LIVE STREAMING
Brendan Boyle y Fernando Torres visitaron la sala de redacción de AL DÍA el 23 de agosto. (Samantha Laub / AL DÍA News) 
Brendan Boyle y Fernando Torres visitaron la sala de redacción de AL DÍA el 23 de agosto. (Samantha Laub / AL DÍA News) 

El Representante Brendan Boyle y Fernando Torres hablan de Venezuela

El congresista y el presidente de Casa de Venezuela discutieron qué puede hacer Estados Unidos sobre la actual crisis humanitaria y la dictadura que ha llevado…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El representante Brendan Boyle (PA-13) y el presidente de Casa de Venezuela, Fernando Torres, coincidieron en que la actual crisis humanitaria venezolana es ignorada en gran parte en la política nacional, a pesar de que la situación afecta al cercano vecino latinoamericano y sus grandes fuentes de energía.

Durante un segmento de AL DÍA Talks el 23 de agosto, el representante Boyle y Torres discutieron el colapso de Venezuela bajo el dictador Nicolás Maduro y qué medidas debería tomar la política exterior estadounidense para ayudar al país y a sus vecinos, que han estado luchando para manejar las afluencias de refugiados venezolanos.

El congresista y Torres también hablaron sobre la persecución política en Nicaragua, un país que enfrenta amenazas similares a su sistema democrático, y qué protecciones de asilo están buscando los venezolanos estadounidenses de sus representantes aquí en los Estados Unidos. La videoconferencia completa se puede encontrar aquí.

Casa de Venezuela es una organización sin fines de lucro dedicada a promover la cultura de la comunidad venezolana en la región de Filadelfia y crear conciencia sobre la grave situación en el país.

Boyle, un demócrata, ha representado al distrito 13 de Pensilvania desde 2015. Debido al nuevo trazado del mapa del Congreso del estado a principios de este año, él está buscando la reelección en noviembre al nuevo 2do Distrito, que incluye comunidades en el norte y noreste de Filadelfia.

(Esta entrevista ha sido editada por claridad y brevedad)

¿Cree que la ayuda prometida recientemente por los Estados Unidos ($ 46 millones desde 2017) a Venezuela y sus países vecinos es suficiente apoyo?

Rep. Brendan Boyle: Uno de los desafíos que creo que enfrentamos es que, más allá de toda la saga de Trump que consume mucho oxígeno, cuando nos enfocamos en problemas de asuntos exteriores aún tienes los restos de ISIS y Al-Qaeda . Tenemos la situación en Corea del Norte, la agitación siempre presente de Vladimir Putin ... por cierto, todavía hay combates en Ucrania. Tenemos la guerra siria, que se ha cobrado más de medio millón de vidas. Aún tenemos la inestabilidad en Egipto, Libia, etc.

Mi punto es que, con todo esto sucediendo a nivel internacional, desafortunadamente lo que está sucediendo aquí en nuestro propio patio trasero en Venezuela no está recibiendo la atención que merece en los medios convencionales. Y cuando consideras dónde estamos ubicados geográficamente como estadounidenses, es resaltable y también frustrante para mí.

He estado tratando de usar mi papel como miembro del Congreso y miembro del Comité de Asuntos Exteriores para crear conciencia sobre este tema, mostrar por qué moralmente tenemos que hacer más y también por qué está en el interés de nuestra política exterior hacer más por la desestabilización increíble que estamos viendo ahora, que realmente se ha intensificado esta semana. Está llegando a un punto de ebullición y tiene serias consecuencias para nosotros ahora y las tendrá en el futuro.

Presidente de la Casa de Venezuela Fernando Torres: El éxodo masivo del país, prevenible o no, está afectando a todos los países que no están dispuestos a aceptar que muchos venezolanos ... Los recursos que se otorgan a los países vecinos son buenos, pero ¿qué pasa en el interior del país? ¿Qué podemos hacer para presionarlo? Ni siquiera tenemos un embajador de los EE.UU. en este momento en Venezuela.

Las razones políticas explican por qué los dos países no tienen embajadores, pero los aspectos de los que estamos hablando con el congresista y los diferentes congresistas de diferentes estados son: ¿cómo podemos presionar diplomáticamente a la administración, un gobierno que pasó de ser democráticamente electo a ser autoritario, y luego a una dictadura a toda máquina?

