LIVE STREAMING
House Representative Mayra Flores
Lo que durante mucho tiempo se discutió como una ola roja se convirtió en una sorpresa demócrata. Foto: Bill Clark/CQ-Roll Call, Inc via Getty Images

A lo largo de la frontera de Texas, la ola republicana fue una llovizna

Los candidatos demócratas del sur de Texas surfearon la ola roja hasta la orilla y se aseguraron casi todos los escaños.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Rhynhart apoyó

Enero 25, 2023

Hablar de temas LGBT

Enero 25, 2023

Desafío confirmado

Enero 23, 2023

El discurso de DeLeon

Enero 23, 2023

LaSalle rechazado

Enero 18, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En lo que durante mucho tiempo se temió que fueran victorias arrolladoras para Mayra Flores y Cassy García, dos de las estrellas emergentes republicanas de extrema derecha del GOP, ambas tuvieron resultados negativos netos, ya que los resultados de la votación mostraron amplios márgenes en sus carreras en la noche del 8 de noviembre. 

Flores y García esperaban dar un vuelco a los distritos congresionales 34 y 28 a lo largo de la frontera y desbancar a sus titulares demócratas, los congresistas Vincente González y Henry Cuellar. Vincente González y Henry Cuellar, se aseguraron una victoria marcada para los republicanos en el sur de Texas. 

Para el GOP, la pérdida fue costosa. Los operativos del partido invirtieron millones de dólares y recursos sustanciales en la construcción de los candidatos apoyados por Trump para derribar los pocos bastiones demócratas que quedaban en Texas.

Ted Cruz, el senador republicano de EE.UU. que reside perpetuamente en la buena voluntad de Trump, aprovechó con frecuencia su posición nacional y sus profundas arcas de campaña para apoyar a los aspirantes con la esperanza de extender el control del GOP sobre el sur de Texas. 

En las entrevistas, Cruz se congratulaba de la calidad de las candidatas que el GOP había ofrecido al sur de Texas, todas ellas mujeres conservadoras, que esperaba que hicieran frente a la agenda "bespoke woke" diseñada por el GOP y atribuida al partido demócrata para atribuir medidas extremistas a la política. 

Y la batalla fue tan intensa como amarga.

El 28 de Texas: García contra Cuellar, la historia de un titular inamovible

Cuellar, a pesar de estar a menudo en desacuerdo con sus homólogos demócratas, ganó su candidatura con una victoria aplastante de dos dígitos. El recuento final de votos otorgó a Cuellar el 56,6% de los votos, mientras que García sólo obtuvo el 43,4% en total. 

Empezando por las primarias -Cuellar obtuvo una ajustada victoria con una diferencia de 300 votos frente a su oponente, Jessica Cisneros- tras una redada del FBI en su casa y su oficina que ensombreció su campaña. 

El congresista, que lleva 10 años en el cargo, tuvo que enfrentarse a la campaña más complicada desde el punto de vista político. 

que había llevado a cabo en mucho tiempo. Era un moderado que desafiaba al gobierno de Biden en cuestiones políticas clave, como el aborto y la seguridad fronteriza. 

Cuéllar es pro-vida, un detalle que le persiguió en las primarias. 

"No importa lo que se oiga, no hay duda de cuál es la posición del representante Henry Cuellar en lo que respecta a la libertad reproductiva. Su historial habla por sí mismo", dijo Ryan Stitzlein, Director Político Nacional de NARAL, una organización nacional de defensa del aborto, en un comunicado en mayo. 

El historial de voto del candidato moderado se inclina efectivamente hacia lo conservador en temas como el Título X, habiendo votado a favor de una ley mordaza que redujo el programa de planificación familiar a la mitad, afectando a 17 clínicas en todo el Estado. 

Y en julio, Cuellar votó en contra de la Ley de Protección de la Salud de la Mujer de 2022, que pretendía proteger el aborto a nivel federal. El proyecto de ley pereció en el Senado, sin llegar a ser votado. 

Cisneros fue apuntalada como defensora del derecho al aborto, pero en última instancia, fue incapaz de reunir el apoyo necesario para llevarla a las elecciones primarias. 

Parte de lo que dio ventaja a Cuellar fue su antigüedad y experiencia en el Congreso, junto con su visión bipartidista de los temas controvertidos. En cuanto a la inmigración, Cuellar ha sido habitualmente crítico con la administración Biden, especialmente en lo que respecta a la seguridad fronteriza. 

