LIVE STREAMING
The new book by Tanya Katerí Hernández uncovers the discrimination that has existed amongst the Latino community.
El nuevo libro de Tanya Katerí Hernández descubre la discriminación que ha existido entre la comunidad latina. Fotos por cortesía de Tanya Katerí Hernández

Un nuevo libro afronta un problema de larga data en la comunidad latina: Los prejuicios y las actitudes raciales contra los negros

'Inocencia racial: Desenmascarando los prejuicios latinos contra los negros y la lucha por la igualdad', arroja luz sobre un problema que la comunidad ha negado

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Canelo, golf y su regreso

Febrero 02, 2023

Debut de Chef mexicano

Enero 23, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La discriminación racial y el colorismo entre la comunidad latina siempre han existido. Tanto en las poblaciones latinas de EE.UU. como en las de América Latina y el Caribe, las actitudes raciales hacia los latinos más oscuros, los negros y los afrolatinos han sido constantes y es un problema muy arraigado que no sólo tiene efectos psicológicos, sino que también aflora en todas las demás facetas de la vida, como la mano de obra, el sistema de justicia penal, la policía, la vivienda e incluso las escuelas. 

Es un ideal que los propios latinos rechazan y niegan, algunos con fervor. También es un tema que no ha sido ampliamente tratado, si es que lo ha sido, ni estudiado. 

Teniendo en cuenta la enorme población latina en los Estados, y los casi mil millones de personas en América Latina, ha necesitado una larga mirada y acción para combatir su permanencia. Con mayor razón e importancia, por fin hay un libro completo e investigado que cubre este mismo tema, así como sus consecuencias. 

El primero de este tipo, Racial Innocence: Unmasking Latino Anti-Black Bias and the Struggle for Equality (Inocencia racial: desenmascarando los prejuicios latinos contra los negros y la lucha por la igualdad) es un estudio exhaustivo sobre el colorismo dentro de la comunidad. 

A través de casos legales, relatos personales y estadísticas, la profesora Tanya Katerí Hernández, autora y profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Fordham, descubre y arroja luz sobre el problema que muchos latinos niegan que sea cierto. Si bien es una mirada investigada y exhaustiva sobre el tema, también es un proyecto personal para Hernández. 

Cuando se le preguntó si los propios latinos parecen ser conscientes del problema, dijo que puede ser complicado porque los propios latinos experimentan la discriminación en los EE.UU. como parte de lo que todavía se ve en la corriente principal como una comunidad monolítica.

"Como comunidad que ha experimentado la discriminación, a menudo hay una resistencia a reconocer que nosotros también podemos ser parte del problema de la discriminación, que las propias víctimas son también agresores", dijo Hernández. "Cuando se trata de temas de discriminación, yo lo llamo una barrera psicológica y ciertamente una dinámica social que es bastante frecuente". 

Otro factor es también los recientes esfuerzos por romper el molde monolítico, y el reconocimiento de las diferencias raciales de la "latinidad" entre los latinos, que está siendo impulsado cada vez más por las nuevas generaciones.

"Los jóvenes de nuestras comunidades nos están empujando a ello. Y eso, al menos, se ha abordado", dijo Hernández. "Pero durante mucho tiempo se ha considerado como un acto de discriminación sacar a relucir nuestras diferencias raciales, por no hablar de la forma en que nuestras diferencias raciales dentro de la latinidad nos sitúan de forma diferente en lo que respecta a experimentar la discriminación. Que hay una diferencia entre un latino de piel más clara y uno de piel más oscura, en cuanto a experimentar la discriminación o ser blanco de ella".

Analfabetismo racial

El libro examina cómo el colorismo y las actitudes raciales hacia los oscuros y los afrolatinos afectan a muchas facetas diferentes de la vida. Esto incluye la discriminación en las escuelas, los lugares de trabajo y el sistema de justicia penal. El libro trata de arrojar luz sobre la cuestión y exponer la realidad de la situación, y pretende abrir los ojos de la comunidad al problema. 

En opinión de Hernández, todavía queda mucho trabajo por hacer en ese frente.

