LIVE STREAMING
Este año, la agenda del presidente Joe Biden podría recibir un conocido golpe político por parte de los republicanos. Foto: Getty Images.
Este año, la agenda del presidente Joe Biden podría recibir un conocido golpe político por parte de los republicanos. Foto: Getty Images.

Unas ‘Midterms’ para los tiempos que corren

El primer año de Joe Biden como presidente de estados unidos ya figura en los libros de historia. Lo que ocurra electoralmente en el 2022, al margen de su…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Shut Down Berks Refleja

Diciembre 05, 2022

Movilizar a GA latinos

Diciembre 05, 2022

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Si echamos un vistazo a la historia política reciente de Estados Unidos, el año 2022 no presagia nada bueno en la agenda del presidente Joe Biden.

La historia, enemiga de Biden

La última vez que los demócratas se encontraron en la posición en la que están hoy fue en 2009, el primer año del primer mandato del presidente Barack Obama en la Casa Blanca.

¿Qué ocurrió en las elecciones del Midterm de 2010?

Los republicanos se hicieron con 64 escaños en la Cámara de Representantes y pusieron fin a la agenda política de Obama, a pesar de haber ganado más escaños en el Senado. Así se mantuvo durante el resto del mandato de Obama, que duró hasta 2016.

Ahora, de cara a 2022, el entonces vicepresidente bajo el mandato Obama, Joe Biden, se enfrenta a una situación inquietantemente similar para los demócratas.

Biden llegó a la Casa Blanca, en gran medida, gracias al desprecio por su predecesor, Donald Trump -quien también vio cómo su Cámara se volteaba en las elecciones del Midterm de 2018- y por una ola de promesas de reforma y alivio que aún no se han materializado en su totalidad.

Los principales logros de Biden hasta el momento han sido dos grandes proyectos de ley: una anticipada Ley de Plan de Rescate Americano, que permitió al país volver a respirar en medio de la agonía de la pandemia en curso, y un plan de infraestructuras de aproximadamente 2 billones de dólares.

La inversión de este último en transporte público, carreteras, conectividad a Internet e infraestructuras hídricas podría ser transformadora, pero aún queda por aprobar un proyecto de ley que se suponía iba a ser el que cambiara la vida de los estadounidenses: la Build Back Better Act. Pero aún no ha sido aprobada en su totalidad por un Senado y una Cámara de Representantes muy reñidos. En el proceso, el proyecto de ley, que una vez se pensó que estaba repleto de más de 3,5 billones de dólares en gastos sociales y de energía limpia, es ahora de alrededor de 1,75 billones de dólares, a medida que avanzan las negociaciones con los miembros más conservadores del partido en materia fiscal.

A pesar de los grandes esfuerzos de los grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes, no incluirá -como se pensaba- ninguna disposición para consolidar una vía de acceso a la ciudadanía. Sin embargo, el proyecto de ley incluye una ampliación de la desgravación fiscal por hijo, junto con una mayor financiación de la educación preescolar y la atención infantil, permisos remunerados y grandes inversiones en energía limpia. También aplicará impuestos mucho más altos a las personas y empresas más ricas.

Un problema llamado espera

El único problema es que el proyecto de ley no ha sido aprobado y las promesas, junto a las negociaciones en curso, han agotado la paciencia de la gente.

Primero fue noviembre, luego diciembre y ahora parece ser enero cuando el proyecto de ley obtendrá supuestamente la aprobación necesaria del Congreso para enviarlo al despacho de Biden.

Si se aprueba este mes, ofrecerá a los candidatos demócratas a las elecciones al Midterm algo distinto a las infraestructuras, pero podría ser demasiado tarde. Si las elecciones celebradas en 2021 mostraron algo a los ciudadanos, fue que los republicanos se han reagrupado lo suficiente como para ganar con holgura la gobernación de Virginia y casi eliminar al gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy. También ganaron la mayoría de las elecciones especiales celebradas para los escaños de la Cámar a de Representantes en todo el país, reduciendo significativamente el margen.

Los demócratas respondieron un día después de las elecciones aprobando el enorme acuerdo de infraestructuras. Pero, incluso, si se aprueba el programa Build Back Better puede que no sea suficiente para evitar el cambio. Antes de las elecciones al Midterm de 2010, el gobierno de Obama aprobó la histórica Ley de Asistencia Asequible sólo para que su control del Congreso fuera aplastado de todos modos.

La falta de acción en materia de inmigración y la postergación en el tema de la deuda de los préstamos estudiantiles pueden resultar más perjudiciales de lo que muchos quieren creer.

00:00 / 00:00
Ads destiny link