En septiembre de 2021, Cuellar respondió a un comentario de la vicepresidenta Kamala Harris sobre la seguridad fronteriza y dijo que "si a eso lo llaman 'seguro', no sé lo que es 'seguro'".

Pero no fue necesariamente popular entre el GOP. Un bombardeo de anuncios de televisión criticó a Cuellar por la redada del FBI, pero en vano - el abogado de Cuellar ha mantenido constantemente que el representante no es un objetivo de la investigación, en una declaración al Texas Tribune. 

Tras la redada, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, una demócrata que no gusta a los republicanos, le apoyó en marzo. 

"Apoyo a mis titulares", dijo Pelosi durante una conferencia de prensa no relacionada en Austin. "Apoyo a cada uno de ellos, desde la derecha hasta la izquierda. Eso es lo que hago".

Mantenerse firme junto a Cuéllar podría haber servido bien a su imagen entre sus electores: Cuéllar se llevó los votos del día de las elecciones y logró la victoria por un cómodo margen. 

García concedió la carrera públicamente en Twitter. 

"Quiero agradecer a mi familia, a mi equipo y a todos los que creyeron en mí. Lo he dado todo, pero desgraciadamente nos hemos quedado cortos esta noche. Felicito a [Henry Cuéllar] por su victoria".

Una competición plagada de ataques al carácter continuó en las horas que siguieron a los resultados electorales. Cuellar, en un post ahora borrado en Twitter, dijo que tras su derrota, García ahora "¡tendrá mucho tiempo libre para hacer una audición para Narcos en un futuro próximo!" 

García no respondió directamente a los comentarios de Cuellar, pero compartió un post que decía: "Cuéllar sigue teniendo una investigación del FBI sobre su cabeza".

El 34 de Texas: González v. Flores, no, de hecho, la Casa de las Flores

González era un titular del distrito 15 que buscaba la reelección en un distrito vecino debido a la redistribución de los distritos. Compitió por un escaño en un distrito que contenía un electorado más demócrata, dejando que Vallejo, ahora derrotado, hiciera el trabajo. 

Lo que González no tuvo en cuenta al hacer la transición de su distrito congresual fue a Mayra Flores, una promesa republicana favorecida por la cúpula del Senado. 

"Mi trabajo era fácil", dijo el senador Cruz a The New Republic. "Esencialmente tuve que quitarme de en medio y dejar que brillaran".

Flores, ciudadana estadounidense naturalizada de Burgos Tamaulipas, México, hizo historia cuando se convirtió en la primera miembro de la Cámara de Representantes de EE.UU. nacida en México durante las elecciones especiales celebradas en enero en un mandato que terminó rápidamente en noviembre. 

Lo que Flores apostó fue por convencer a los votantes demócratas de que el partido estaba cambiando y que ya no se alineaba con los valores tradicionales, adoptando a menudo la retórica que habitualmente emite Trump. 

Y para los republicanos, TX-34 era una joya de diamantes. Entre los tres distritos que compiten intensamente, el distrito 34 se convirtió en una meta para ambos partidos. 

Para los demócratas, ese hiperenfoque se produjo a expensas de atrofiar la campaña de la recién llegada Michelle Vallejo, que perdió su carrera contra Mónica De La Cruz en el distrito 15. 

Semanas antes de las elecciones de mitad de período, se retiraron las reservas de anuncios para Vallejo, además de un respaldo ausente del DNCC. 

Pero esos recursos dieron dividendos a González, que triunfó a pesar de los anuncios de campaña, muy cargados, que presentaban a González como un engendro de Washington distanciado, alejado de las realidades y necesidades de los tejanos de a pie. 

"Gastaron más de 7 millones de dólares contra nosotros, vomitando mentiras y odio y desinformación", dijo González, demócrata de McAllen, en su fiesta de la noche electoral. "Incluso con estas grandes inversiones, demostramos al partido republicano que el sur de Texas no es su casa".

González salió victorioso con un margen de 52,7 a 44,3 por ciento. 

En Twitter, el ahora pato cojo Flores culpó a los votantes por la baja participación. 

"La OLA ROJA no ocurrió. Los republicanos e independientes se quedaron en casa. NO SE QUEJEN DE LOS RESULTADOS SI NO HICIERON SU PARTE".

00:00 / 00:00
Ads destiny link