LIVE STREAMING
They were still my company during my first Winter of living in Philadelphia, unemployed, with my useless Master of Arts Diploma carefully stored away in my Iowa suitcase, with the rent due at the end of the month. Gettyimages
Debía hacer mucho frío. El invierno más frío, más frío que esos tres difíciles inviernos en el helado y ventoso Medio Oeste que acababa de sobrevivir en Iowa.

Mi invierno más frío en Filadelfia | OP-ED

Desempleado, tuve que aprender a sobrevivir del periodismo en mi ciudad adoptiva.

SHARE THIS CONTENT:

 
“—¿Por qué elegiste Filadelfia?”
—No lo hice. Filadelfia me eligió a mí.  
~De una entrevista en la Public TV Station, circa 1998 
Avenue Studio, Germantown, Filadelfia

Cómo terminé en Filadelfia sigue siendo una especie de enigma para mí. 

Una que tengo cuidado de no desentrañar, por respeto a una mística que ha ocupado el centro de mi vida, inventada, no diferente a todas las de ustedes, si uno lo piensa, esas cadenas inesperadas de eventos que, en retrospectiva, al final cobran sentido.

Cuando llegué a Filadelfia, en el año 1991, la ciudad en ese momento era para mí un lugar remoto de la costa este, a dos días de viaje en un bus Greyhound desde Iowa City, donde me gradué con una maestría en la escuela de Periodismo ese mismo año. 

Fue aproximadamente un año antes de que abandonara el programa de Doctorado que pretendía seguir en la Universidad de Iowa, tras terminar, a la edad de 31 años, la Maestría en la profesión que había decidido seguir a los 16 años. 

Recuerdo haberme topado con un libro publicado en España, con la cubierta amarilla y verde, que me inspiró a huir del camino elegido por mis dos hermanos mayores, exitosos ingenieros con trabajos estables en la sociedad. 

“Efectivamente, estuve desempleado al menos dos años después de graduarme oficialmente en la Universidad…” 

Efectivamente, estuve desempleado al menos dos años después de graduarme oficialmente en la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá, Colombia. 

La experiencia no fue muy diferente después de obtener la Maestría en la universidad de Iowa, Iowa City, IA, aquí mismo, en los Estados Unidos de América, diez años más tarde. 

Me salté la ceremonia de graduación en el gran auditorio de la Universidad de Iowa.

Los diplomas firmados, piezas memorables de papel muy caro que recibí —por correo, durante la experiencia de Iowa— rápidamente acabaron en el baúl de cosas inútiles pero difíciles de soltar que uno lleva consigo toda la vida.

Ahora los tengo expuestos en mi oficina de Filadelfia, donde finalmente les he encontrado un buen uso.

Siempre que un aprendiz atento se incorpora a nuestra casa, me dirijo a él para enseñarle la primera lección de la profesión:

"Mira, ninguno de estos dos papeles que se volvieron amarillos (diplomas de pregrado y posgrado cuidadosamente enmarcados) me ha conseguido un trabajo en ninguna fase de mi vida".

“Valora tu experiencia aquí en AL DÍA… Eso es lo que contará… Experiencia práctica”

“Valora tu experiencia aquí en AL DÍA”, les digo. "Eso es lo que contará..."

"Sí, manos a la obra, te duelen las manos después de un largo día de esfuerzo diario, tu mente está atormentada por los errores cometidos..."

“Así es como se aprende realmente: haciéndolo”, les digo siempre con énfasis a los sorprendidos aprendices de AL DÍA.

Una vez terminados los sobreestimados estudios académicos y con la deuda de estudiante colgando del cuello, conviértete rápidamente en un "discepolo della sperientia" (discípulo de la experiencia), como escribió Leonardo da Vinci en el famoso "Autorretrato".

¿Qué valiosa experiencia puede otorgarte una Maestría en Periodismo?

Solo recuerdo dos libros que leí con interés e, incluso a veces, disfrutando, de los aproximadamente 150 asignados para su lectura apresurada y revisión en seminarios, cursos avanzados, clases de todo tipo, necesarios para completar los "créditos" requeridos para obtener la Maestría. 

El primero era de José Ortega y Gasset (“El Hombre Masa”), el segundo, de John Womack (“La Revolución Mexicana”), ninguno de los dos relacionados directamente con el Periodismo.

Siguieron haciéndome compañía durante mi primer invierno en Filadelfia, desempleado, con mi inútil Diploma de Maestría cuidadosamente guardado en la maleta que me traje de Iowa, debiendo el alquiler a fin de mes.

Debía hacer mucho frío. El invierno más frío, más frío que esos tres difíciles inviernos en el helado y ventoso Medio Oeste que acababa de sobrevivir en Iowa.

 

TAGS
  • #ALDIAThoughtLeaders
  • #ALDIAOp-ED
  • #journalism
00:00 / 00:00
Ads destiny link