LIVE STREAMING
Foto: Nike
Foto: Nike

Las corporaciones pueden no ser solidarias con los asuntos sociales, pero sí con su dinero.

Está de moda (y es lucrativo) hoy en día alinear los negocios en apoyo de los temas de justicia social y es letal no hacerlo.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El silencio es igual a la conformidad. Y el cumplimiento resulta en pérdida de ganancias y una relación empañada con el público. 

Las corporaciones que usan sus plataformas para tomar una posición en temas sociales no sólo se unifican con su clientela actual y futura, sino que el movimiento es ventajoso para ellos

Ahora más que nunca, existe una mayor y expresiva conciencia social o "sentido de vigilia" entre el pueblo estadounidense, gracias a los medios de comunicación social y a la voluntad del público de iniciar diálogos sobre tales cuestiones. 

Lo que también existe es una regla tácita de que todos, desde las celebridades hasta las corporaciones, deben hablar claro y utilizar su plataforma, ingresos y recursos para contribuir positivamente a la sociedad y al mundo. 

En el último decenio, las empresas han venido considerando cada vez más necesario adoptar también una postura sobre cuestiones sociales y ambientales y tomar medidas pertinentes a dicha postura. 

Muchos aplauden y se solidarizan con estas empresas y corporaciones por tomar represalias contra inmoralidades ampliamente acordadas a través de comunicaciones escritas y/o por medio de programas orientados a la acción. 

Cuando se presentan controversias sociales, plantean una pregunta al resto de la sociedad, incluidas las empresas, que les obliga a tomar partido. 

Y cuando no lo hacen, la sociedad lo interpreta como indiferencia o cumplimiento, lo que impacta negativamente en la marca y los ingresos de dichas corporaciones.  

En 2013, el editor ejecutivo y crítico de cine, Sonny Bunch en The Washington Free Beacon expresó cómo, "Si no estás con el ser politizado, estás en contra de él - y si estás en contra de él, está en su derecho de arruinarte personal y económicamente. Tú, el otro político, eres un leproso que hay que rechazar."

Es interesante que desde que los medios de comunicación social han cobrado importancia, también lo ha hecho la revelación de las posturas de las empresas sobre cuestiones políticas y sociales. Esto es a pesar de la Corporate Social Responsibility (CSR) que se formaron en la década de 1950, según Thomasnet.

Aunque es opcional, muchas empresas han optado recientemente por hacer la RSC obligatoria para una reputación noble y un esfuerzo rentable. 

Por lo tanto, es importante preguntarse por qué las empresas son cada vez más activas política y socialmente. ¿Se trata simplemente de un movimiento de relaciones públicas para ser solidarios con sus consumidores o sus carteras? 

¿Una acción genuina o monetaria?

Las empresas están bien informadas de que los clientes se interesan en quiénes son porque influye en si serán clientes o no. 

De acuerdo con Nielsien’s Global Retail Analysis, "El 55 por ciento de los consumidores mundiales en línea de 60 países dicen que están dispuestos a pagar más por los productos y servicios proporcionados por empresas comprometidas con un impacto social y ambiental positivo".

Como Profesor Asociado en el Calvin College, Micah Watson en Public Discourse lo puso más íntimamente. "La verdadera amistad dependería entonces de una comprensión compartida de lo que es bueno", escribió.

Los consumidores y su relación con sus marcas es de suma importancia porque es una amistad que sobrevive en el entendimiento común y la creencia de lo que es "bueno". Las creencias compartidas o no compartidas indican cómo se comportarán ambas partes en la relación. 

Además, los fans y clientes esperan y presionan a las compañías y celebridades para que se unan a ellos en su postura sobre cuestiones sociales, económicas y/o ambientales. 

Su silencio, rechazo y/o contradicción puede costarles cuando preferirían cobrarles explica el aumento del activismo social en los medios de comunicación social y la "vigilia" en la cultura corporativa. 

La evolución de la artista pop Taylor Swift es un ejemplo del poder de dicha reacción.

Hace cuatro años, Swift no era política ni socialmente activa hasta que fue criticada públicamente y cambió gradualmente su postura, lo que puede verse en su documental de Netflix, Miss Americana. 

¿Estos negocios y celebridades sólo lo hacen por la presión de los fans y los clientes? ¿Tienen miedo de la reacción por no hablar?

Nobles esfuerzos... y "deslices"

Eso no quiere decir que no haya habido empresas que hagan esfuerzos genuinos - y arriesguen el beneficio por el bien de una cuestión social.

Hay varias que han arriesgado la totalidad de su marca en los últimos años por el bien de algo más grande que ellas mismas. 

Nike es una compañía conocida por desafiar la norma y denunciar las injusticias sociales. 

Se vio en 2018, cuando la compañía anunció al ex jugador de la NFL, Colin Kaepernick, como la cara de su marca en una campaña publicitaria, después de que él suscitara la controversia hace unos años al arrodillarse durante el Himno Nacional en una exhibición contra el racismo y la brutalidad policial.

Sabían que dañaría la marca, pero persistieron en la misión de "Creer en algo". Incluso si eso significa sacrificarlo todo".  

Sin embargo, los que no se tomaron la campaña publicitaria a la ligera, abandonaron el clan Nike y "comenzaron su propia protesta, quemando sus camisetas de la NFL de Nike" poco después.

Pero lo más importante es que dio lugar a la alabanza y la alegría de muchos que anhelaban otra plataforma bien conocida con la que aliarse para luchar una guerra política y sistemáticamente racial. 

Recientemente, sin embargo, el anuncio de Nike "Just Don't Do It" ha tensado su relación con muchos de sus clientes que lo encontraron ausente de la voz negra después del asesinato de George Floyd a finales del mes pasado, lo que provocó protestas nacionales de Black Lives Matter. 

No sólo se esperaba que Nike hablara sobre el actual alboroto de injusticia racial tras el asesinato de George Floyd, como se ha mencionado, han tomado represalias muchas veces en el pasado sobre cuestiones similares y otras, sino que también han captado de forma precisa y visceral la esencia de la injusticia racial arraigada en América.

Considerando lo "incómodo" y "vago" que muchos espectadores desaprobadores describieron, ¿Nike habló genuinamente por las mismas razones que el público tenía y tiene en el pasado o fue simplemente para poner el mínimo para salvarse? 

¿Su miedo y su voluntad de guardar silencio es más prioritario que ser ética y moralmente justo? 

No. Es necesario y justo que los que tienen los medios y el poder de influir en este mundo lo hagan de manera constructiva y prometedora. 

No hace falta decir que si las corporaciones y empresas que se expresan son tan importantes, es igual de importante saber por qué. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link