LIVE STREAMING
​​El único que podía vencer a Bolsonaro
Depositphotos®

​​El único que podía vencer a Bolsonaro | OP-ED

Con discursos atractivos y el apoyo de fuerzas centristas, Lula hizo en el 2022 lo que no pudo en el 2018.

SHARE THIS CONTENT:

Antes de las elecciones del 2018, pocos dirían que el ahora presidente brasileño Jair Bolsonaro ganaría. Sin embargo, además de las polémicas declaraciones, para muchos representaba la única opción frente al Partido de los Trabajadores (PT). 

Pocos meses antes de que Bolsonaro fuera elegido, Luiz Inácio Lula da Silva, o simplemente Lula, se perfilaba como su principal adversario, pero en el 2017 fue condenado por corrupción, y el 7 de abril del 2018 fue detenido. Ese fue el día en que Bolsonaro ganó las elecciones.

El principal adversario de Bolsonaro en ese momento terminó siendo otro político del PT, Fernando Haddad, que no tenía la misma influencia de Lula. Con la promesa de liberar a Brasil de la corrupción y bajo el lema de “Nación, familia y Dios”, Bolsonaro ganó las elecciones con el apoyo de más de 57 millones de personas.

Cuatro años después, las elecciones del 2022 fueron nombradas por muchos las más importantes de la historia del país. En uno de los giros más locos de la trama política, Lula tuvo todas sus acusaciones y el proceso anulado, alegando juicio sesgado del juez federal Sergio Moro, quien ordenó su detención.

Lula era libre de ser candidato, y el emblemático enfrentamiento entre él y Bolsonaro finalmente ocurriría. 

CONTENIDO RELACIONADO

El 31 de octubre, Lula ganó con el 50,9 % de los votos y con cero sorpresas, ya que era el único que podía haber reunido tal fuerza de seguidores inesperados. Nadie más en el país tiene el poder y la influencia de él.

Aunque mucha gente esperaba una tercera opción en lugar de tener que elegir entre Bolsonaro o Lula, era algo irreal. La verdad es que las opciones estaban ahí, pero ninguno de los otros candidatos era lo suficientemente fuerte como para derrotar las ideas de Bolsonaro.

Lula solo estudió hasta 5.º grado, pero con sus atractivos discursos e ideales motivadores, sabe cómo ganar adeptos. Lula dice a sus electores lo que quieren y necesitan oír. Con promesas de mejoras en la economía y un gobierno para todos, no solo para quienes votaron por él, Lula consiguió lo que nunca había ocurrido en Brasil: que un presidente no fuera reelegido.

En la campaña de este año, Lula se centró en ser un conciliador en lugar de un sindicalista revolucionario, una de las grandes características que lo llevaron a ser presidente entre el 2003 y el 2010. Con su actitud, se ganó el apoyo de muchos partidos y políticos centristas. Además de otros candidatos presidenciales y expresidentes, también contó con el apoyo de líderes mundiales.

Uno de los mejores ejemplos de cómo Lula vio la importancia de sus alianzas en la campaña de este año fue la elección de su vicepresidente, Geraldo Alckmin, un político de centro-derecha que fue derrotado por Lula en las elecciones del 2006.

Aunque es hora de que la izquierda brasileña celebre, surge una preocupación: ¿quién será el sucesor de Lula? El futuro presidente tiene 77 años y ya ha indicado que no tiene intención de presentarse a la reelección. Con su carrera política llegando a su fin en los próximos años, la idea que queda es que no hay un nuevo líder que esté a su altura.

TAGS
  • Brazil Elections
00:00 / 00:00
Ads destiny link