LIVE STREAMING
On this MAC computer, still in the offices of AL DIA in downtown Philadelphia, the first issue of the publication was born in the living room of the founder’s home in North Philly.   AL DÍA News
En esta computadora MAC, aún en las oficinas de AL DIA en el centro de Filadelfia, la primera edición de la publicación nació, en la sala de la casa del fundador en el Norte de la ciudad.  AL DÍA News

Cómo Steve Jobs me ayudó a ser periodista independiente | OP-ED

Fueron ese MAC-SE y el software “Page Maker” los que me hicieron soñar por primera vez con convertirme en editor y director.

SHARE THIS CONTENT:

Una de las clases que disfruté mientras era estudiante de posgrado en la Facultad de Periodismo de la Universidad de Iowa, fue la impartida por el profesor Bill Zima, un veterano periodista húngaro estadounidense que terminó su carrera en las comodidades de la vida académica, convirtiéndose en profesor en Iowa City. .

Obviamente, el profesor Zima disfrutaba enseñando el arte del periodismo a jóvenes como yo, pero se divirtió aún más bromeando con nosotros sobre un hecho obvio del que no teníamos ni idea: que el periodismo también era una ciencia y también un negocio.

Su clase, de gran enfoque práctico, se titulaba “Desktop Publishing”.

La complejidad del periodismo y el complejo proceso de publicarlo se había reducido a una serie de golpes en el teclado de una computadora, o eso al menos parecía.

La imprenta se democratizó nuevamente ya que una sola computadora operada por una sola persona, como en los primeros días de la prensa plana, era suficiente para producir una publicación.

O al menos eso fue lo que el profesor Zima nos hizo creer.

“¡Ahora tienes tu propio negocio!”, decía cada vez que se alejaba de una estación de computadoras después de resolver un problema a un estudiante en el laboratorio de computación, donde inspiró a algunos de nosotros a convertirnos en editores de periódicos desde casa.

Los primeros modelos MacIntosh personales de Steve Jobs, potenciados por el software Page Maker, hicieron que los jóvenes soñaran con convertirse no solo en escritores, sino también, si tenían el coraje ingenuo de intentarlo, en editores.

El mío era un MAC-SE, en ese momento una “máquina potente” con 4MB de memoria RAM, una pantalla de 9 pulgadas y una CPU de 7,8 MHz, todo financiado con un préstamo estudiantil de $2.200.

Traje la pequeña máquina a Filadelfia cuando vine aquí en 1991.

Traje la pequeña máquina a Filadelfia cuando vine aquí en 1991.

Coloqué la cajita en el centro de la sala de estar de mi modesta casa en el norte de Filadelfia, donde fui a vivir con mi familia.

La máquina me hablaba en silencio todos los días y, finalmente, tras múltiples rechazos en mi infructuosa búsqueda de empleo, la MAC me convenció de que lanzar AL DÍA era la única opción que me quedaba.

“¡Ahora tienes tu propio negocio!”, podía escuchar al profesor Bill Zima diciéndome con su seco sentido del humor. 

TAGS
  • #journalism
  • #ALDIAThoughtLeaders
  • #ALDIAOp-ED
00:00 / 00:00
Ads destiny link