Es una de las peores situaciones que creo que los latinoamericanos alguna vez hayan visto. No creo que hayamos visto un éxodo de otro país de esta magnitud, tan rápido. Un país que pasó de ser el más rico de América Latina, donde era como los Estados Unidos y donde llegaron los inmigrantes después de la Segunda Guerra Mundial de todas partes del mundo, al éxodo número uno en nuestro continente.

Los países vecinos de Venezuela están agobiados por la afluencia de migrantes a sus sistemas. ¿Cómo y por qué los EE.UU. apoyan a estos países?

Torres: una América Latina inestable podría afectar aún más a EE.UU. Hay países antagónicos a EE.UU. que quieren pasar por esos países tanto como puedan, especialmente Rusia, que ha tratado de ingresar a través de Venezuela. En mi opinión, con el éxodo, Colombia ha presenciado la mayor lucha, pero si se mira a través de ella, incluso Ecuador y Perú han tenido que cambiar sus leyes debido a la cantidad de venezolanos que llegan tan rápido. Sí, se están yendo por Colombia, pero están tratando de llegar a donde sea posible. Países como Chile y Argentina han sido un poco más amigables, dando trabajo y permisos a los venezolanos allí.

Para nosotros, los venezolanos - diría que casi como los EE.UU. - todos tenemos una especie de raza mixta en nuestro trasfondo. Parte de nuestra cultura no es cómoda para otros países porque no están acostumbrados a una raza mixta. Y, por supuesto, hay forasteros que toman el control. Los líderes de otros movimientos nacionales de países latinoamericanos podrían entrar en acción, lo cual es preocupante, y más venezolanos podrían ser atacados solo por ser venezolanos.

Realmente creo que el problema de Venezuela podría causar un colapso. Colombia ya está luchando porque ha llegado un millón de venezolanos. Un millón. Ese es un buen porcentaje de la población que acaba de crecer de la noche a la mañana. Panamá es otro lugar donde tenemos muchos venezolanos siendo atacados. Panamá es uno de los países que utilizamos como escape de Venezuela. Aquí en los EE.UU. ya llegaron más de medio millón de venezolanos. Los venezolanos pueden haber sido 10, 20 o 50 personas, apenas se podía contar. Y ahora hemos superado las 10,000 en nuestra región solamente.

Es de esperar que ayudemos a educar al resto de nuestro Congreso a decir, mira, América Latina está en nuestro hemisferio. Si no le prestamos atención, no queremos otra crisis de misiles cubanos, ¿verdad? Todos esos países políticamente inestables podrían abrirse para que los países opuestos a EE. UU. entren.

Rep. Boyle: Eso fue, por supuesto, la historia de toda la era de la Guerra Fría. Desde 1945 hasta principios de la década de 1990, tuvimos a la Unión Soviética jugando constantemente en nuestro propio patio trasero, aprovechando la falta de estabilidad en América Latina, ya fuera en Cuba o América Central, no era bueno para los EE.UU. ni para esos países. Queremos asegurarnos de que la historia no se repetirá.

Un país que me preocupa especialmente es Colombia. Es un país que ya ha visto una despoblación con respecto a su clase media. ¿Están realmente equipados para recibir tantos refugiados? No creo que Colombia lo sea. Creo que podría tener un efecto desestabilizador, un efecto dominó en el área. Esto solo subraya lo que ya dije: la necesidad de que los Estados Unidos preste mayor atención a este problema y le dediquen más recursos. Es lo correcto, primero, y número dos, es de nuestro interés en política exterior hacerlo.

¿Cuáles serían las diferencias entre una orden de Estatus de Protección Temporal (TPS) para venezolanos que ingresan a los EE.UU. y una ley de "estado ajustado" como se propone en H.R.2161?

Torres: Comencemos con la propuesta. El proyecto de ley tardaría mucho en aprobarse y, por supuesto, el presidente debe firmar. La administración actual puede no estar tan dispuesta a hacer un proyecto de ley de inmigración en este momento porque ha intentado negociar su propia agenda de inmigración y no puede cumplirla. El proyecto de ley sería más fuerte que un TPS; esa sería nuestra preferencia. Podría haber algún ajuste en esa propuesta. El proyecto de ley actual otorga estatus a quienes estuvieron en los EE.UU. antes del 21 de enero de 2013, y nos gustaría ajustarlo a la fecha de hoy. Preferiblemente, por supuesto, ese es el que nos gustaría pasar. Si pudiéramos lograr que el Congreso lo acepte, al menos, eso sería un gran éxito. Veremos en las próximas elecciones si conseguiremos más amigos de venezolano-estadounidenses que estén dispuestos a correr ese riesgo.

