LIVE STREAMING
Photo: Shirley Ng
La muerte de Christian Hall a manos de la policía está recibiendo una segunda mirada después de nuevas pruebas. Foto: Shirley Ng

Un nuevo vídeo muestra las manos de Christian Hall en alto cuando los policías estatales de Pensilvania le disparan

El adolescente chino-americano recibió un disparo mortal durante un episodio de salud mental el 30 de diciembre de 2020.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

Lo nuevo de Coti

Junio 23, 2022

Bienvenidos a Oak Bluffs

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Según nuevos vídeos publicados la semana pasada, un adolescente de Pensilvania que se encontraba en plena crisis de salud mental tenía las manos en alto cuando la policía estatal le disparó mortalmente el pasado diciembre.

Christian Hall, un joven chino-americano de 19 años al que se le había diagnosticado depresión, estaba de pie sobre la cornisa de un paso elevado de la autopista cerca de Stroudsburg, cuando los agentes de la Policía Estatal de Pensilvania intentaron convencerle de que bajara de la cornisa.

Los policías retrocedieron cuando se dieron cuenta de que Hall sostenía lo que parecía ser un arma de fuego, que más tarde se determinó que era una pistola de perdigones realista. 

Los vídeos obtenidos por Spotlight PA y NBC News, muestran que Hall tuvo las manos en el aire durante 14 segundos el 30 de diciembre de 2020. Los videos muestran que las manos de Hall permanecían levantadas, con una de ellas sosteniendo la pistola de perdigones, cuando dos policías estatales comenzaron a disparar contra él, haciendo que el adolescente se desplomara casi inmediatamente. 

Las imágenes publicadas anteriormente por la Oficina del Fiscal del Distrito del Condado de Monroe redactaron los últimos segundos antes de que Hall fuera asesinado. El fiscal del distrito E. David Christine Jr. dictaminó que el tiroteo mortal estaba justificado y que no se presentarían cargos porque la vida de los policías estaba en peligro. 

Ahora, los padres de Hall y sus abogados piden al Departamento de Justicia y al fiscal general de Pensilvania que inicien una investigación "imparcial" sobre el tiroteo que ha devastado a la familia y a la comunidad del noreste de Pensilvania. 

Representan a la familia los abogados Devon M. Jacob y Benjamin Crump, los mismos que representaron a la familia de George Floyd.

"La policía del estado de Pensilvania intentó vender una versión de los hechos en la que Christian avanzaba hacia ellos y les apuntaba con la supuesta pistola, pero ahora nosotros, y el mundo entero, sabemos que Christian no avanzó hacia los agentes y que, de hecho, tenía los brazos levantados en la posición universal de rendición cuando le dispararon repetida e innecesariamente", dijo Crump en un comunicado. 

Devon M. Jacob dijo a The Washington Post que las imágenes policiales no censuradas "definitivamente establecen que Christian fue disparado en respuesta directa a una orden".

"El vídeo no censurado establece que cuando se produjeron los disparos mortales, Christian estaba quieto, con las manos en alto, con lo que se cree que es una pistola en su mano izquierda y apuntando al cielo, en la postura universal de rendición, y eso es un homicidio ilegítimo", dijo Jacob. 

"Si no la suelta, llévatelo", dijo un funcionario, según el vídeo.

El padre de Christian, Gareth Hall, dijo a Spotlight PA que le gustaría que los agentes fueran acusados. 

Hall es uno de los más de 1.500 ejemplos en los últimos años en los que personas con enfermedades mentales han tenido encuentros mortales con la policía en EE.UU. Según los datos rastreados por The Washington Post, desde 2015, casi una de cada cuatro personas abatidas por la policía tenía una enfermedad mental. 

Hall fue adoptado cuando era un bebé de China en 2002 por Gareth y Fe Hall. Más tarde se le diagnosticó un trastorno reactivo del apego, una enfermedad grave que puede dificultar que los niños adoptados se vinculen con sus padres y conecten con la gente. 

Hall se escapaba a menudo de su casa y una vez provocó accidentalmente un incendio en la casa de su familia cuando tenía 10 años. Tras pasar cuatro años en un centro de detención de menores por el incendio, Hall siguió escapándose, violando así su libertad condicional y metiéndose en un ciclo de encarcelamiento de menores.

Durante las primeras horas de la tarde del 30 de diciembre de 2020, Hall llamó al 911 por un posible intento de suicidio. Momentos antes de llamar, Hall, que estaba programado para trabajar un turno en una tienda de comestibles en ese momento, había publicado una foto en Snapchat del paso elevado sobre la Interestatal 80 con un texto que decía "¿quién me extrañaría?", según un informe de la oficina del fiscal del distrito.

La Policía Estatal de PA señaló originalmente que Hall apuntó con la pistola de perdigones a los policías antes de que se produjeran los disparos. El nuevo vídeo publicado no parece mostrar a Gall apuntando directamente a los policías antes de recibir el disparo mortal.

La policía estatal informó de que uno de los policías observó a Hall "bendecirse, apuntar a su cabeza y luego sacar la pistola de su cintura y apuntar en dirección a los policías". 

Jacob y Crump, que también eran los abogados que representaban a la familia de George Floyd, escribieron el mes pasado quejas formales al FBI, al fiscal general de EE.UU., Merrick Garland, y al fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, solicitando que investigaran el tiroteo, así como la respuesta de la policía estatal de Pensilvania y de la oficina del fiscal. 

En las cartas, acusan a la oficina del fiscal del distrito de insinuar falsamente que Hall amenazó a los policías con el arma. 

"Los padres cuyos hijos se encuentran en medio de una emergencia de salud mental deben confiar en que sus hijos serán asistidos por las fuerzas del orden, y no en que se les dispare cuando más necesitan ayuda", dijo Crump.

00:00 / 00:00
Ads destiny link