LIVE STREAMING
 cybersecurity attack
Depositphotos®

La amenaza de un devastador ataque de ciberseguridad | OP-ED

Persiste la escasez de puestos de trabajo en ciberseguridad en EE.UU. Con más de 22.500 vacantes solo en Pensilvania, la opción es formar a mujeres negras, latinas y nativas americanas para enfrentar los ciberataques.

SHARE THIS CONTENT:

Los ciberataques siguen teniendo como objetivo a nuestros principales empleadores, oficinas gubernamentales, sistemas sanitarios e infraestructuras de servicios públicos. Solo en el 2021, los daños causados por la ciberdelincuencia costaron a las empresas de Estados Unidos más de 6.900 millones de dólares, según el conocido experto en ciberseguridad Chuck Brooks, presidente de Brooks Consulting International.

La amenaza de un ataque de ciberseguridad devastador sigue presente a escala local y en toda la mancomunidad. Afortunadamente, en un incidente, el tesorero del estado y el fiscal del distrito del condado de Delaware pudieron recuperar una cantidad significativa de los 13 millones de dólares en ayudas estatales sustraídas al distrito escolar de Chester Upland, mediante un complicado y multifacético esquema. Sin embargo, en otro sector, una violación de la seguridad de la red por ransomware permitió el acceso a información personal y médica de más de 75.000 personas que forman parte del mayor grupo de atención primaria de Pensilvania.

Nuestro problema en la lucha contra la ciberdelincuencia es que las organizaciones no pueden protegerse sin una mano de obra formada en ciberseguridad. A pesar de una necesidad crítica de más talento, la escasez de trabajadores persiste a un ritmo alarmante: hay más de 700.000 puestos de trabajo en ciberseguridad en Estados Unidos, incluidos más de 22.500 en solo Pensilvania.

Si resolver este problema fuera tan fácil como ofrecer salarios competitivos, no habría escasez. Hay mucho por hacer para cubrir estas vacantes, pero una solución es apoyar y animar a las poblaciones que de otro modo no pensarían en entrar en el campo de las TI. Un ejemplo son las mujeres negras, latinas y nativas americanas (BLNA), que representan aproximadamente el 16 % de la población total de EE. UU., pero tan solo el 4 % de los estudiantes que obtienen una licenciatura en informática. Al formar y preparar a las mujeres BLNA para que sigan una carrera en ciberseguridad, no solo estamos aliviando la escasez mencionada, sino también introduciendo nuevos talentos cualificados.

En todo el país, solo el 25 % de los graduados en tecnología son mujeres, con una tasa de abandono del 37 % en comparación con el 30 % en otros programas. Si esta tendencia continúa, el número de mujeres de color infrarrepresentadas que reciben títulos en informática no se duplicará hasta el 2052, momento en el que representarán una proporción cada vez menor de todos los graduados. 

Para aumentar el número de mujeres BLNA dedicadas a la ciberseguridad, tenemos que demostrarles que las queremos en este campo y que les proporcionaremos el apoyo que necesiten para llegar hasta aquí. En Pensilvania hay muchas organizaciones que se dedican a la formación inicial gratuita y a las trayectorias profesionales de quienes se plantean una carrera en el ámbito de la ciberseguridad. Por ejemplo, Per Scholas, en Filadelfia, es una de esas organizaciones que ofrece formación y acceso a redes de empleadores a personas a menudo excluidas de las carreras tecnológicas.

La Western Governors University (WGU) ofrece apoyo a las mujeres BLNA que se dedican a la ciberseguridad. Reboot Representation Tech Coalition, un grupo de 21 empresas tecnológicas líderes que se han comprometido a duplicar el número de mujeres BLNA con títulos en informática para el 2025, ha concedido recientemente a la universidad una subvención de casi un millón de dólares para realizar su objetivo.

Aunque el 61 % de los estudiantes de la WGU son mujeres, la matrícula de BLNA en su Facultad de Tecnología de la Información se asemeja mucho a la media nacional. A través de la subvención Building Bridges and Breaking Barriers for Women in Tech, las mujeres BLNA de la WGU tendrán un mayor apoyo de sus compañeros y de los entrenadores, así como ayuda en el proceso de admisión y acceso a la formación para el desarrollo del liderazgo y a las subvenciones de ayuda financiera en su búsqueda de títulos de licenciatura en TI. Para obtener más información, visite http://www.wgu.edu/b4women.

Cada día, los hackers y los ciberdelincuentes lanzan nuevos y sofisticados virus informáticos, programas maliciosos y estafas que amenazan a nuestra sociedad. Pensilvania está incrementando sus esfuerzos para contener los ataques, y este año ha aprobado una ley que permitirá a la Guardia Nacional responder en caso de un ciberataque a un sistema informático vital. Sin embargo, seguimos enfrentándonos a la creciente necesidad de proteger los sistemas y a los usuarios de los efectos devastadores de los ciberdelitos.

Debemos estar preparados para proteger aquellos datos de valor incalculable, así como para crear canales de talento con candidatos nativos de Pensilvania, y la WGU reconoce la urgente necesidad de proporcionar a más mujeres BLNA el acceso a una educación tecnológica relevante para la industria, con el fin de prepararlas para carreras prósperas y demandadas en el sector tecnológico. Hacerlo no solo les ayuda a mantener a sus familias, sino también será un paso positivo para proteger a las empresas y a los residentes de Pensilvania de los ataques de ciberseguridad.

(*) La doctora Rebecca L. Watts es vicepresidenta regional de la Western Governors University (WGU). Dwana Franklin-Davis es la directora general de Reboot Representation.

 

TAGS
  • cybersecurity
00:00 / 00:00
Ads destiny link