Rep. Boyle: soy partidario de ambos enfoques. Le escribí una carta al Secretario Pompeo sobre este asunto, así como sobre otros que afectan a Venezuela y a los venezolanos estadounidenses. También soy partidario de la legislación. Desafortunadamente en ambos casos, el obstáculo es esta administración.

En términos de la filosofía del TPS, aquellos de nosotros que estamos tratando de expandirlo estamos preocupados. Olvídate de expandirlo; en este momento, está siendo restringido. Pregúntale a la comunidad nicaragüense sobre eso, que han tenido protección TPS desde el huracán masivo a fines de los 90, pero luego esta administración realmente ha retrocedido en términos de TPS, no solo para los nicaragüenses sino también para varias comunidades. Cualquiera que sea el enfoque que tome, el desafío al que nos enfrentamos es esta administración.

¿Cuál es el papel de los líderes de la oposición en Venezuela que quieren restablecer la democracia y cómo apoya Estados Unidos esta democracia?

Torres: hay una división entre los líderes de la oposición. Algunos de ellos tienen un enfoque más fuerte y algunos de ellos tienen un enfoque más pacifista. Es una lucha para ellos porque los venezolanos solo buscan sobrevivir hoy, intentando comer todos los días y tratando de alimentar a sus hijos todos los días. El agua se calienta cada día más y solo intentan sobrevivir, respirar, en lugar de pensar: ¿Qué podemos hacer para asumir el control?" En realidad, todavía hay más de 20 millones de venezolanos allí y si la gente sale a las calles, se harán cargo. Pero el gobierno ha podido encontrar y apoyar grupos armados para proteger al régimen. Alrededor de diferentes ciudades, especialmente Caracas, dan muchas armas asignadas a gente mala para proteger al régimen.

Pero Venezuela no tiene armas libres. Día a día los venezolanos no tienen armas para defenderse. Es por eso que hace un año, año y medio, había tanta gente muerta, porque hubo una protesta masiva de tipo pacifista, y el gobierno los atacó en todas partes con armas reales. Entonces, hay miedo. Algunos líderes están un poco desunidos. No sé si el Congreso de EE.UU. les está canalizando dinero en efectivo. No sé si eso estaría abierto para que el mundo lo supiera, no he visto ninguna interacción.

Rep. Boyle: Espero que todos nosotros, como estadounidenses, miremos a Venezuela y Turquía y los utilicemos como una advertencia sobre lo preciosa que es la democracia. Y no deberíamos tener la falsa suposición de que una vez que tienes democracia, siempre la tendrás. Si lo das por sentado, hay quienes quieren aparecer y convertir una democracia en un régimen autoritario de la noche a la mañana.

La historia de cómo hierves una rana: si tomas una rana y la arrojas a agua hirviendo, la rana inmediatamente saltará y resistirá. Pero, si subes la temperatura un poco y un poco más, una rana no se dará cuenta, y así es como se hierve una rana. Esa es, desafortunadamente, la forma en que una sociedad puede perder una democracia: volverse un poco más autoritaria, luego la próxima semana un poco más, y de repente oprimir la libertad. No había ningún país en América Latina que fuera una democracia más rica que Venezuela. Y ahora aquí estamos, sin ningún país que tenga más dificultades que él.

Existe un tipo de apoyo que Estados Unidos puede ofrecer a los líderes de la oposición, pero hay que tener cuidado con esto porque si se toma un lado y no el otro, de repente Estados Unidos se está involucrando en la política interna de otro país.

Nuestro apoyo a un partido político en particular en otro país puede resultar contraproducente. Ya se trate de Irán o Venezuela o de varios otros países, una forma de desacreditar a ese partido de oposición es hacer la afirmación de que de alguna manera son la herramienta de los EE.UU., una herramienta del malvado régimen de los EE.UU. Ese ha sido un tropo utilizado por los dictadores a lo largo de la historia, así que debemos ser cuidadosos. Queremos asegurarnos de que estamos financiando los esfuerzos humanitarios, queremos asegurarnos de que estamos tratando de financiar los esfuerzos a favor de la democracia, pero al mismo tiempo, asegurarnos de no tomar partido entre la parte X o la parte Y. Es un equilibrio difícil de conseguir.

