LIVE STREAMING
WASHINGTON, DC - 16 DE ENERO: Rep. Adam Schiff, Jerrold Nadler, Rep. Zoe Lofgren, Rep. Hakeem Jeffries, Rep. Val Demings, Rep. Donald K. Kerk, Rep. Kathryn, Rep. Kathryn (D-CA), Rep. Kathryn (D-CA), Jason Crow (D-CO) y Rep. Sylvia Garcia (D-TX) caminan por la Rotonda del Capitolio de los Estados Unidos en su camino al Senado de los Estados Unidos el 16 de enero de 2020 en Washington, DC.  (Foto de Chip Somodevilla/Getty Images)
WASHINGTON, DC - 16 DE ENERO: Rep. Adam Schiff, Jerrold Nadler, Rep. Zoe Lofgren, Rep. Hakeem Jeffries, Rep. Val Demings, Rep. Donald K. Kerk, Rep. Kathryn, Rep. Kathryn (D-CA), Rep. Kathryn (D-CA), Jason Crow (D-CO) y Rep. Sylvia Garcia (D-TX) caminan…

Un día clave en la historia: el impeachment de Donald Trump pasa al Senado

Entre estrictos protocolos y plagado de simbolismos, el proceso de destitución del presidente estadounidense llega a una etapa decisiva.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Hipopótamos en peligro

Agosto 05, 2022

No hay confianza

Julio 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Hace un par de días, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, decía sin titubeos: “la destitución del presidente es para toda la vida”, haciendo referencia al proceso de aprobación de artículos de impeachment en el Congreso.

Y es que a pesar de las maniobras políticas del Partido Republicano por restar importancia y calificar el proceso de la Cámara, la historia recordará siempre a Trump por haber sido el tercer presidente destituido en la historia de Los Estados Unidos.

Lo que muchos se cuestionaban era el procedimiento a seguir después de que una importante mayoría demócrata en la Cámara aprobara los artículos de abuso de poder y obstrucción del Congreso. Pelosi debía –o no– aprobar su paso al Senado de mayoría Republicana, liderado por el Senador Mitch McConnell.

McConnell aseguró ante los medios que estaría “trabajando mano a mano con la Casa Blanca” para prepararse para el juicio que se debe llevar a cabo una vez le sean entregados los artículos.

Esto implicaría que el líder de la mayoría republicana admitía su parcialidad en el asunto, haciendo del proceso de destitución una lucha partidista.

Ello forzó a Pelosi a retrasar el envío de los artículos al Senado, en espera de la determinación de circunstancias “justas” para el proceso.

Finalmente, el pasado miércoles, la Cámara aprobó enviar los documentos, siguiendo a pie juntillas el protocolo de firma y procesión de los artículos, en lo que CNN ha calificado de “pomposidad”.

Tras la firma de la decisión, Pelosi nombró a los legisladores que, una vez en el Senado, deberán “persuadir a 67 senadores para que condenen a Trump y lo destituyan de su cargo bajo los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso”, según explicó el Washington Post.

Los llamados “managers” elegidos por el liderazgo demócrata son: Adam B. Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara y manager principal; Jerrold Nadlre, presidente del Comité Judiciario de la Cámara, Zoe Lofgren, presidenta del Comité de Administración de la Cámara, Hakeem Jeffries, presidente del Caucus Demócrata de la Cámara, Val Demings, miembro de los comités de inteligencia y judiciario, Jason Crow, miembro del Comité de las Fuerzas Armadas, y Sylvia García, miembro del Comité Judiciario.

Este día jueves se espera que el Juez de la Corte Suprema, John Roberts, juramente a los Senadores, sentando las bases del juicio que deberá comenzar tan pronto como el próximo martes.

Ante el inicio del proceso, la Casa Blanca emitió un comunicado el día miércoles diciendo que “el Presidente Trump no ha hecho nada malo” y que “espera ser completamente exonerado”.

Según reportó The Guardian, el segundo miembro del Senado, el senador de Iowa Chuck Grassley, juramentará a Roberts el jueves, bajo el siguiente juramento:

"Juro solemnemente que en todo lo relativo al juicio de la destitución de Donald Trump, ahora pendiente, haré justicia imparcial de acuerdo con la constitución y las leyes: que Dios me ayude."

Por su parte, Pelosi dijo a sus colegas desde el piso de la Cámara que rechazaba tajantemente las críticas de los republicanos con respecto al tiempo que tardó en enviarse los artículos.

“No me hablen de coordinación de tiempo”, dijo tajantemente la presidenta, quien reiteró que el presidente “no nos dio otra opción”.

Pero el asunto no queda allí.

Durante las últimas semanas, nueva evidencia hecha pública por jueces involucrados en procedimientos contra ex colegas del abogado personal del presidente, Rudy Giuliani, han sacado a la luz suficiente material como para hablar de una segunda parte de este impeachment.

Ahora no sólo hablamos del posible testimonio del ex asesor de la Casa Blanca Don McGahn, pieza clave en la presunta obstrucción de justicia por parte de Trump durante la investigación Mueller, sino del alcance de las escaramuzas de Giuliani en Ucrania.

Lev Parnas, uno de los asociados del abogado, ha decidido colaborar con los investigadores después de ser acusado de introducir de manera ilegal dinero extranjero a favor de campañas políticas republicanas.

Parte de la documentación que ha ofrecido Parnas incluye una conversación por mensaje de texto que sugiere que la ex embajadora estadounidense en Ucrania, Marie Yovanovitch, era víctima de “algún tipo de vigilancia” mientras Giuliani trabajaba en obligar a Ucrania a forjar una investigación contra el ex vicepresidente Joe Biden, asunto que detonó todo el proceso político contra Trump.

En resumen, y mientras el protocolo de destitución es llevado a cabo en el Senado, la información parece no poder contenerse y el presidente se ve cada vez más ahogado en evidencia. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link