LIVE STREAMING
Migrants board a bus in Navojoa. Photo by Ada Trillo
Migrants board a bus in Navojoa. Photo by Ada Trillo

La exposición "Persiguiendo la libertad" de Ada Trillo presenta una visión de las vidas, luchas y fortalezas de los migrantes centroamericanos

En su exhibición, expuesta del 5 al 25 de abril en Gershman Hall, esta fotógrafa documental ilumina las historias individuales y los rostros de quienes…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Queman obra de Frida Kahlo

Septiembre 27, 2022

La Borinqueña mural

Septiembre 26, 2022

Libros quemados en dictadura

Septiembre 23, 2022

J Balvin y su app de salud

Septiembre 23, 2022

Herencia Hispana en NYC

Septiembre 20, 2022

Premio para Penélope Cruz

Septiembre 19, 2022

Vicente Fernández ST

Septiembre 19, 2022

Premios CHCI 2022

Septiembre 19, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Ese día, en el refugio Benito Juárez, la comida era muy escasa para los aproximadamente de 5.000 a 7.000 inmigrantes que se habían reunido en Tijuana (México) al final del viaje que habían emprendido desde sus hogares en El Salvador, Guatemala y Honduras hacia la frontera entre Estados Unidos y México. La letrina se había desbordado y el olor era "un poco abrumador", dijo Ada Trillo, una fotógrafa mexicana-estadounidense que había estado viajando con la caravana de migrantes desde octubre.

Las nubes oscuras mostraron la amenaza de lluvia en el horizonte, que ponía en peligro los refugios cuidadosamente construidos por los migrantes. Trillo apretaba el disparador, como de costumbre. Ella estaba allí "para trabajar, no para relajarse", y eso significaba levantarse temprano por la mañana y fotografiar hasta que todos se fueron a dormir, lo que a veces era la una o las dos de la mañana. 

Pero mientras tomaba fotos de una familia migrante que dormía en una tienda de campaña, una niña pequeña se acercó, con un vestido de princesa que había logrado agarrar de la pila de donaciones en el refugio ese día.“No, no, no, ¡a mí! Soy la princesa”, le dijo a Trillo, saltando frente a la cámara, preparándose para posar. "Soy la princesa”.

La imagen resultante que Trillo capturó de La princesa, como se titula la foto, ahora cuelga en la exposición Persiguiendo la Libertad: Retratos de una Caravana de Inmigrantes, que muestra el trabajo de la fotógrafa, en el Gershman Hall, dentro de la Universidad de las Artes hasta el 25 de abril. Es un testimonio de la conexión humana inherente al viaje de los inmigrantes centroamericanos que Trillo ha tratado de presentar a través de sus fotos.

En la imagen en blanco y negro, la joven está de pie frente a los miembros de la familia que duermen y otros inmigrantes. Ella está posando, con una sonrisa brillante, mostrando el vestido de satén con falda ancha que lleva puesta. Detrás de la cubierta de la tienda, se puede ver un cielo nublado.

Es significativo, dijo Trillo, porque la foto muestra que incluso en medio de las dificultades y la lucha de ese día, la niña "tenía la capacidad de sonreír, y eso nos hace humanos", asegura. "Ese fue su día. Y era algo tan simple porque... su familia no tenía absolutamente nada. Algo tan simple como un vestido de princesa usado que le trajo tanta alegría", continuó.

Documentando con dignidad

Las fotos de Trillo son sorprendentes en su representación de la alegría en medio de las dificultades que soportan los migrantes que viajaron en la caravana. Al mostrar esa alegría, dijo Trillo, se asegura que sus fotos sean las que documentan la situación de los migrantes, en todos sus sufrimientos y desafíos, pero lo hacen al mismo tiempo que reconocen la humanidad de cada individuo.

"Quieres concienciar de lo que está sucediendo, pero quieres hacerlo de la manera correcta, de una manera que no ofenda a nadie por cualquier esfuerzo de la imaginación", dijo Trillo, y agregó que dar dignidad a las personas es una parte inherente de su proceso.

"Si la toma no hace eso, entonces no fue buena, y fue un error de mi parte. Y he cometido muchos. Así que es elegir esas [fotos] que dan dignidad", dijo.

La fotógrafa señaló que también quede educar a más personas sobre lo que realmente está sucediendo en la frontera y con los migrantes centroamericanos que vienen a los Estados Unidos para mostrar que "no son solo números, porque muchos medios solo cubren eso".

"No es solo un número. Es una carita. O es una cara adulta. Pero es una cara. Es un viaje, es una lucha. Y tiene que haber empatía, tiene que haber respeto”, dijo Trillo.

La fotógrafa solía ser pintora y dijo que cambió sus pinceles por una cámara porque la fotografía le permite "[capturar] un momento en la historia".

