LIVE STREAMING
El largo camino hacia la legislación de las armas
Depositphotos®

El largo camino hacia la legislación de las armas | OP-ED

No debería ser tan difícil, especialmente por los niños afectados, pero lo es.

SHARE THIS CONTENT:

El 2 de junio, la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó la Ley para Proteger a Nuestros Hijos, en gran medida según las líneas de los partidos, con cinco republicanos que se unieron a todos los demócratas, excepto dos, para votarla en el Senado.

Se trata de una ley de armas que restringiría una serie de aspectos relacionados con el uso y el acceso en Estados Unidos. Principalmente, prohibiría la venta de la mayoría de las armas de fuego semiautomáticas a los menores de 21 años. Otras medidas establecen un marco legal para regular las armas fantasma (armas de fuego sin número de serie), somete a los bump stocks a las leyes federales sobre armas de fuego y prohibe la fabricación y venta de cargadores de alta capacidad, entre otras regulaciones. Solo hay un problema: nunca se aprobará en el Senado.

La amplia ley de reforma se aprobó en la Cámara por motivos principalmente simbólicos. ¿Simbólico para qué? Para mostrar que los legisladores tienen el poder de regular contra algunos de los motivos que causaron tragedias como las Uvalde y Sandy Hook, pero eligen no hacerlo.

¿Por qué eligen no hacerlo? Están comprados y reciben dinero por ello.

¿Qué quiero decir con eso? Cuando esos legisladores se presentaron a las elecciones, recibieron dinero para sus campañas de organizaciones como la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que defiende los derechos de las armas en todo el país. En medio de tragedias como las que han azotado a la Nación en el último mes, insisten en defender la posesión de armas y en adoptar una línea dura a la hora de interpretar la Segunda Enmienda de Estados Unidos.

La pendiente resbaladiza de las armas

El enfoque es en gran medida una pendiente resbaladiza ante sus ojos: cualquier legislación que regule cualquier parte de la posesión de un arma de fuego es vista como un primer paso hacia la eventual eliminación de esa arma para siempre.

La respuesta de casi todos los políticos respaldados por la NRA cuando se discute cómo detener tragedias como la ocurrida en Uvalde no es “menos armas”, sino “más”.

La respuesta del gobernador de Florida, Ron DeSantis, respaldado por la NRA, a la pregunta de un periodista sobre una posible legislación sobre armas resume bastante bien el razonamiento: “Con el debido respeto a estos izquierdistas, solo quieren ir por sus derechos de la Segunda Enmienda”. Esa fue su respuesta antes de señalar otros contrapuntos habituales utilizados por los republicanos para atacar los planes demócratas.

Cuando el estado de DeSantis fue objeto de una ira similar por el trágico tiroteo en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas en 2018, Florida aprobó una medida para armar al personal escolar fuera de los maestros que “exclusivamente realizan tareas en el aula”. Luego otro proyecto de ley que elimina esa distinción y permite que los maestros estén armados.

Desde entonces, Ohio también ha aprobado un proyecto de ley que recorta la capacitación para que los maestros estén armados en las escuelas, y Luisiana tiene un proyecto de ley similar en su expediente.

¿Más que simbólico?

A escala federal, mientras que el proyecto de ley de la Cámara de Representantes perecerá, un grupo bipartidista de 20 senadores (10 republicanos y 10 demócratas) ha acordado desde entonces los términos preliminares de lo que podría ser la primera legislación sobre armas en 30 años.

Liderado por el senador demócrata Chris Murphy, los posibles términos del acuerdo podrían dar lugar a un proyecto de ley que concedería importantes fondos a los estados que intentan aplicar leyes de bandera roja y que invierten miles de millones para la salud mental y la seguridad escolar; prohibiría la compra de armas a los condenados por abuso conyugal; crearía la primera ley federal contra la compra de paja; implementaría controles de antecedentes mejorados para los compradores menores de 21 años; y aclararía las directrices federales sobre quién necesita registrarse como distribuidor de armas con licencia.

“¿Hará este proyecto de ley todo lo que necesitamos para acabar con la epidemia de violencia con armas de fuego en nuestra Nación? No, pero es un progreso real y significativo. Además, rompe un atasco de 30 años al demostrar que los demócratas y los republicanos pueden trabajar juntos para salvar vidas”, trinó Murphy después de alcanzar un acuerdo inicial.

El proyecto de ley aún debe ser redactado y aprobado por ambas cámaras del Congreso, un proceso que probablemente también sufrirá cambios, pero el anuncio sigue siendo esperanzador en un momento tan oscuro.

 

TAGS
  • guns
00:00 / 00:00
Ads destiny link