LIVE STREAMING
Foto tomada el 10 de septiembre de 2017, de habitantes que caminan por una calle inundada tras el paso del huracán Irma, en La Habana (Cuba). EFE
Foto tomada el 10 de septiembre de 2017, de habitantes que caminan por una calle inundada tras el paso del huracán Irma, en La Habana (Cuba). EFE

[OP-ED]: Pese al horror de Irma ¡Cuba va!

Este es el momento para que los cubanoamericanos aborden un avión y viajen a Cuba a ayudar a sus familias y a poner efectivo en los bolsillos de sus…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Omar Montes y su llama

Junio 29, 2022

Latinas en Spy Kids

Junio 29, 2022

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

CCP+Rowan

Junio 28, 2022

Un refugio para el aborto

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

“Parece el fin del mundo”, le dijo a un reportero de TV en español en la ciudad de Remedios un cubano aún aturdido tras el paso de Irma, la monstruosa tormenta que ocasionó daños inenarrables a la isla de Cuba.

Sí, parece el fin del mundo, tal y como innumerables reportajes y fotografías apenas creíbles le han mostrado a un mundo incrédulo. Por lo que, en un momento como este, cuando está clarísimo que compensar las pérdidas –tanto personales como financieras – causadas por el huracán en el Caribe y la Florida va a tomar mucho tiempo y muchos billones, no hay lugar para mezquinos debates políticos o pretextos hipócritas. El momento exige que nos remanguemos las mangas y nos pongamos a trabajar para ayudar de todas las formas posibles.

Cuba fue uno de los países más golpeados por la furia del ciclón, la tormenta más fuerte en atacar la isla in 85 años. Dejó 10 muertes y causó destrucción e inundaciones catastróficas a través de la nación. Y como sabemos, en cualquier cosa que se relacione con Cuba la política lo complica todo hasta el ridículo y les proporciona hipócritas excusas para no ayudar a muchos que afirman que el bienestar del pueblo cubanos les importa, pero en realidad solo utilizan su sufrimiento para lograr ventajas políticas o justificar su falta de solidaridad.

No sorprende a nadie que Washington no haya expresado intenciones ni deseos de ayudar a aliviar el sufrimiento humano en Cuba. Después de todo, el presidente Trump no es conocido precisamente por su compasión o su solidaridad internacional.

Pero hay que preguntarse por qué ni uno solo de los llamados políticos cubanoamericanos –los Marco Rubios, los Díaz-Balarts, las Ileana Roses—ha salido a exigir que el gobierno del que son parte ofrezca apoyo a la gente del país al que, cuando conviene, afirman amar.

Y hay que preguntarse por qué ni una sola de las “celebridades” cubanoamericanas–Gloria Estefan, Pitbesull, Paquito D’Rivera—ha hablado de organizar un Concierto para Cuba o algo por el estilo para llevar algún alivio a los cubanos de la isla que atraviesan por momentos tan difíciles.

Y es mejor no mencionar los debates absurdos e hipócritas entre algunos cubanos del sur de la Florida que solo sirven para perjudicar los esfuerzos de ayuda a Cuba.

 “Están los que dicen que si la ayuda a Cuba es a través de la Iglesia no la doy. Están los que dicen que si la ayuda a Cuba es a través del gobierno no la doy. Están los que dicen que si en la ayuda a Cuba no me ponen en los pomos de agua ‘No Castro no problem’ no la doy. Están los que dicen que si el pueblo sigue siendo carnero y no se revira la ayuda a Cuba no la doy,” escribió en Facebook Elay Rodríguez, un joven cubanoamericano residente en Miami. “Y están los que de cualquier forma y a cualquier hora, como sea y donde sea van a dar su ayuda incondicional a Cuba. Esos son los que ayudan”.

Afortunadamente a pesar de las diferencias, las discusiones y los debates bizantinos, no hay duda de que la mayoría de los cubanoamericanos en los EE.UU. desean ayudar a sus familias en Cuba.

Este es el momento para que los cubanoamericanos aborden un avión y viajen a Cuba a ayudar a sus familias a recuperarse y reconstruir, y a poner efectivo en los bolsillos de sus compatriotas que necesitan mucho apoyo para reparar sus casas y alimentar a sus familias.

El embargo obsoleto y cruel debe levantarse, aunque es claro que hay quienes ansían que tragedias como esta logren lo que más de 50 años de bloqueo no han conseguido: que Cuba se desplome.

Eso, por supuesto, no sucederá nunca. Con el esfuerzo de su pueblo y la solidaridad de los seres humanos decentes alrededor del mundo, Cuba vivirá. Como dice la canción de la Nueva Trova: ¡Cuba va!

Si desea contribuir a ayudar a Cuba, puede hacerlo a través de Oxfam, UNICEF y Caritas. Puede encontrar toda la información necesaria para hacerlo en las páginas web respectivas.

00:00 / 00:00
Ads destiny link