LIVE STREAMING
Deborah Santiago speaks at the AL DÍA Higher Education Summit on Jan. 31. Photo: Todd Zimmermann/AL DÍA News.
Deborah Santiago habla en la cumbre de líderes de educación superior el 31 de enero. Foto: Todd Zimmermann/AL DÍA News.

Construyendo puentes sobre la brecha de logros educativos de los latinos

"Servir a los latinos no es algo muy complicado, pero puedo decirles que, a menudo, implementamos programas y no prestamos atención a si los latinos están…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Existe una brecha de logros en el sistema educativo de los Estados Unidos y la población latina del país es uno de los principales damnificados.

Según la organización sin fines de lucro de Washington D.C., Excelencia in Education, el 39 por ciento de los adultos de todo el país ha obtenido un título de asociado o superior. En el caso de los latinos, el porcentaje se reduce al 22 por ciento.

En Pensilvania, donde los latinos representan el 7 por ciento de la población, las cifras son prácticamente las mismas. Además, y mientras los latinos se gradúan a una tasa del 51 por ciento, el adulto promedio en Estados Unidos lo hace al 63 por ciento.

Precisamente, uno de los temas clave durante la Cumbre de Educación Superior de AL DÍA del pasado jueves, 31 de enero, fue esa disparidad en las estadísticas, así como las soluciones que podrían implementarse para abordar las brechas en materia de equidad.

Un primer paso: la matriculación

En el estado de Pensilvania, tan solo el 7 por ciento de los alumnos matriculados en una universidad son latinos –unas cifras que coinciden con su población–.  Sin embargo, en Filadelfia, donde la población latina está cerca del 15 por ciento –según estimaciones del censo de los EE.UU. de 2016–, las universidades más grandes del área no logran igualar esa representación.

De las seis instituciones principales de Filadelfia, solo la Universidad LaSalle se acerca a ese 15 por ciento: es más, un 18 por ciento de los miembros de su cuerpo estudiantil son latinos. La Universidad de Pensilvania, la Universidad de Villanova, la Universidad de St. Joseph, la Universidad de Temple y la Universidad de Drexel cuentan con entre un 6 y un 10 por ciento de estudiantes latinos inscritos.

“En nuestro trabajo con estudiantes latinos, nos damos cuenta de lo siguiente: toman decisiones universitarias basadas en el coste, la ubicación y el acceso. Por lo que sabemos que estos aspectos tienen que influir en su forma de pensar acerca del reclutamiento de estudiantes latinos", confesó Deborah Santiago, cofundadora, directora de operaciones y vicepresidenta de Excelencia en Educación, a la audiencia durante la Cumbre de Educación Superior de AL DÍA.

Santiago, que también fue subdirectora de la Iniciativa de la Casa Blanca sobre Excelencia Educativa para hispanos americanos, una función que desempeñó bajo el mandato del presidente Obama, explicó que se necesita un enfoque más holístico en términos de reclutamiento.

"Una de las prácticas más efectivas que hemos visto en cuanto a divulgación y reclutamiento es llevar a cabo jornadas de orientación en las que también se incluya a los padres y a la familia, a las que asisten la abuelita y los hermanos", confesó. "Porque esa es la red social que va a garantizar que el estudiante tenga un buen desempeño".

"Servir a los latinos no es algo muy complicado"

Sin embargo, el reclutamiento de estudiantes es solo la punta del iceberg. Sí, en Pensilvania, las cifras de inscripción están por debajo del promedio para los estudiantes latinos. Pero, incluso para aquellos que ya están inscritos, el camino hacia la obstención del título no es algo seguro: las tasas de graduación de los estudiantes latinos y el porcentaje de latinos que posee títulos asociados o superiores también se están viendo afectadas.

"Si estuviéramos educando para todos, no veríamos brechas en el logro, así que no finjamos [lo contrario]. Y si realmente vamos a servir a todos, tenemos que hacer más para asegurarnos de que eso suceda", dijo Santiago.

Según datos de 2014/2015 recopilados por Excelencia en Educación, Temple, Penn y Drexel están entre los cinco primeros en el estado, solo por detrás de Penn State, en cuanto al número de títulos de licenciatura otorgados a estudiantes latinos –Penn State cuenta con el cuerpo estudiantil más grande de cualquier institución de educación superior en el estado–.

Sin embargo, los latinos aún representan solo el cinco por ciento de todas las licenciaturas concedidas por Penn State. En Penn, la cifra asciende al 10 por ciento; mientras que en Temple el porcentaje es del 7 por ciento, y en Drexel, del cinco.

"Servir a los latinos no es algo muy complicado, pero puedo decirles que, a menudo, implementamos programas y no prestamos atención a si los latinos están participando o no", confesó Santiago.

Si bien sí hizo hincapié en la necesidad de más profesorado latino, los maestros y profesores "culturalmente más receptivos" también ayudarían a la situación. Y algunas de esas mejoras incluyen algo tan simple como una clase de pronunciación.

“A la hora de la verdad, lo que quieres es pronunciar correctamente el nombre de un estudiante, ¿verdad?. Cuando pasan lista, te quedas cortado escuchando cómo pronuncian mal los nombres".

Al final del día, si las instituciones tienen “intención”, no solo en sus esfuerzos por reclutar a latinos para aumentar sus números de inscripción, sino también para “servirles” durante el tiempo en el que están inscritos, esto contribuirá en gran medida a reducir la brecha de equidad en la educación a la que Pensilvania y Estados Unidos asisten en la actualidad.

"Servir [a los latinos] significa que tienes que ser intencional", dijo Santiago. "Y para ser intencional, tienes que entender las fortalezas y las necesidades de los estudiantes de los que estás hablando".

00:00 / 00:00
Ads destiny link