¿Cómo se ve la vida de los venezolanos que permanecen en el país? ¿En este momento tienen otra opción que huir?

Torres: Todavía hay algunos que tienen esperanza. Mi hermana me decía, la economía sobrevive a través de los venezolanos que se fueron y están devolviendo dinero. Ella realmente ve que hay personas que están comiendo hoy, pero es triste ver a los doctores yendo a través de los restaurantes para ver qué pueden comer. En los pocos restaurantes que todavía están allí, al final de la noche, los restos se venden en la parte posterior del edificio como comida para las personas: estos son los restos de alguien más. Es algo que nunca hemos visto en Venezuela. Hay muchos países pobres en el mundo, pero nunca esperábamos que en un país rico, con una de las mayores reservas de petróleo del mundo, pasáramos por eso.

Hay una buena base educativa en el país. Todavía hay una generación que recuerda de qué se trata la democracia. La preocupación ahora es que también hay una generación que nunca ha visto la democracia. Han pasado 20 años desde que este gobierno asumió el control, y por supuesto, esta generación siempre culpa a los demás.

La manera en la que han comenzado estos movimientos nacionalistas, han comenzado los movimientos proteccionistas, da mucho miedo porque ahora están sucediendo en todo el mundo. Los gobiernos que fueron elegidos democráticamente desde el comienzo encuentran reglas para convertirse en gobiernos autoritarios, y eventualmente son dictaduras, donde son anti-medios y son opuestos a la política. Ese es un aspecto realmente preocupante, pero aún hay venezolanos que lo recuerdan. Esos son los que tienen la esperanza de que el país pueda lograrlo. Si este régimen sale y establecemos un verdadero gobierno constitucional, todavía hay esperanzas de que el gobierno pueda tener éxito porque hay recursos naturales para sobrevivir.

¿Qué le puede decir a los venezolanos estadounidenses que son escépticos de las ideas socialistas sugeridas por los miembros del partido Demócrata?

Rep. Boyle: La seguridad social fue impulsada por FDR, algo que hoy se acepta bien. La derecha lo atacó durante décadas, llamándolo socialismo. Cuando otro presidente demócrata y el Congreso presionaron para la creación de Medicare y Medicaid, la derecha lo atacó como socialismo o medicina socializada. Cuando el presidente Obama aprobó la Ley de Asistencia Asequible, los republicanos se oponen a ella y la llaman socialismo. Instituir un salario mínimo y sindicatos, para que los trabajadores puedan negociar colectivamente.

No todo tipo de acción gubernamental dirigida a tratar de hacer las cosas más justas para las personas y más justo, no todas las acciones son automáticamente socialismo, que, dicho sea de paso, tal como lo aprendí en la escuela, significó la toma de control del gobierno de las industrias. Significó que el gobierno decida cuántos widgets va a realizar y no una decisión del sector privado. No conozco a ninguno de mis colegas demócratas en el Congreso que apoyaría la transición a un sistema socialista completo.

Hay una diferencia entre el control total del gobierno de las industrias, que es lo que se tiene en los países socialistas reales, y lo que decimos los que estamos del lado demócrata, que es que realmente deberíamos gastar más dinero en este país en educación, tener más distribución equitativa de la riqueza, tienen salarios promedio más altos y no tener personas que trabajan 40 horas a la semana y aún tienen que estar en la línea de pobreza o por debajo de ella con un salario mínimo que no se ha aumentado en 10 años.

Al mismo tiempo, al mercado bursátil le está yendo mejor que en cualquier punto de la historia de nuestra nación y la brecha entre el 0,01% más rico es mayor que cualquier otro punto en la historia estadounidense, y esa no es realmente la mejor representación de lo que queremos decir con capitalismo, para tener ese tipo de situación.

Francamente, usted tiende a verlo más en los países de América Latina, donde ve a una clase media vaciada, ve a un grupo muy pequeño de gente que es élite y muy rico, y luego tiene mucha gente pobre.

00:00 / 00:00
Ads destiny link