"Desgraciadamente, ahora mismo, estamos obstruidos para mejorar esta situación... porque todos, desgraciadamente, sufrimos de un analfabetismo racial... Los latinos, los afroamericanos, el resto de la sociedad, son analfabetos raciales, como particularmente cuando se trata de temas de cómo la gente de color, los latinos incluidos, pueden ser parte del problema del racismo", dijo. "Eso no puede ser confrontado, abordado y resuelto, si estamos tan ocupados escondiéndonos de él, y ni siquiera nos damos cuenta de que está en nuestra mezcla". 

"Creo que construir un mayor sentido de comprensión sobre la situación es ciertamente el primer paso", continuó Hernández. 

Uno de los datos más sorprendentes del libro es que los negros y los afrolatinos sufren discriminación en las escuelas desde el jardín de infancia hasta la universidad, especialmente en las escuelas de mayoría latina y a manos de otros latinos. Allí, Hernández también dijo que los profesores no ayudaban a los que claramente experimentaban el odio. 

"Fue desgarrador oír hablar de niños de color, tanto afroamericanos como afrolatinos, que recibían un trato diferente, y de una manera muy impresionante y peyorativa por parte de los profesores de las escuelas latinas", dijo. 

En un momento dado, al entrevistar a un educador latino que hace formación en servicio para profesores que atienden a una población de mayoría latina, revelaron que "los temas de discriminación son vistos como irrelevantes".

"Los estudiantes de magisterio latinos y latinas lo ven como 'bueno, ese no es nuestro problema'", recordó Hernández que le dijeron.

Esto le recordó su anterior constatación del "analfabetismo racial" entre las comunidades de color, pero también presentó un punto de acceso para realizar lentamente el cambio.

"Me sentí descorazonada al escuchar estos relatos, pero también me di cuenta de que se trata de un área de interés real, que la formación en el servicio tiene que estar culturalmente en sintonía para poder intervenir en la defensa de los latinos contra el planteamiento de cuestiones de preocupación sobre el racismo, abordándolo directamente", dijo Hernández.

En cuanto al lugar de trabajo, el libro también explora las actitudes racistas de los latinos en el mercado laboral, donde incluso a pesar de la marginación de los latinos en la fuerza de trabajo, los trabajadores latinos con supervisores latinos ganan menos, y nunca tienen probabilidades de ocupar puestos de poder. 

Da la impresión de que los latinos se aprovechan de los suyos. Hernández dijo que algo de esto tiene que ver con el viejo adagio de que "el poder corrompe", y el racismo se amplifica cuando proviene de una fuente no controlada.

"Cuando los latinos tienen este poder, y sus actitudes raciales no son controladas, porque se perciben o se perciben a sí mismos como no parte del tema del racismo en Estados Unidos, entonces se les permite que consciente e inconscientemente sus actitudes raciales se conviertan en acciones que dañan y subordinan a otros", dijo. "Porque al final, todo es anti-negro, independientemente de lo que se sepa, del origen étnico". 

La antinegrosidad en la vivienda

La segregación racial también existe en muchas formas diferentes. Una de las que se menciona específicamente y de la que se habla extensamente en el libro es la segregación residencial. Ésta influye en muchos aspectos de la vida e incluso afecta a la asignación de recursos comunitarios y educativos. Como resultado, surgen las desigualdades en todas sus formas. 

"Todo tiene que ver con el lugar donde se vive. No solemos pensar en lo clave que es eso, pero lo es, y así, en el mercado de la vivienda, que ya está segregado racialmente, entonces tienes un segundo nivel de segregación", dijo Hernández. 

En ese segundo nivel, los latinos llevan a cabo la misma discriminación en materia de vivienda que ha existido durante siglos en las zonas urbanas y suburbanas.

"Cuando los latinos dicen 'no, no, aquí no, no quiero a ningún negro aquí', eso significa que hay un nivel más de antinegritud que está impidiendo las formas en que los afrolatinos, los afroamericanos, pueden tener acceso a la movilidad social en nuestro país", dijo Hernández.

Colorismo, aplicación de la ley y supremacía blanca

En la aplicación de la ley, existen estas mismas actitudes raciales hacia los negros y los afro-latinos. Con el contexto histórico que ha visto a los negros y a los afro-latinos ser maltratados por la policía y el sistema de justicia penal, sólo se profundiza cuando los propios latinos también se suman al problema. 