"Estás poniendo un sello en un momento en el tiempo. Y lo que está sucediendo en la historia en este momento es muy importante y muy desafortunado", dijo.

Más allá de las fotos

Trillo se enteró de la existencia de la caravana de migrantes por un joven hondureño de 22 años de quien se hizo amiga ese verano mientras documentaba La Bestia, el tren que transporta a muchos migrantes a través de México. Él le envió un mensaje en octubre, mostrando a las miles de personas que se preparaban para partir en lo que se llamaría la "caravana de migrantes".

"Me mostró una foto desde su teléfono y yo pensaba: ‘Santo Cristo... Nunca había visto algo así'. Antes había caravanas, pero eran hasta 1,000 personas. Nunca de esta magnitud", dijo Trillo.

Ella documentó toda la trayectoria, comenzando en Tapachula, (México), en la frontera con Guatemala el 20 de octubre, y viajando con la caravana hacia Tijuana, en la frontera entre Estados Unidos y México.​​​

Trillo dijo que incluso antes de eso, había estado motivada para hacer un proyecto sobre inmigración desde que Trump comenzó su campaña presidencial y comenzó a difamar a los mexicanos que habían emigrado hacia el país.

De niña, mientras crecía en Juárez, México, Trillo cruzaba la frontera para ir a la escuela en El Paso casi todos los días, y sabía por sus propias experiencias que las afirmaciones de Trump "no eran ciertas".

"Quería hacer algo para mostrar la trayectoria, para que la gente pudiera entender lo difícil que es, y lo dolorosa y, a veces, mortal que es la trayectoria, en busca de la esperanza de una vida mejor... Luego vienen aquí, no se les respeta, y muchas veces están siendo separados de sus familias", dijo Trillo.

Sus fotos son, como ella dice, "mi pequeño grano de arena" para iluminar otro punto de vista y un entendimiento diferente de los inmigrantes que vienen a los Estados Unidos.

“La mayoría de las personas que vienen a este país son tanto de México como de América Central, que es por lo que puedo hablar, son personas que vienen a trabajar, o son refugiados, solicitantes de asilo con un temor u otro. Es a esto a lo que hay que ponerle atención. Pero la mayoría de las personas que vienen aquí no son criminales; al contrario, vienen para mejorar este país, aceptan los trabajos que nadie quiere o muy pocos quieren, y lo hacen por una tarifa más baja porque el salario mínimo no se aplica a ellos", dijo Trillo.

Trillo notó que era difícil presenciar las luchas de las personas a las que no solo fotografió, sino que también conoció emocionalmente.

"Hacia el final de su tiempo en la caravana de migrantes en 2018, Trillo quería ayudar físicamente a algunas de las personas en el refugio de Benito Juárez. Así, organizó una campaña Go Fund Me para recolectar donaciones de leche de fórmula para bebés, que en el albergue se había agotado. Recaudó más de 1.000 dólares y pudo obtener suministros para el refugio de una manera totalmente transparente.

Ahora, una parte de las ganancias de sus fotos se destinarán a la Fundación Humanitaria Minoritaria, que está trabajando en ambos lados de la frontera para ayudar a los migrantes.

Trillo dijo que tiene que equilibrar lo que puede hacer por aquellos a quienes ha conocido y con quienes ha forjado un nexo mientras documenta la caravana, con su papel de madre soltera, pero la impulsan a tomar medidas más allá del hecho de fotografiar y documentar las experiencias de los migrantes.

Su identidad como fotógrafa latina y como madre es algo que, según el periodista estadounidense Sam Slock —quien trabajó con Trillo para crear videos y documentar historias en la caravana en el otoño— agrega es una dimensión mayor a sus fotografías.

"Su trabajo, simplemente por la naturaleza de quién es ella, va de esta manera más allá del (contenido viralizado en internet), que era lo que hacían tantas personas allí, la cobertura general, y por lo tanto solo por su naturaleza, y quién es ella, ella está aprovechando eso", dijo Slovick.

Tanto Slovick como Trillo dijeron que planean regresar a Tijuana para documentar aún más las historias de quienes viajaron en la caravana y fueron deportados a sus países de origen, permanecen en Tijuana o continúan su viaje de inmigración en los Estados Unidos.

"La caravana no ha terminado, todavía hay gente allí, no hay mucha gente cubriéndola, pero está ahí, la gente necesita conocer las circunstancias", dijo Trillo.

La recepción de apertura de la exhibición se llevó a cabo el 5 de abril, de 5 p.m. a 7 p.m. en Gershman Hall, así como una charla con la artista, Ada Trillo, la defensora de inmigrantes Christina Martínez y el documentalista Sam Slovick.

00:00 / 00:00
Ads destiny link