LIVE STREAMING
Photos: Isaac Scott (left), Ada Trillo (right)/Courtesy of DVAA
La historia captada a través de dos lentes diferentes muestra las luchas comunes entre dos grupos. Fotos: Isaac Scott, Ada Trillo

'I Look at the World', muestra las luchas de los inmigrantes y de los negros en medio de una pandemia

La nueva exposición en la Da Vinci Art Alliance presenta dos conjuntos de obras de Ada Trillo e Isaac Scott.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Lucha de líderes religiosos

Septiembre 19, 2022

RIP Jesse Bermúdez

Septiembre 15, 2022

Desayuno universal

Septiembre 13, 2022

Jubileo de Concilio

Septiembre 13, 2022

Editor Jefe Afrolatino

Septiembre 10, 2022

Los residentes no ceden

Septiembre 10, 2022

10 años de Made in America

Septiembre 10, 2022

Green entra en la lucha

Septiembre 10, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Además de exponer los defectos del sistema sanitario estadounidense, la pandemia del COVID-19 también puso al descubierto problemas que afectan a diferentes ámbitos de la vida estadounidense, como la raza, la política y la inmigración. Son cuestiones que el país no ha podido solucionar, ha evitado o ha descuidado a propósito. 

Como ha sucedido antes en la historia, cuando los líderes políticos son incapaces de arreglar estos problemas y los medios de comunicación no hacen lo debido para cubrirlos correctamente y darlos a conocer, el arte en todas sus formas es lo que tiene el poder de mostrar la naturaleza real de los problemas de los que millones oyen hablar, pero nunca ven por sí mismos. 

Para ello existen exposiciones fotográficas como Yo miro el mundo. El título está tomado de un poema de Langston Hughes, y fue comisariada por el director artístico de Casa de Duende, David Acosta. Se trata de una colaboración entre tres artistas, y muestra dos conjuntos de obras de dos fotógrafos afincados en Filadelfia, Isaac Scott y Ada Trillo, que capturan dos conjuntos de acontecimientos históricos ocurridos en medio de la pandemia.

La misma lucha por la humanidad

Scott captó las trascendentales protestas del Movimiento Black Lives Matter, impulsadas por el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis y Trillo, las históricas migraciones masivas de centroamericanos y latinoamericanos a Estados Unidos, así como la famosa "caravana" que llevó a los migrantes a través de México hasta la frontera sur de Estados Unidos. Las fotografías, contundentes y convincentes en su superficie, cuentan las historias individuales de ambos grupos, pero también muestran las luchas compartidas de la vida real por los derechos humanos, la libertad y mayores oportunidades. 

A pesar de que las fotografías fueron tomadas por dos fotógrafos que provienen de entornos diferentes, ambos son capaces de capturar narrativas similares a través de las lentes de sus cámaras con sus identidades inmersas en el trabajo. 

Como dijo Acosta en su declaración sobre la exposición que se encuentra en una pared a la izquierda de las fotografías: "Esta exposición explora el complejo papel del artista/fotógrafo como observador imparcial, testigo y participante, y la complejidad, la lucha y la aceptación de esos complejos papeles en la intersección del arte y la subjetividad".

Acosta, además de ocupar el puesto de director artístico, es un activista, artista y organizador cultural de larga trayectoria. Desde sus primeros trabajos en el ámbito de la salud pública, donde educaba sobre el VIH y la prevención, pasando por la publicación de obras literarias, hasta ser cofundador del Festival de Cine Latinoamericano de Filadelfia (PHLAFF), y comisario, ha supervisado muchas exposiciones de arte a lo largo de los años en las que se abordan los mismos temas que aborda I Look at the World, pero para diferentes grupos de personas. 

"A lo largo de 10 años, he hecho algunas con artistas latinoamericanos, exposiciones con artistas LGBTQ, exposiciones mixtas", dijo Acosta. 

En el centro de esas exposiciones y de Mi mirada al mundo, están también los artistas.

"Uno de nuestros objetivos es destacar realmente a los artistas como un comentarista importante, como una voz importante en la observación no sólo de los movimientos para el cambio social, sino también de los artistas que miran al mundo. Nos interesa presentar a los artistas como críticos perspicaces de lo que ven y experimentan", dijo Acosta. "En esta exposición era importante porque sé que no sólo eran obviamente artistas fotografiando esto, sino que como ambos artistas provienen de las comunidades que están representadas en la exposición, sentí que tenían un interés personal, tanto como participantes como miembros de esas comunidades, como testigos, pero luego también como artistas". 