Además, como se menciona en el libro, algunos latinos se han involucrado con grupos de supremacía blanca, como los pocos que se unieron a la manifestación de Charlottesville en 2017. Cuando se le preguntó si se espera que ese número aumente, Hernández dijo que es difícil de decir, pero dio más explicaciones sobre por qué algunos latinos se unen. Para ella, hay una motivación muy psicológica.

"Reciben un gran impulso. El salario de la blancura. Consiguen que se les asocie con la blancura", dijo Hernández. "Puede que no ponga dólares en su bolsillo, pero les da un impulso psicológico". 

Cuando los propios latinos son en parte responsables de la opresión de los suyos, se plantean preguntas sobre el porqué y el cómo. Históricamente y en general, los latinos en su conjunto son un grupo oprimido y marginado. No pueden obtener los derechos básicos, la atención sanitaria, las necesidades de educación, y se les saca el precio de sus barrios en los que, por ejemplo, tienen un negocio y emplean a gente blanca y a otros latinos. 

Hernández afirma que las próximas elecciones serán una gran señal del progreso o retroceso de la comunidad.

"Estamos en un punto de inflexión. Tenemos que tomar algunas decisiones como comunidad. ¿Vamos a aceptar simplemente la forma simbólica de inclusión, es decir, 'eres bienvenido, siempre que no seas negro'? O 'eres bienvenido, siempre y cuando también digas que no quieres estar con los negros', pero sin conseguir ningún otro tipo de acceso a la movilidad social", dijo. "¿O vamos a profundizar realmente, y a hacer exámenes internos de nuestras propias actitudes raciales, para ser más receptivos, y asumir la responsabilidad de cómo podemos ser parte de deshacer el racismo y crear una especie de liberación para todos nosotros juntos?" 

Discriminación familiar

El libro también se sumerge en la historia personal de Hernández en relación con el tema del colorismo y la discriminación dentro de la comunidad latina. Más concretamente, explora cómo las familias pueden tratar y asignar los recursos familiares entre sus hijos cuando uno es más claro que el otro en complexión. 

Esto incluye también el estilo de cabello, en el que el pelo liso se considera "bonito" en contraposición al rizado. Para bien o para mal, este tipo de experiencias a manos de sus propios

padres y la familia, son las que moldean a una persona, sus pensamientos e ideales. 

"Dediqué mucho tiempo en el libro a hablar de la familia y de las memorias de los afrolatinos, del dolor que han experimentado por ser diferenciados dentro de sus propias familias", dijo Hernández. 

"Como latinos siempre nos enorgullecemos de decir que somos un arco iris de colores, que lo tenemos todo y que no tenemos blancos ni negros porque todos juntos somos una familia arco iris feliz. Sin embargo, dentro de estas familias arco iris, escucho una y otra vez, y estas memorias son ciertamente paralelas, que la familia latina siempre sabe cuál es la persona negra", continuó. "Las familias se ocupan de crear un orden jerárquico y de asignar los recursos familiares, según la gama de colores, como el espectro. Esto se convierte entonces en cómo estamos creando lágrimas de opresión dentro de nuestras propias comunidades. Comienza con la familia". 

Ser parte de la solución

El tema que ha existido durante mucho tiempo dentro de la comunidad ha sido negado, ignorado y no reconocido. Sin embargo, hay que decir mucho sobre cómo no se ha cubierto, hablado o estudiado enormemente. 

Al tener un libro enteramente dedicado al tema y tal vez algunas sugerencias y cómo mejorar la realidad, Hernández espera que cree conciencia, pero más importante, mientras que los propios latinos han sido parte de la razón de la opresión de los grupos, eso hace que los latinos sean más capaces de mirarse en el espejo y ser parte de la solución en el futuro. 

"Quiero crear conciencia. Pero luego, con esa conciencia, ser capaz de dar a la gente las herramientas con las que ser capaz de identificar y descartar cuando hay desviaciones de los casos reales de discriminación, y el racismo que se defiende con lo que yo llamo la pseudo defensa al racismo", dijo. "Quiero que la gente sea capaz de tener el conjunto de herramientas de la lectura del libro, para ser capaz de decir, 'oh, espera un minuto. No me hables de como si tu grupo étnico cultural mezclado racialmente crea este manto racial con el que eres racialmente inocente, eres parte del problema. Y eso significa que también puedes ser parte de la solución'".

00:00 / 00:00
Ads destiny link