LIVE STREAMING
Marriage flag and US flag hang over each other and are flown over the US Supreme Court building. Photo by STEFANI REYNOLDS/AFP via Getty Images
La votación se retrasará hasta después de las vacaciones de Acción de Gracias, cuando el Senado vuelva a reunirse. Foto de STEFANI REYNOLDS/AFP via Getty Images

El Congreso retrasará la votación sobre la protección del matrimonio LGBTQ e interracial hasta después de Acción de Gracias

The Respect for Marriage Act, introduced in July, is on hold until after both chambers reconvene after the brief holiday break.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Es hora de unirnos

Enero 25, 2023

Cómo gasta Texas $29M

Enero 21, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Las protecciones matrimoniales tendrán que esperar un poco más para que el Congreso vuelva a reunirse después de las vacaciones de Acción de Gracias, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, a finales de la semana pasada. Los procedimientos están suspendidos hasta el 28 de noviembre. 

La Ley de Respeto al Matrimonio, patrocinada por el representante Jerrold Nadler, un demócrata que cumple su 15º mandato, presentó el proyecto de ley en julio en un esfuerzo por obligar a los estados a reconocer las licencias de matrimonio entre personas del mismo sexo y de carácter interracial, independientemente del lugar donde se haya celebrado la unión. 

Es la segunda vez que el proyecto de ley sufre un retraso de tres meses. En septiembre, el Congreso esperó a que concluyeran las elecciones de mitad de mandato para pasar a la votación durante un periodo de inseguridad sobre si los demócratas conseguirían 10 votos republicanos, el requisito mínimo en el Senado. 

En ese momento, la senadora Tammy Baldwin, demócrata y una de las principales negociadoras del proyecto de ley, dijo que aunque necesitaba más tiempo para reunir los votos suficientes, estaba "segura de que cuando nuestra legislación llegue al pleno del Senado para su votación, tendremos el apoyo bipartidista para aprobar el proyecto", en una declaración conjunta con la demócrata Kyrsten Sinema y los republicanos Susan Collins, Rob Portman y Thom Tillis.

Y, efectivamente, se reunieron los votos suficientes para alcanzar un consenso mínimo tras las elecciones de mitad de mandato, que se esperaban como un año triunfal para los republicanos, aunque fue todo menos eso, ya que los demócratas mantuvieron el control del Senado y una desventaja de un solo dígito en la Cámara. 

El mes de noviembre se presentaba prometedor, pero una enmienda adicional -introducida por el mismo grupo de senadores que retrasó la votación hasta después de las elecciones de mitad de mandato- retrasó aún más el proyecto de ley al pedir que no se vulneraran las libertades religiosas.  

Los conservadores han expresado su preocupación por parte del lenguaje del proyecto de ley y esperan evitar que su mala interpretación conduzca a uniones de naturaleza poliamorosa y pedófila. 

Pero el proyecto de ley está en buena compañía, aseguraron los senadores. 

"Esperamos que esta legislación llegue al pleno y confiamos en que esta enmienda haya contribuido a obtener el amplio apoyo bipartidista necesario para que nuestra legislación de sentido común se convierta en ley", dijeron los senadores.

A punto de llegar a la votación final, el proyecto de ley llegó sano y salvo al Senado, pero ahora se detiene por tercera vez hasta las vacaciones de Acción de Gracias, tras las cuales el proyecto se someterá a las inevitables propuestas de enmienda en la cámara alta, para luego ser enviado de nuevo a la Cámara para una votación final antes de llegar a POTUS. 

La Ley de Respeto al Matrimonio fue un esfuerzo apresurado, en algunos aspectos, tras la histórica revocación del caso Roe v. Wade, después de que se filtrara un borrador de la opinión a Político a través de una fuente desconocida, lo que provocó una conmoción tras 50 años de escudo federal. 

El juez Clarence Thomas, uno de los miembros más conservadores del tribunal, insinuó que también revisaría el razonamiento jurídico de Obergefell v. Hodges, el precedente del caso que protege los matrimonios entre personas del mismo sexo en Estados Unidos. 

El juez Thomas, en sus propias palabras, se resistió a la idea de que el fallo del tribunal se aplicara en cualquier parte menos en Roe, sin embargo, los defensores legales e incluso la vicepresidenta Kamala Harris, expresaron su profunda preocupación por la imprevisibilidad del Tribunal Supremo. 

La Vicepresidenta, durante una sesión informativa en la Casa Blanca para abordar la decisión del Tribunal Supremo en junio, dijo que la "teoría del tribunal, por tanto, pone en cuestión otros derechos que creíamos asentados, como el derecho a utilizar métodos anticonceptivos, el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, el derecho al matrimonio interracial".

Pero incluso mientras el Congreso se esfuerza por consagrar el matrimonio entre personas del mismo sexo, los críticos afirman que la codificación es muy exagerada, dado que los estados no tendrían que cumplir con los matrimonios entre personas del mismo sexo que se celebren en su territorio. 

El proyecto de ley, en lo que a él respecta, se limita a obligar a reconocer dichas uniones, un primer paso para codificar las uniones legales entre personas del mismo sexo y las interraciales en el país, aunque sigue sin estar claro si el Congreso se plantea otras protecciones.

00:00 / 00:00
Ads destiny link