Acosta conocía a Trillo y el trabajo que había realizado en años anteriores, ya que es natural de Filadelfia. Más tarde conoció a Scott durante un proyecto en torno a la salud mental organizado por First Person Arts. A partir de ahí, las conversaciones sobre el trabajo de Scott llevaron a la idea de reunir a los dos artistas para una colaboración. 

"Encontró conexiones entre su trabajo y el de Ada. Tenían similitudes no sólo en cuanto a captar lo que estaban captando, sino también muchas sinergias en su trabajo. Aunque estos dos fotógrafos no se conocían, había una estética similar", dijo Acosta.

Photo: Isaac Scott

El título, I Look at the World, derivado del poema de Langston Hughes, también desempeña un papel importante en el mensaje de la exposición. Hughes, poeta y activista afroamericano, conocido por ser el líder del Renacimiento de Harlem en las décadas de 1920 y 1930, escribió sobre el mundo que tenía delante. A veces no era tan bonito de ver. 

En "I Look at the World" (Miro al mundo), hace las observaciones mientras observa lo que está sucediendo en Estados Unidos en torno al movimiento de los derechos civiles, y pone esas preocupaciones en palabras y en este poema", dijo Acosta. "Pensé que el título era apropiado porque, de nuevo, estos dos artistas estaban realmente mirando al mundo, a lo que estaba sucediendo inmediatamente".

De los cientos de fotografías presentadas por cada artista, Acosta tuvo que reducirlas a un total de 22, lo que supuso un proceso difícil pero emocionante. También le abrió los ojos a las similitudes que Scott y Trillo encontraron en su propio trabajo.

"En realidad se trata de un proceso de colaboración entre lo que los propios fotógrafos consideraron realmente importante de estas fotografías. Creo que se han filtrado aún más a través de su propia lente en torno a lo que sentían que realmente querían mostrar y lo que yo sentía que quería mostrar en esta exposición", dijo Acosta. "Verán que hay algunas fotografías que son muy similares en la forma en que fueron tomadas, pero fueron tomadas por dos individuos completamente diferentes".

Ceramista convertido en fotógrafo

Scott es un artista y ceramista afroamericano originario de Madison, Wisconsin, pero ahora es nativo de Filadelfia. Su arte se ha expuesto en todo el país, en lugares como el Podio de Design Miami en 2020, la Conferencia Nacional para la Educación en las Artes Cerámicas en Minneapolis, e incluso sus fotografías del movimiento social de 2020 en Filadelfia han aparecido en un número del New Yorker. 

Al hablar de la inspiración inicial para captar el movimiento por medio de la fotografía, señaló la pandemia como el catalizador. 

"Normalmente soy ceramista y perdí el acceso a mi estudio en marzo de 2020. Y fue como el mismo momento en que cogí la cámara, pero como por primera vez", dijo. 

A partir de ahí, Scott empezó a caminar por las calles de Filadelfia y a hacer fotos de los barrios y de la gente. En un principio, lo que empezó como una nueva práctica artística se convirtió en algo mucho más importante. 

En mayo de 2020, George Floyd fue asesinado a manos de tres agentes en Minneapolis. Lo que siguió fue un levantamiento del Movimiento Black Lives Matter y protestas. El movimiento social que estaba ocurriendo frente a él le hizo querer capturar el momento tan importante que era. 

"Y cuando empezaron las protestas es cuando empecé a sacar mi cámara. Después de esa primera protesta, supe que tenía que permanecer fuera y seguir tomando fotos y documentando lo que estaba sucediendo porque me parecía un gran momento de la historia", dijo Scott. 

También se dio cuenta de la importancia de que los negros y marrones presentes en las protestas fueran los que contaran sus propias historias. 

"No es suficiente con dejar que los políticos, los medios de comunicación o algún historiador más adelante cuenten nuestras historias. Si contamos nuestras propias historias, ahora tenemos poder sobre nuestros propios relatos", dijo.

Photo: Isaac Scott

Mientras la comunidad negra salía a las calles de Filadelfia para expresar su indignación como grupo ya oprimido, Scott también sintió la importancia de lo que estaba documentando en ese momento. 

"Podías ver que las protestas se extendían por todo el país. Sentí la energía de ese primer día de protesta, no parecía que la gente fuera a irse a casa. No hay trabajo el lunes, no hay partido de fútbol. No hay distracciones que te impidan volver a salir", dijo. 

Para cualquiera que venga a ver las fotografías de la exposición, Scott espera que les recuerden lo que ocurrió. Y, lo que es más importante, que les recuerden los problemas que aún se ciernen sobre la comunidad. Scott espera que el arte "les devuelva a esa época, y recuerde la urgencia del momento". 

