LIVE STREAMING
For five years, starting in 1995, UPenn paid Philadelphia $1.93 million in PILOTs. Photo: Kyle Kearns.
Durante cinco años, a partir de 1995, UPenn pagó a Filadelfia 1,93 millones de dólares en concepto de PILOT. Foto: Kyle Kearns.

Penn y Drexel bajo fuego por los pago PILOT

Cientos de manifestantes bloquearon el tráfico el 30 de marzo para pedir a las instituciones de educación superior que proporcionen más fondos a las escuelas…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

¿Ayudar a Cuba?

Agosto 11, 2022

Recorte al Estado

Agosto 11, 2022

¿Colombia sin fracking?

Agosto 10, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El pasado mes de noviembre, la Universidad de Pensilvania se comprometió a donar 100 millones de dólares al distrito escolar de Filadelfia durante los próximos 10 años.

En aquel momento, la Dra. Amy Gutmann, presidenta de la UPenn, citó el deterioro y la peligrosidad de las infraestructuras del distrito escolar como una de las principales motivaciones para la donación de 10 años.

Sin embargo, la inversión se produce en lugar de que la escuela de la Ivy League pague PILOTs para apoyar al distrito.

Como organizaciones sin ánimo de lucro, Penn y su vecina, Drexel, no pagan impuestos sobre la propiedad en las enormes franjas de bienes inmuebles del oeste de Filadelfia que poseen.

Los PILOT, o pagos en lugar de impuestos, son pagos voluntarios que suelen hacer las organizaciones sin ánimo de lucro más grandes a los municipios de su entorno. Los importes de los pagos se calculan como un porcentaje de los impuestos sobre la propiedad que la organización sin ánimo de lucro pagaría si no estuviera exenta.

Penn y Drexel tampoco pagan ningún PILOT, y es algo que los organizadores de la comunidad llevan años pidiendo a las instituciones que hagan.

El debate se intensificó el martes 30 de marzo, cuando cientos de estudiantes, miembros de la comunidad y líderes salieron a las calles de University City para exigir los PILOT, ya que las escuelas públicas de Filadelfia cercanas siguen luchando por proporcionar entornos no peligrosos para que los niños aprendan en medio del lento retorno de la pandemia del COVID-19.

La marcha comenzó en el bloque 3800 de Walnut Street, serpenteó a través de los campus de Penn y Drexel, y terminó en la intersección de Market Street y JFK Boulevard.

Fue organizada por Philadelphia Jobs With Justice, y contó con la colaboración de otras 10 organizaciones asociadas a Penn y Drexel y de toda la ciudad.

El porcentaje de impuestos sobre la propiedad que los manifestantes exigían a las escuelas era del 40%, lo que, según ellos, contribuiría en gran medida a reparar y reconstruir gran parte de las deterioradas infraestructuras del distrito.

La situación es así desde hace tiempo, y los manifestantes expresaron su indignación por el hecho de que haya tenido que producirse una pandemia para que los funcionarios y las instituciones más grandes tomen medidas.

"Es frustrante ver que necesidades como enfermeras a tiempo completo, ventanas funcionales, aire acondicionado, espacios al aire libre y clases más pequeñas sólo reciben la atención que merecen debido a una pandemia mundial", dijo Lin Lin, estudiante de tercer año de la Escuela Secundaria Central y organizador juvenil de Asian Americans United. "Estoy enfadada, pero mantengo la esperanza de que, con los recientes levantamientos nacionales por la justicia social, esta es nuestra oportunidad de conseguir los recursos que siempre hemos exigido".

También asistió el representante del estado de Pensilvania Rick Krajewski, que representa a University City en Harrisburg. 

Elogió a Penn por su contribución de 100 millones de dólares en los próximos 10 años, calificándola de "un paso en la dirección correcta", pero señaló la dotación global de la institución, cercana a los 15.000 millones de dólares, como prueba de que se puede hacer más.

"Podemos servir de modelo para crear verdaderos acuerdos de beneficio comunitario entre una universidad y el vecindario al que pretende servir. Podemos derribar las torres de marfil y esforzarnos para que el acceso a la educación sea lo más equitativo posible", dijo Krajewski.

En su día, Penn pagó PILOT en el marco de un acuerdo de cinco años con la ciudad que comenzó en 1995. En ese tiempo, Penn pagó 1,93 millones de dólares anuales a la ciudad para apoyar a su comunidad circundante. 

Una vez transcurridos los cinco años, el acuerdo no se renovó.

Las otras formas en que instituciones como Penn y Drexel se libran de pagar dinero a la ciudad es a través de los SILOT, o Servicios en Lugar de Impuestos. Ambas proporcionan servicios gratuitos a las comunidades circundantes que financian con su propio dinero.

En el caso de Penn, esto incluye el cuerpo de policía privado de la universidad, mejoras en la infraestructura y clínicas gratuitas en las escuelas primarias de la zona. 

Drexel calcula que invierte anualmente entre 25 y 50 millones de dólares en programas en colaboración con la ciudad. Dos ejemplos que ofrece son la nueva construcción de la escuela Samuel Powel en Powelton Village y el dragado del río Schuylkill.

Independientemente de sus contribuciones en otros lugares, los residentes de la zona consideran que los pagos directos a la ciudad mediante PILOTs serían el mejor camino a seguir.

Este artículo forma parte de Broke in Philly, un proyecto de colaboración informativa entre más de 20 organizaciones de noticias centrado en la movilidad económica en Filadelfia. Lea todos nuestros reportajes en brokeinphilly.org.

00:00 / 00:00
Ads destiny link