LIVE STREAMING
FEBRERO 05: El Presidente de la Corte Suprema, John Roberts (R), y el representante Adam Schiff (D-CA), gerente de impugnación de la Cámara de Representantes, abandonan la cámara del Senado. (Mario Tama/Getty Images)
FEBRERO 05: El Presidente de la Corte Suprema, John Roberts (R), y el representante Adam Schiff (D-CA), gerente de impugnación de la Cámara de Representantes, abandonan la cámara del Senado. (Mario Tama/Getty Images)

Fin del Impeachment: Absuelto pero no Reivindicado

Si bien mayoría Republicana en el Senado estadounidense votó en contra de los artículos de destitución en el Senado, declarar al presidente inocente es un…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Hipopótamos en peligro

Agosto 05, 2022

No hay confianza

Julio 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La Casa Blanca ha declarado una “reivindicación y exoneración total” del presidente Donald J. Trump después de que el Senado votara de manera partidista para absolverle de dos cargos aprobados por la Cámara de Representantes.

En un voto mayoritario, la cámara baja del Congreso aprobó los artículos de abuso de poder y obstrucción del Congreso hace tan sólo algunas semanas, después de que una investigación llevada a cabo por los comités determinara que Trump de hecho había retenido ayuda económica a Ucrania a cambio de favores personales.

Una vez enviados al Senado de mayoría republicana, y después de que su líder Mitch McConnell anunciara estar trabajando “mano a mano con la Casa Blanca” para estipular las reglas del juicio, muchos anticipábamos que el Partido Republicano votaría en contra de los artículos.

Esto fue, de hecho, lo que pasó.

Según explicó NBC News, todos los demócratas e independientes aprobaron el primer artículo, incluyendo también al senador Mitt Romney de Utah, “el único republicano que votó para condenar a Trump”.

El segundo artículo, fue rechazado de manera unánime por el GOP.

A pesar de que los 48 senadores demócratas –quienes representan 18 millones de estadounidenses más que los restantes 52 senadores Republicanos– votaron a favor de condenar al presidente, el tribalismo republicano pudo más.

Contando con evidencia suficiente, y considerando el obstruccionismo de la Casa Blanca y del GOP a la hora de considerar testimonios y documentos clasificados, la conclusión innegable del impeachment de Donald Trump es que, de hecho, abusó de su cargo y puso sus intereses personales primero que la constitución.

En palabras del senador Romney: “el presidente es culpable de un terrible abuso de la confianza pública”.

En su discurso previo al voto, el senador republicano puso su juramento por delante de su decisión y subrayó el compromiso de “ejercer una justicia imparcial”.

“Lo que (Trump) hizo no fue ‘perfecto’”, dijo Romney. “No, fue un flagrante ataque a nuestros derechos electorales, a nuestros intereses de seguridad nacional y a nuestros valores fundamentales. Corromper una elección para mantenerse en el cargo es quizás la violación más abusiva y destructiva del juramento del cargo que pueda imaginar”.

Asimismo, el senador explicó la presión a la que están sujetos los miembros de su partido a la hora de respaldar al presidente, sin importar el precio.

“En las últimas semanas, he recibido numerosas llamadas y mensajes de texto”, explicó. “Muchos me han solicitado que ‘me mantenga con el equipo’.”

Para el Senador Demócrata de Ohio, Sherrod Brown, la decisión de sus colegas republicanos de absolver al presidente fue sencillamente una reacción al miedo.

En una columna de opinión publicada en el New York Times, Brown recordó el reporte de CBS News en el que la administración advertía a los senadores que, de votar contra el presidente “sus cabezas estarían en una estaca”.

“Para los representantes y senadores que quieren quedarse en su puesto a cualquier costo, el miedo es la motivación”, escribió Brown. “Temen que el Sr. Trump les dé un apodo como ‘Low Energy Jeb’ y ‘Lyin’ Ted’, o que pueda twittear sobre su deslealtad. O, en el peor de los casos, que pueda venir a sus estados para hacer campaña contra ellos en las primarias republicanas”.

Por su parte, los managers demócratas encargados de presentar el caso de la Cámara ante el Senado, también recurrieron a la palabra escrita para asegurar que “Trump no será reivindicado. Y tampoco lo será el Senado”.

Adam Schiff, Jerrold Nadler, Zoe Lofgren, Hakeen Jeffries, Val Demings, Sylvia Garcia y Jason Crow escribieron en una columna para el Washington Post su respuesta a la decisión de los republicanos, así como su profundo criticismo y denuncia de las decisiones “sin precedentes” llevadas a cabo por el liderazgo del GOP.

“La defensa del presidente recurrió a una teoría radical que validaría sus peores y más autoritarios instintos,” escribieron los demócratas. “Sostenían que un presidente no puede abusar de su poder, por muy corrupta que sea su conducta, si cree que ello beneficiará su reelección. Los fundadores se habrían horrorizado ante tal afirmación de poder absoluto, completamente en desacuerdo con nuestro sistema de controles y equilibrios.”

“Al negar al pueblo americano un juicio justo, el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-Ky.) también privó al presidente de algo que buscaba desesperadamente: la exoneración,” concluyeron. “No puede haber exoneración sin un juicio legítimo. Por miedo a lo que se enterarían, el Senado se negó a celebrar uno. El presidente no será reivindicado, y tampoco el Senado, ciertamente no por la historia.”

00:00 / 00:00
Ads destiny link