Además, saca a relucir cuestiones que la gente necesita que se le recuerden de nuevo y que surgieron del movimiento, como la financiación de la policía, las crisis de salud mental, la adicción a las drogas, la violencia contra los cuerpos de negros y marrones, y la brutalidad policial. 

"Y creo que esas cosas, esas conversaciones, son las que quería que estas fotos recordaran a la gente y la llevaran de vuelta a ese lugar, la llevaran de vuelta a esos momentos", dijo Scott. 

Con la exposición centrada en dos conjuntos de eventos que plagan dos comunidades marginadas, señala las similitudes entre los dos grupos y las luchas comunes entre ellos, y cómo se muestra en las fotografías. 

"Una de las cosas más hermosas de esta exposición es ver los reflejos de ambos lados de la sala entre el trabajo de Ada y el mío. Uno de los relatos más hermosos de esta exposición es que ambos grupos marchan hacia algo. Marchan hacia la igualdad, una vida mejor, un futuro más seguro para sus hijos. Muchos de los ideales hacia los que marchamos física y metafóricamente son los mismos. Y se nos pusieron los mismos obstáculos en muchos sentidos. Y ver cosas así hace que la gente sea consciente de que, a menudo, nuestras luchas son más similares de lo que pensamos", dijo Scott. "Las mismas cosas que se utilizan para alejarnos de un futuro mejor son las mismas. Creo que nos lo recuerdan y encontramos formas de unirnos en muchos de estos temas". 

Scott también tiene una exposición individual titulada When The Cracks Deepen (Cuando las grietas se hacen más profundas), actualmente expuesta en los Magic Gardens de Filadelfia. En ella se exponen fotografías de la misma época que las de I Look at the World, así como obras de cerámica en las que ha trabajado durante los dos últimos años. El arte cerámico se centra en su época en Filadelfia, las protestas y el barrio en el que vive.

"Mi trabajo trata mucho de cómo nuestro entorno se acumula en nosotros y cómo lo llevamos con nosotros, y cómo nos reparamos a nosotros mismos. Incluso si estamos agrietados o a veces rotos, cómo volvemos a juntar nuestras piezas. Cómo nos reparamos y nos recuperamos y nos convertimos en una persona completa", dijo.

Lucha por la humanidad en la frontera

Trillo es oriunda de Filadelfia, pero nació y creció en la región fronteriza de Juárez, México y El Paso, Texas. Su experiencia vital la convierte en la persona idónea para captar lo que pudo en relación con la migración. 

Photo: Ada Trillo

Desde el trabajo documental hasta la fotografía, la obra de Trillo forma parte de la colección permanente del Museo de Arte de Filadelfia. También ha recibido el premio a la mejor serie de Female In Focus 2020, y ha publicado su trabajo en The Guardian, Vogue y Smithsonian Magazine, entre otros. Trillo también ha expuesto su obra más allá de América, en muchos países europeos, y se centra en la humanidad de las personas. 

Su trabajo se centra en el tráfico sexual, el clima, la violencia contra los inmigrantes, la inmigración, así como la raza y la clase social, y llama la atención sobre lo que a menudo se pasa por alto. Ya era un problema antes de la pandemia, y el país sigue luchando hoy en día con la afluencia de inmigrantes y los problemas a los que se enfrentan. A través de la prostitución forzada, los caminos traicioneros hacia Estados Unidos y el maltrato en la frontera, su trabajo arroja luz sobre un grupo de personas que el país suele considerar indigno. 

Al hablar con Trillo sobre la inspiración e influencia para involucrarse en este esfuerzo de colaboración, señaló al propio comisario. 

"La inspiración fue de David Acosta, él es el comisario y al que se le ocurrió la idea. Fue una idea brillante porque es una manera de hacer que ambos grupos estén separados durante mucho tiempo", dijo. 

Aunque todas las fotografías son impactantes por sí mismas, una en particular destaca la de un migrante que cruza un río con muletas.

Photo: Ada Trillo

"Mientras recorría el río con ellos, pude sentir el momento, el sacrificio de esta gente porque tuvo que cruzar a nado todo el camino. Y luego su amigo le dio las muletas al final, porque el río tiene piedrecitas en el fondo. Así que no podía usar las muletas para cruzar el río", dijo Trillo. 

Al igual que Scott, espera que la exposición arroje más luz sobre los grupos y ayude a la gente a comprender la humanidad de ambas luchas. Eso es algo que a menudo falta cuando otros hablan de ellos.

"Tienen que aprender a respetar nuestras comunidades, tanto la de Issac como la mía. Y los sacrificios que se hacen, y los retos a los que nos enfrentamos. Creo que nuestra comunidad tiene que aprender a unirse, porque si nos unimos, somos más fuertes", dijo Trillo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link