LIVE STREAMING
La semana pasada, y antes de las vacaciones de Acción de Gracias, el Presidente Trump rompió su silencio con respecto a las acusaciones en contra del candidato Republicano para el Senado por Alabama, Roy Moore. Contrario a los valores estadounidenses, el presidente decidió respaldar al candidato. Fuente: CNN.
La semana pasada, y antes de las vacaciones de Acción de Gracias, el Presidente Trump rompió su silencio con respecto a las acusaciones en contra del candidato Republicano para el Senado por Alabama, Roy Moore. Contrario a los valores estadounidenses, el…

“Bueno, él lo niega”

El Presidente Donald Trump sale en apoyo del candidato al Senado Roy Moore, acusado por conducta sexual indebida con niñas menores de edad.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

El paso del podio

Mayo 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Después de semanas de silencio, el presidente de EEUU finalmente ha decidido respaldar al candidato al Senado por el Estado de Alabama, el Republicano Roy Moore,  alegando que prefiere a un abusador que a un liberal en el Senado.

El senador Moore ha sido acusado por varias mujeres, entre ellas Leigh Corfman, “por contacto sexual inapropiado” con niñas de 14 años cuando él tenía 32.

Otras dos mujeres, quienes trabajaron juntas en Sears durante los últimos años de la década de los 70, aseguraron que Moore realizaba “visitas incómodas” a la tienda y en una ocasión incluso llamó a la escuela de una de ellas para lograr invitarla a salir.

Si bien algunos representantes del Partido Republicano han declarado que el candidato “debería dar un paso al lado” en la contienda, Moore ha asegurado que se trata de “un ataque político desesperado por parte de los Demócratas”, negando cualquier acusación. “Esta basura es la definición más pura de una noticia falsa y de la difamación intencional”, dijo en un comunicado inicial.

La semana pasada, un vocero del senador Republicano negó las acusaciones enfáticamente, diciendo ante los medios que “creemos en el juez. No creemos en estas mujeres”. El director de estrategia de la campaña de Moore, Dean Young, aseguró por su parte que se ha recomendado al candidato negar cualquier acusación al ser interpelado, y el escritor Ben DuPré declaró a su favor asegurando “no creer en una palabra de estas mentiras”.

Pero ha sido el respaldo directo del presidente lo que ha terminado por dilucidar las posturas del gobierno ante las conductas sexuales inapropiadas.

“Les puedo decir esto con seguridad”, dijo el presidente Trump mientras se preparaba a viajar a Florida para las Fiestas de Acción de Gracias, “No necesitamos a una persona liberal allí, un Demócrata. He revisado el historial de Jones. Es terrible en crimen, es terrible en frontera, es terrible en lo militar. Les puedo decir con seguridad que no necesitamos a alguien malo en asuntos de crimen, fronteras, lo militar y malo para la Segunda Enmienda”.

Al ser preguntado si un supuesto acosador de niños era preferible a un Demócrata, el presidente respondió: “Bueno, él lo niega”.

Después de haber asegurado en un comunicado que, de ser ciertas las acusaciones, Moore debería “retirarse”, el presidente ha decidido cambiar de postura, respaldando abiertamente al candidato Republicano.

Cuestión de preferencias

Desde hace algunos días ya se intuía la inclinación de la Casa Blanca hacia una postura más condescendiente en el caso Moore. Por ejemplo, la consejera del presidente Trump, Kellyanne Conway, decidió irse por las ramas en una entrevista con Fox & Friends, en la que, si bien no dijo de frente “voten por Roy” tampoco dijo que no lo hicieran.

Conway prefirió atacar al candidato demócrata en Alabama, Doug Jones a quien calificó de “liberal doctrinario” que no representa a sus conciudadanos. Al ser interpelada sobre si la Casa Blanca estaría respaldando la candidatura de Roy Moore, Conway de nuevo respondió con evasivas y afirmaciones contrarias.

De la misma manera, la secretaria de prensa Sarah Huckabee Sanders habló a los medios en nombre de Trump, insistiendo en que “el presidente cree que no podemos permitir que un mero alegato – en este caso, uno de hace mucho tiempo – destruya la vida de una persona”, demostrando así que el presidente necesita los votos en el Senado y que Jones sería demasiado liberal para el puesto, transformándose en una piedra de tranca para los proyectos republicanos, según plantea el Washington Post.

A pesar de que Doug haya puesto tras las barras a hombres del KKK y que posee un historial limpio, el presidente ha decidido apoyar a un candidato que no sólo está acusado de conductas sexuales inapropiadas, sino que también ha sido retirado dos veces de su puesto por violar la Constitución y que frecuentemente “disentía con sus colegas en casos de crímenes sexuales”, según reportó The Atlantic.

Nosotros sí, ellos no

Cuando de candidatos demócratas acusados por crímenes similares se trata, el presidente no ha dudado en atacar a través de su medio favorito, Twitter, los casos abiertos contra el Senador Al Franken, por ejemplo. Pero en casos como el del Republicano Moore, él prefiere dar el “beneficio de la duda.”

Según una fuente cercana a la Casa Blanca, el maremoto causado por el Efecto Weinstein fue lo que hizo que para el presidente “fuera más y más fácil quedarse del lado de Moore”, reportó CNN.

Esto parece ser cierto porque, al igual que Moore, el presidente negó rotundamente sus acusaciones por conductas sexuales inapropiadas durante la campaña del 2016, se mantuvo en la contienda y, finalmente, consiguió sentarse en el Salón Oval de la Casa Blanca.

00:00 / 00:00
Ads destiny link