LIVE STREAMING
Maria Elena Botero y su familia con Dr. Arturo Loaiza-Bonilla. Foto: Nigel Thompson/AL DÍA News.
Maria Elena Botero y su familia con Dra. Arturo Loaiza-Bonilla. Foto: Nigel Thompson/AL DÍA News.

Cómo el viaje de una mujer con cáncer a los EE. UU. podría cambiar las cosas para otros en Colombia

Diagnosticada con cáncer de colon, una paciente y su familia dejaron todo para ir a los Estados Unidos y salvar su vida. Su resultado podría cambiar las…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Agua limpia para todos

Noviembre 28, 2022

Defensora de derechos LGTBI

Noviembre 28, 2022

Libre de estigmatización

Noviembre 28, 2022

Preparadas para el éxito

Noviembre 25, 2022

Educación Musical Juvenil

Noviembre 24, 2022

Por unas fiestas más verdes

Noviembre 24, 2022

Proyectos de sostenibilidad

Noviembre 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

A sus 60 años, María Elena Botero una colombiana -madre de  tres hijos- no podría haber pedido una existencia más serena. Rodeada por una familia muy unida y grandes amigos, Botero pasó sus días cosiendo, dibujando y pintando.

"Mi vida fue muy buena", dijo.

En ese momento, había visto crecer a sus tres hijos, mudarse y casarse, algo de lo que se enorgullece como madre y le atribuye el poder superior que sigue todos los días.

"Doy gracias a Dios todos los días por mis hijos casados. Todos tienen sus propios hogares y yo estoy en el medio ", dijo.

Una diagnosis

Pero de repente, Botero tendría que encomendarse a dios y a sus hijos para superar el mayor obstáculo de su vida. Le diagnosticaron cáncer de colon y, si bien sería un shock para cualquiera, Botero y su familia mantuvieron la fe.

"Tienes que tener un montón de positividad", dijo. "En mi caso, dejé todo en las manos de Dios y confié en mis médicos".

Una vez que se descubrió el cáncer, los médicos en Colombia pusieron a Botero en un régimen de quimioterapia, antes de realizar una cirugía para extirpar el tumor en su colon. Todo el proceso tomó dos años, pero el cáncer se repitió poco después de la operación.

Una colaboración

También fue en esta época cuando el Dr. Arturo Loaiza-Bonilla estaba colaborando con ACHO, una organización nacional en Colombia de médicos profesionales y oncólogos que atienden a personas con cáncer. Habiendo nacido y crecido en Colombia, Bonilla recibió un título de médico de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá antes de venir a los Estados Unidos para dedicarse a la investigación. Actualmente es el Vicepresidente del Departamento de Oncología Médica en el Centro de Tratamiento de Cáncer de Filadelfia de América (CTCA).

La colaboración con ACHO fue parte de cuatro esfuerzos planeados para educar a los médicos en Colombia sobre las nuevas opciones de tratamiento contra el cáncer y llevar a ciertos pacientes a los Estados Unidos para ser tratados. Le permitió a Bonilla agradecerle a su país la educación brindada.

"Recibí una gran educación allí", dijo Bonilla, "y parte de los esfuerzos que queríamos hacer era simplemente devolver un poco",

Uno de los colaboradores colombianos de Bonilla fue el oncólogo de Botero, el Dr. Ortiz. Después de que su cáncer reapareció, los médicos en Colombia le dijeron a Botero que no podían hacer nada más por su condición. Pero ella tendría más opciones en los Estados Unidos.

Un tratamiento que aún tenía que probar era la inmunoterapia, que consiste en activar o suprimir ciertas partes del sistema inmunitario para tratar el cáncer.

"La inmunoterapia es lo que está de moda, por lo que todos quieren tenerla", dijo Bonilla.

Los médicos de Botero utilizaron el tratamiento anteriormente, pero en el Registro INVIMA de Colombia, las directrices del país para el tratamiento y la práctica médica, sólo está autorizado para el uso durante el cáncer de piel o de pulmón. Tendría que venir a los EE. UU. Para probar la inmunoterapia para el cáncer de colon.

En ese momento, la hija de Botero, María Gómez, dijo que era su única opción porque parecía que otros tratamientos ya no funcionaban.

"¿Qué otra quimioterapia va a hacer?", Dijo. "Los efectos fueron muy duros para mi madre en ese momento".

Inmunoterapia en los EE. UU.

Con la ayuda del esposo de Gómez, quien era un ciudadano de los Estados Unidos, Botero se puso en contacto con la sede de CTCA en Boca Raton, Florida. A través de eso, encontró a la Dra. Bonilla, la única doctora colombiana en todo el sistema médico de CTCA, y llegó a Filadelfia para recibir tratamiento con su familia, dejando todo en suspenso durante tres meses.

La educación colombiana de Bonilla hizo que el proceso fuera fácil para ellos y fue especialmente útil para comunicarse.

"No necesitamos traducir un solo documento", dijo Gómez.

Botero también se enorgulleció de la herencia colombiana de Bonilla.

"Estoy muy orgullosa de que la Dra. Bonilla sea colombiana", dijo.

Botero llegó a la CTCA de Filadelfia después de haber sufrido cuatro años de cáncer de colon. Tenía insuficiencia cardíaca y ya no podía caminar.

Bonilla y otros médicos primero realizaron una prueba genómica para buscar mutaciones específicas y biomarcadores en su ADN. Los biomarcadores son compuestos que se encuentran en el ADN y generalmente son el objetivo de activación o supresión durante la inmunoterapia.

"El ADN es el libro sobre cómo funcionan las células, y cuando aparece el cáncer, sabemos que hay algo anormal en ese libro", dijo Bonilla.

Además de ciertas mutaciones en su ADN, los médicos también encontraron un biomarcador para suprimir la inmunoterapia. Comenzaron el tratamiento y la condición de Botero mejoró rápidamente.

Un milagro

Después de solo tres meses de tratamiento, el cáncer de Botero había disminuido. Su insuficiencia cardíaca también estaba bajo control y comenzó a caminar de nuevo. Gracias a su pronta recuperación, Botero ahora tiene a Bonilla en un pedestal.

"Ahora digo esto todo el tiempo:" Es Dios y la Dra. Bonilla ", dijo.

Botero también reconoció la dedicación de su familia como una de las principales razones de su supervivencia.

"Mi familia es divina", dijo ella.

Según su esposo, la experiencia demostró la fortaleza de sus familiares y amigos tanto en los Estados Unidos como en Colombia.

"Siempre estaban a su lado, preguntando cómo estaba ella", dijo. "La fuerza de nuestra unión fue increíble".

El futuro de inmunoterapia en Colombia

Botero regresó a Colombia a principios de mayo -regresó a donde, sin duda, en amada infinitamente. Después de las negociaciones, se le permitirá continuar su tratamiento de inmunoterapia en Colombia como un subproducto del trabajo colaborativo de Bonilla. Es un avance para otros en el país que pueden necesitar el mismo tratamiento.

"La idea es que si le va bien, como lo está haciendo hasta ahora, entonces podemos usar eso como un esfuerzo potencial para que las cosas cambien en Colombia", dijo Bonilla.

00:00 / 00:00
Ads destiny link