LIVE STREAMING
Los familiares de las víctimas, en su mayoría dominicanos, se reunieron para recordarlas. dominicanos.nyc
Los familiares de las víctimas, en su mayoría dominicanos, se reunieron para recordarlas. dominicanos.nyc

Dominicanos aún de luto a 17 años de la tragedia del vuelo 587

Dos meses después de los ataques terroristas del World Trade Center, y opacado ​​por la magnitud del 9/11, el segundo accidente aéreo más letal de Estados…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Fighting Sargassum

Abril 13, 2022

Community Colleges

Abril 12, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Han pasado 17 años desde que el avión de American Airlines con destino a Santo Domingo se estrellara en Belle Harbor, Queens, tres minutos después de dejar el aeropuerto Kennedy. Murieron 260 personas a bordo y cinco en tierra. Pero el dolor todavía está fresco en los corazones de los dominicanos en Nueva York y en la isla.

El lunes pasado, como lo han hecho todos los años, los familiares de las víctimas, en su mayoría dominicanos, se reunieron para recordarlas en el lugar del accidente. El alcalde Bill De Blasio fue uno de los oradores.

La caída del Airbus A300 el 12 de noviembre de 2001 no solo asestó un duro golpe a los dominicanos de Nueva York, sino también a sus compatriotas en la isla. Debido a que solo habían pasado dos meses y un día desde los ataques del 11 de septiembre, muchos dominicanos creyeron que el vuelo 587 había sido derribado por sabotaje, lo que hizo que su dolor fuera aún más insoportable. El National Transportation Safety Board luego descartó que el terrorismo fuera la causa.

En aquel momento, viajé a la ciudad dominicana de Baní para cubrir el impacto de la tragedia en la isla para el New York Daily News. Ningún pueblo dominicano sufrió más que Baní. Fue una tarea triste y difícil, y la historia se convirtió en algo personal para mí. Esto es lo que escribí entonces:

“El ambiente en este pueblo de caña de azúcar y café, a una hora en auto al suroeste de Santo Domingo, suele ser despreocupado y festivo en esta época del año cuando la capital de la provincia de Peravia, ubicada entre dos pequeñas cadenas montañosas en el norte y las hermosas playas de Las Salinas al sur, celebra una fiesta de 12 días para su santa patrona.

“Dominicanos de todas partes de la isla y de Nueva York vienen a disfrutar de la festividad tropical y el cálido abrazo de la familia. Pero 43 de los hijos e hijas de Baní estaban a bordo del vuelo 587. La fiesta de Nuestra Señora de Regla fue cancelada.

“‘Esta ciudad nunca será igual’, me dijo Melcides Sánchez, de 68 años, quien perdió a dos de sus hijos, José, de 36 años, y Elvis, de 34. Las víctimas vivían en Washington Heights y trabajaban en la bodega de un tío en Amsterdam Ave. y 134th St. Entrevistado en su casa, Sánchez hablaba en voz baja, en el tono sombrío que se escuchaba por toda esta ciudad de 30,000 habitantes, de estrechas calles de piedra y casas de madera pintadas de brillantes colores. Dijo que sus hijos, padres de cinco niños entre los dos, venían al festival todos los años. Este año, planeaban quedarse todo un mes. Sánchez se dirigía al aeropuerto para recogerlos cuando se detuvo en la casa de un vecino y escuchó la noticia por la radio. ‘Me perdí’, dijo con los ojos húmedos. ‘No sabía lo que estaba haciendo ni dónde estaba’”.

En una época del año en la que el ambiente debería haber sido de celebración, el terrible accidente aéreo cubrió la ciudad con un sombrío manto de dolor.

“Quien crea en el Señor, vivirá para siempre”, cantaban los feligreses dentro de la abarrotada Nuestra Señora de Regla, la iglesia que lleva el nombre de la patrona de la ciudad, durante un servicio al que asistí durante mi visita.

Palabras que, incluso 17 años después, aún dan paz a quienes perdieron a sus seres queridos el 12 de noviembre de 2001.

00:00 / 00:00
Ads destiny link