LIVE STREAMING
New York Attorney General Letitia James. Photo: Joshua Rashaad McFadden/Getty Images
La fiscal general de Nueva York, Letitia James. Foto: Joshua Rashaad McFadden/Getty Images

Sin justicia para Daniel Prude: los causantes de su asesinato no serán acusados

El hombre negro de 41 años murió tras ser retenido por la policía de Rochester en marzo de 2020.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, ha anunciado que no se acusará a ningún agente por la muerte de Daniel Prude, un hombre negro de 41 años que murió tras ser retenido por la policía de Rochester el pasado marzo. 

James dijo que su oficina presentó el "caso más fuerte posible" al gran jurado, pero el panel decidió no acusar a ningún oficial. 

"Aunque sé que la familia Prude, la comunidad de Rochester y las comunidades de todo el país estarán legítimamente devastadas y decepcionadas, tenemos que respetar esta decisión", explicó James.

Según sus familiares, Prude estaba de visita en Rochester desde Chicago y se encontraba en medio de una emergencia de salud mental cuando llamaron a la policía para pedir ayuda. La policía informó inicialmente de la muerte de Prude como una sobredosis de drogas y pasó casi desapercibida. 

Sin embargo, seis meses después, se publicaron unas inquietantes imágenes de las cámaras corporales, en gran parte debido a la presión ejercida por la familia de Prude. Las imágenes demostraron no sólo que su muerte no fue resultado de una sobredosis, sino que Prude fue tratado con brutalidad policial a pesar de su condición mental claramente inestable. 

El vídeo muestra a Prude desnudo en una calle nevada, con una "capucha de escupir" sobre la cabeza. Se ve a un agente presionando la cabeza de Prude contra el suelo con sus manos, mientras Prude estaba boca abajo y esposado. 

Se oye a un agente decir que Prude vomitó y que finalmente quedó inconsciente. 

Prude murió una semana más tarde y un médico forense declaró que su muerte fue un homicidio causado por "complicaciones de asfixia en el marco de la contención física". 

Siete agentes fueron suspendidos por la muerte de Prude, pero sus abogados argumentan que esa noche simplemente estaban siguiendo su entrenamiento, utilizando una técnica de contención conocida como "segmentación". También afirman que el consumo de PCP por parte de Prude, que provocó un comportamiento irracional, fue la verdadera razón de su muerte.

Prude estaba bajo los efectos de la PCP, lo que le llevó a experimentar síntomas de síndrome de delirio excitado. Ese mismo día fue evaluado en un hospital por su extraño comportamiento, aunque no fue ingresado. 

Cuando Prude salió corriendo de la casa, su familia llamó al 911, con la esperanza de que la policía pudiera desescalar la situación y llevarlo a casa sano y salvo. Pero, como muestra el vídeo, Prude no encontró ningún tipo de seguridad o ayuda. 

Elliot Shields, abogado de la familia de Prude, considera que los sistemas sanitario y policial le fallaron repetidamente. 

"Le fallaron el 22 de marzo, cuando le dieron el alta del hospital. Le volvió a fallar la noche del 23 de marzo, cuando la policía utilizó la fuerza letal contra él. Y le ha vuelto a fallar hoy", dijo Shields el día de la decisión del gran jurado. 

James pidió que el Estado revisara las técnicas que los agentes utilizaron contra Prude, como la "segmentación" y el uso de la "capucha de escupir". James dijo que, aunque no hay pruebas que sugieran que la capucha de escupir contribuyó a la muerte de Prude, claramente "aumentó su estrés y agitación".

James trabajó con un experto en prácticas policiales que llegó a la conclusión de que el uso de la "segmentación" era razonable, pero que éste se le fue peligrosamente de las manos. 

El experto dijo que mantener a Prude boca abajo durante tres minutos, incluido un minuto después de que vomitara, era "innecesario, irrazonable y contrario a la práctica policial aceptada." 

James también pidió que las fuerzas del orden recibieran formación en estrategias de desescalada, así como formación sobre cómo reconocer los síntomas del síndrome de delirio excitado. 

Lovely Warren, el alcalde de Rochester, despidió al jefe de policía La'Ron Singletary por su gestión del caso Prude. Warren calificó la decisión del gran jurado como "difícil de entender para muchos de nosotros". 

"No hay palabras que puedan consolar a una familia que ha perdido a su ser querido de esta manera tan trágica", dijo. "Nuestras acciones de cara al futuro garantizarán que la muerte de Daniel Prude no fue en vano".

00:00 / 00:00
Ads destiny link