LIVE STREAMING
Miembros de la Patrulla Fronteriza
Miembros de la Patrulla Fronteriza

La paradoja de la Patrulla Fronteriza

Según datos del 2016, un poco más del 50% de la patrulla fronteriza está integrada por agentes de origen latino, responsables de detener y ayudar a deportar a…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Desde 1924, la misión de la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) ha sido la de “restringir el flujo ilegal de inmigración”. Pero en 1952, su rol se expandió a la posibilidad de arrestar y colaborar en el procesamiento legal de inmigrantes que crucen la frontera sin la documentación debida.

Por aquel entonces, los oficiales de origen latino “eran una pequeña minoría”, recuerda el Los Angeles Times: en 1989 representaban el 36% de la agencia, pero hoy en día suman más del 50%.

Con las nuevas medidas migratorias del presidente Trump – quien ha solicitado la contratación de 5.000 agentes adicionales para el cuerpo fronterizo – el número de latinos dispuestos a sumarse a la fuerza ha aumentado.

“Considerando que muchos de los inmigrantes que cruzan la frontera ilegalmente provienen de México y Latinoamérica – y que muchos pueblos fronterizos son de mayoría latina – reclutar personas que probablemente hablen español siempre ha tenido sentido”, explica el reportaje.

“La herencia no debe confundirse con el patriotismo”

En un mundo tan globalizado como el actual – y en constante contradicción entre la apertura hacia la multiculturalidad y el hermetismo nacionalista – estos patrulleros latinos son una muestra de la gran paradoja que resulta ser la inmigración.

Los Angeles Times recopila las historias de varios jóvenes inmigrantes de segunda generación que sueñan con formar parte de la Patrulla Fronteriza, y que hoy en día están siendo entrenados en el sector El Centro, en California.  Prácticamente, todos se encuentran a menudo ante el dilema de tener que “aprehender a uno de los suyos”.

Para Salvador Zamora, jefe interino de la patrulla en el sector El Centro, el asunto es simple: “es la ley.” “O está bien o está mal. No es algo contra alguna raza o grupo étnico en particular”.

Muchos de ellos son también hijos o familiares de ex agentes, y su vocación profesional es también algo hereditario. Incluso hay algún agente cuya madre, agente retirada ya, cruzó alguna vez la frontera de manera ilegal y, tras poner su estatus en orden, se sumó a la fuerza gracias a la recomendación de una vecina.

Para Vicente Paco, un agente de la Patrulla Fronteriza entrevistado por el diario The Guardian, su ascendencia no es un problema. “Tenemos una misión. Nunca pondría en riesgo mi trabajo. La ascendencia no debe confundirse con el patriotismo”, aseguró.

Una agencia “humana”

A pesar de que las últimas cifras han demostrado que menos personas han intentado cruzar la frontera en los últimos meses, los riesgos siguen siendo los mismos.

Tráfico, asesinatos, deshidratación o eventual deportación, son algunos de los grandes riesgos que corren las personas que se aventuran a abandonar sus países e intentar cruzar la frontera.

Para Paco, los migrantes son introducidos en un laberinto “financiado por imperios criminales que inundan Estados Unidos con drogas y, a menudo, terminan siendo traicionados”. “Las personas son violadas, asesinadas, robadas, abandonadas o se quedan sin agua”.

Según su perspectiva como agente, “la Patrulla Fronteriza, en contraste, es una agencia humana”: “a menudo somos los primeros en responder. No debería ser una sentencia de muerte cruzar la frontera”, aseguró.

Para muchos de estos migrantes, sin embargo, los riesgos de quedarse en casa son mucho mayores y la promesa de tantos otros que lo lograron antes, basta y sobra.

De algo hay que vivir

Estos nuevos patrulleros tienen una oportunidad en el otro lado de la frontera, y no piensan desaprovecharla.

“Existe otro aspecto que hay que entender de la Patrulla Fronteriza”, observa el diario The Guardian. “El trabajo ofrece muy buena paga – algunos agentes comienzan con $49.000 – además de excelente cobertura médica, jubilación y beneficios de pensión”. Paco explica además que “en áreas fronterizas, no siempre hay opciones de buen empleo. Esta es una gran carrera.”

00:00 / 00:00
Ads destiny link