LIVE STREAMING
(Foto de archivo) el exdirector del FBI James Comey  testifica en un comité del Senado en Washington. El exdirector del FBI James Comey declarará mañana 8 de junio de 2017 ante el Comité de Inteligencia del Senado que el presidente Donald Trump le pidió "lealtad" y le solicitó que "dejara pasar" las investigaciones relativas a su exasesor de seguridad nacional, Michael Flynn, por sus vínculos con Rusia. EFE/Shawn Thew
(Foto de archivo) el exdirector del FBI James Comey  testifica en un comité del Senado en Washington. El exdirector del FBI James Comey declarará mañana 8 de junio de 2017 ante el Comité de Inteligencia del Senado que el presidente Donald Trump le pidió …

Crónica de una audiencia anunciada: Comey ante el Senado

El ex director del FBI, James Comey, se dirigirá mañana en audiencia pública al Senado de Los Estados Unidos, siendo esta su primera declaración pública desde…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

CCP+Rowan

Junio 28, 2022

Un refugio para el aborto

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En una audiencia a puertas cerradas – pero con transmisión en directo – el ex director del FBI James Comey responderá mañana al cuestionamiento por parte del Comité de Inteligencia del Senado, sobre sus declaraciones en contra del presidente Trump.

Según aseguró la vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee, el presidente Donald Trump “no hará valer su privilegio ejecutivo para impedir que el ex director testifique en el Capitolio”, lo que permitiría una audiencia pública sobre la presunta obstaculización de la ley llevada a cabo por el primer mandatario.

Tanto demócratas como republicanos han abogado por la testificación del funcionario, asegurando que “serviría más al presidente que salga toda esa información”, según declaró el senador republicano Roy Blunt a Fox News Sunday.

Desde que fuera juramentado como presidente, Donald Trump intentó acercarse al entonces director del FBI, quien aseguró que el presidente le habría pedido “lealtad” durante una cena en la Casa Blanca el día 27 de enero.

La investigación que llevaba a cabo Comey, sobre presuntas intervenciones de Moscú en asuntos internos, elevó la presión para el despido del director de Seguridad Nacional, Michael Flynn, después de que se hiciera pública su promesa al embajador ruso sobre una retirada de sanciones a Moscú durante la nueva administración.

Posteriormente, y según aseguró Comey después de su despido, el 14 de febrero el presidente le habría citado en la Casa Blanca para pedirle que abandonara la investigación sobre Flynn, que se encontraba en el centro de las pesquisas sobre posibles nexos entre los asesores de Trump y Rusia.

Abogando un mal comportamiento en la investigación de los emails de Hillary Clinton durante la campaña presidencial del 2016, Donald Trump decidió despedir a Comey el 9 de mayo, tomando por sorpresa incluso al director.

En una entrevista con Lester Holt de NBC, Trump aseguró que el despido de Comey se debía a su frustración con “esa cosa de Rusia”.

Entre las incongruencias del Presidente y la presión de los medios y de la bancada demócrata, el Departamento de Justicia finalmente nombró el 17 de mayo al ex director del FBI Robert Mueller como asesor especial para supervisar la investigación del FBI sobre la intervención rusa en la elección presidencial.

La investigación llevada a cabo por Mueller ha cercado al presidente durante las últimas semanas, cuando incluyó a Jared Krushner – yerno de Trump – en las pesquisas, pues Krushner se habría reunido con el embajador ruso en Washington durante el mes de diciembre y mantendría nexos muy fuertes con el banco ruso Vnesheconombank, que “ha sido objeto de sanciones estadounidenses por las injerencias rusas en Ucrania”, según reportó el diario El País.

Asimismo, el ex senador y ahora fiscal general Jeff Sessions se ha sumado a la polémica, cuando ha ofrecido dimitir tras “acaloradas discusiones” con el presidente Trump, asegurando que “necesitaba libertad para hacer su trabajo”.

La circunstancia de la relación entre Sessions y Trump se ha hecho pública de nuevo por un reportaje del Washington Post que asegura, según los reportes de dos personas cercanas a la Casa Blanca, que en algún momento de los últimos meses el Fiscal General ofreció su renuncia.

Después de que el mismo medio informara sobre las reuniones no reveladas entre Sessions y el embajador ruso Sergey Kislyak, el funcionario debió inhibirse de la investigación de Rusia, dejando solo al presidente frente a las investigaciones del FBI, lo que habría aumentado el descontento entre el Fiscal y el mandatario.

Asimismo, el ex director del FBI, James Comey, habría solicitado a Sessions que “no le dejara a solas” con el Presidente Trump durante el encuentro privado en la Casa Blanca, pues consideraba que el fiscal general debía proteger al FBI de la influencia de la Casa Blanca. Por el contrario, Sessions se sumó a la recomendación del despido de Comey.

El día de mañana se espera que el Comité de Inteligencia del Senado interrogue a Comey sobre su despido y la investigación rusa, haciendo especial énfasis en los memorandos que el ex director asegura haber escrito tras sus conversaciones con el presidente.

Si bien es poco probable que el ex director haga una acusación directa sobre obstrucción de la justicia por parte de Trump, sí se espera que exponga con detalle cada uno de sus encuentros y que ofrezca la evidencia que sustenta sus declaraciones.

00:00 / 00:00
Ads destiny link