empleados. 

La NLRB presentó la demanda después de que Starbucks no respondiera a una propuesta de acuerdo sobre el acoso y el despido de varios trabajadores pro-sindicales en una tienda de Phoenix, Arizona. 

La demanda se refiere a 19 secciones diferentes del manual, cada una de las cuales intenta "interferir, restringir y coaccionar a los empleados en el ejercicio" de su derecho a formar un sindicato según la Ley Nacional de Relaciones Laborales. 

La agencia se opone a los códigos de vestimenta de la empresa que prohíben a los trabajadores llevar cualquier tipo de parafernalia sindical en sus camisas, pins o delantales. 

También se opone a la prohibición de editar y fotografiar en vídeo y audio, a la prohibición de las redes sociales y de cualquier entrevista no autorizada, y a la norma de confidencialidad de la empresa.

Todas estas normas impiden que los trabajadores puedan documentar sus condiciones de trabajo, abogar por mejoras y hacer públicas sus razones para querer sindicarse. 

La NLRB ha dado a Starbucks hasta el 18 de mayo para responder a la demanda, y se ha programado una vista judicial para el 14 de junio. La empresa también ha recibido recientemente un requerimiento de la NLRB por despedir ilegalmente a siete trabajadores de una tienda de Memphis (Tennessee). 

A pesar de los esfuerzos de la empresa por aplacarlo, no es probable que el movimiento sindical de Starbucks en todo el país se desvanezca. 

Rebecca Givan, profesora de estudios laborales en la Universidad de Rutgers, dijo a Vice que no predice que la campaña vaya a disminuir pronto. 

"El ritmo de presentación de candidaturas y victorias sindicales continúa. Hay miles de tiendas más, incluyendo muchas más que no se han presentado o que no se han hecho públicas en áreas muy sindicalizadas, ciudades universitarias", dijo Givan. 




 

00:00 / 00:00
Ads destiny link