LIVE STREAMING
Wikimedia Commons
Wikimedia Commons

El Community College de Filadelfia: ¿Un santuario?

El Community College de Filadelfia

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Dos profesores asistentes y varios estudiantes han solicitado al Colegio Comunitario de Filadelfia (CCP) que se transforme en una institución santuario.

Los dos profesores, Tabitha Morgan y Kelly Connely, han iniciado una petición que sólo necesitará 200 firmas para ser enviada formalmente junto con una carta a las autoridades de la Universidad.

La petición ha sido promocionada por la organización de justicia social Juntos, que se describe a sí misma como “una organización liderada por la comunidad inmigrante Latinoamericana en Filadelfia que lucha por los derechos humanos como trabajadores, padres, jóvenes e inmigrantes”. El lanzamiento de la promoción en las redes sociales tan sólo necesitó 24 horas para recaudar 150 firmas de las 200 necesarias.

Si el CCP accediera y transformara el campus de la universidad en un santuario para los estudiantes y su plantilla, inmediatamente se regiría por el reciente anuncio del Presidente de la Universidad de Pennsylvania, Amy Gutmann, en un email enviado a los estudiantes: “La Universidad de Pennsylvania no permitirá a agentes de inmigración y aduana, agentes de protección fronteriza o servicios de Inmigración y Ciudadanía dentro de los campus, al menos que fuese requerido con una orden”, dijo Gutman en el correo. “Asimismo, la Universidad no compartirá ninguna información sobre ningún estudiante indocumentado con estas agencias, al menos que se presentara un proceso legal válido”.

Este email llegó meses después de que Trump declarara que, si llegase a ser presidente, su primer paso sería quitarle a las ciudades santuario los fondos federales debido a su falta de cooperación con los oficiales federales: “Acabaremos con las ciudades santuario que han causado tantas muertes innecesarias”, declaró en un discurso exagerado donde detalló sus propuestas de inmigración durante el mes de Agosto: “¡No más financiamiento!”

Las declaraciones de Trump fueron seguidas de otras declaraciones por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, donde decían que se retendría el dinero del subsidio del orden público a ciudades que no acataran las reglas. El Alcalde Kenney respondió en un tono tranquilo y relajado, declarando que “cruzaremos el puente cuando toque cruzarlo, veremos cómo va e intentaremos resolver algo”, dijo Kenney.

Nombrar un campus o una ciudad santuario, es prevenir que los oficiales de Inmigración y Aduanas puedan notificarle a los oficiales federales cuando un prisionero (o estudiante, en el caso del CCP) indocumentado es liberado, al menos que esa persona haya sido condenada por un crimen violento y los agentes federales obtengan una orden.

El Alcalde Kenney ha intentado replantear esta política dentro de la ciudad, declarando: “hemos cambiado el nombre de ciudad santuario a ciudad de la Cuarta Enmienda” dijo Kenney. “Respetamos y vivimos a la altura de la Cuarta Enmienda, lo que significa que no pueden ser retenidos en contra de su voluntad sin una orden de la corte firmada por un juez. Así que sí, continuaremos siendo una ciudad de la Cuarta Enmienda, ateniéndonos a la Constitución”.

El Alcalde Kenney ha hecho recientes esfuerzos para promover la implicación comunitaria reaccionando contra estos obstáculos a nivel local y federal, e instó a los filadelfianos a “canalizar sus emociones hacia acciones productivas que ayuden a crear puentes y fortalecer nuestras comunidades” a través de las oportunidades de voluntariado.

El Presidente de la Universidad, el Dr. Donald Generals no ha comentado oficialmente la petición.

00:00 / 00:00
Ads destiny link