LIVE STREAMING
On the day Julián announced his candidacy for President of the United States, he talked about health care and education, economic prosperity and immigration. And he also talked about the frightening rate at which unarmed black and brown folks have been killed by law enforcement officers all over America.  Gettyimages
El día en que Julián anunció su candidatura a la presidencia de Estados Unidos, habló de sanidad y educación, de prosperidad económica y de inmigración. Y también habló de la aterradora tasa de muertes de personas negras y morenas desarmadas a manos de…

Crónica de Una Reforma Anunciada

“Habrá que cambiar todo el ecosistema policial”.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Durante las primarias presidenciales demócratas, Julián Castro fue el único candidato latino importante que se presentó para convertirse en el próximo presidente de los Estados Unidos. También fue el único candidato presidencial con un plan de reforma policial de cara a las elecciones de 2020. 

Más de un año antes de que George Floyd fuera asesinado a manos de la antigua policía de Minneapolis, el plan de Castro se centraba en acabar con la brutalidad policial, y lo puso en el centro de su campaña. Su plan "People First Policing" exigía una respuesta federal al dilema policial con objetivos para acabar con la policía excesivamente agresiva y para combatir la discriminación racial por parte de la policía.

El plan hace a la policía responsable.

Sin embargo, el partido demócrata en su conjunto tardó en adoptar los llamamientos de Castro a la reforma. Sus iniciativas, basadas en la creencia de que el sistema estaba roto, no fueron totalmente aceptadas por el partido, y al final, Castro detuvo su campaña presidencial a principios de enero de 2020. 

Después de que Breonna Taylor fuera asesinada en su propia casa por la policía, Castro dijo: “esto no es justicia ni responsabilidad. Esto es un sistema roto”.  Gettyimages
Una política que ponga a las personas primero

Apenas seis meses después, Castro anunció el lanzamiento de People First Future PAC, para impulsar a los candidatos cuyas campañas se basan en la responsabilidad policial. Poco después, comenzó a respaldar a los candidatos de “People First Policing” comprometidos con el fin de la violencia policial. 

Su continua defensa de la reforma policial llamó la atención del entonces candidato presidencial demócrata, Joe Biden. A pesar de que Castro había sido prácticamente rechazado por el partido meses antes por su postura externa sobre una reforma policial drástica, Biden le pidió en junio que le ayudará en su campaña a abordar el tema.

Aunque el reconocimiento llegó tarde, el anuncio se produjo justo cuando la nación se tambaleaba de indignación por el vídeo de Derek Chauvin y George Floyd. En ese momento, Castro era una opción adecuada para que la campaña de Biden se pusiera en contacto con él, ya que era el único candidato presidencial con un plan de reforma policial independiente, y recientemente había respaldado a Biden. 

“Julián - le prometí a la familia de George que no se convertiría en otro hashtag. Vamos a abordar esto de frente - y vamos a necesitar tu ayuda para hacerlo. Agradezco tu apoyo”, dijo Biden en un retweet del tuit de apoyo de Castro a Biden.

El lento camino hacia la reforma

Y entonces llegó la Ley de Justicia Policial George Floyd, presentada el 8 de junio en el Congreso y aprobada posteriormente por la Cámara. Se trata de un proyecto de ley concebido para introducir un cambio radical en los departamentos de policía de todo el país, abordando el racismo sistémico y la brutalidad policial que han provocado los asesinatos de demasiados individuos negros y marrones en Estados Unidos. 

Castro dijo que el proyecto de ley adopta en gran medida sus políticas de reforma policial de larga data, pero no se lleva todo el crédito. 

Antes de que se presentará el proyecto de ley, el ex candidato tuiteó que las ideas presentadas en su plan de actuación policial, como el fin de la inmunidad cualificada y la creación de una base de datos sobre la mala conducta de los agentes, así como la creación de una norma nacional sobre el uso de la fuerza, “eran el producto de años de trabajo de los organizadores afroamericanos”. 

La Ley de Justicia Policial George Floyd fue aprobada por segunda vez en la Cámara de Representantes en marzo, pero se enfrenta a un futuro incierto en el Senado, ya que los conservadores están buscando un compromiso sobre la parte de la ley relativa a la inmunidad cualificada, una parte importante. 

Debido a la inmunidad cualificada, un escudo legal que dificulta demandar a los agentes de la ley por infracciones cometidas en el trabajo, muchas demandas civiles contra agentes acaban fracasando en los tribunales.

Pero a medida que avanzan las deliberaciones, siguen saliendo a la luz casos de mala conducta y extralimitación policial. 

Julián Castro propuso establecer normas nacionales para la conducta de los agentes de policía y los departamentos locales que reciben fondos federales.  Gettyimages
Derek Chauvin no es el único

La noche de la condena de Derek Chauvin, Ma’Khia Bryant, una joven de 16 años, recibió un disparo mortal de un agente de policía en Columbus (Ohio). Al parecer, esa tarde llamó a los agentes después de que un grupo de “chicos mayores” la amenazara con agredirla. 

Los detalles siguen siendo imprecisos, y es posible que Bryant llevara un cuchillo en la mano, pero lo que ocurrió hizo que Bryant recibiera al menos cuatro disparos de un agente que no buscó vías alternativas para mitigar una situación en la que había adolescentes implicados. 

El suceso cortó el alivio de la condena de Chauvin, ya que el hecho aleccionador seguía siendo que un veredicto de culpabilidad para un policía no es justicia, porque seguirá ocurriendo a menos que se reforme el sistema. 

Y en cada caso, desde George Floyd, Breonna Taylor, hasta Ma’Khia Bryant y Adam Toledo, la raza siempre ha desempeñado un papel.

“El margen de tolerancia que tienen con una persona negra o marrón que hace preguntas, por ejemplo, sobre por qué la paran, o ya sabes, que se opone a que la detengan o la pongan en el suelo, son mucho más rápidos para actuar y actuar con más fuerza contra un individuo negro o marrón”, dijo recientemente Julián Castro a AL DÍA.

“Eso es inaceptable”, continuó. “Y por eso lo que propuse es una serie de cambios en la política que ayudarían a garantizar que no sólo las comunidades negras y marrones estén más seguras, sino que todo el mundo esté más seguro”.

“Eso es inaceptable”, continuó. “Y por eso lo que propuse es una serie de cambios en la política que ayudarían a garantizar que no sólo las comunidades negras y marrones estén más seguras, sino que todo el mundo esté más seguro”.

Un año después, la policía tiene a la nación en vilo

En 2021, Castro está de nuevo en primera línea, defendiendo la reforma policial e instando a los municipios de todo el país a adoptar sus propias versiones de responsabilidad policial. 

Aunque dice que esta vía no es la ideal, ya que un proyecto de ley más amplio y de ámbito nacional sería la mejor manera de reformar el sistema de una vez. Pero tal y como están las cosas, el futuro para que proyectos de ley como el George Floyd Justice in Policing Act se aprueben en el Senado es lejano, a menos que los republicanos lleguen a un compromiso.

“Durante demasiado tiempo hemos tenido un mosaico de prácticas y políticas en lo que respecta al funcionamiento de la policía. Y, en parte, debido a ello, el fanatismo y los prejuicios que existen en nuestra sociedad se han manifestado en la rapidez con que los agentes de policía ejercen la fuerza cuando se trata de comunidades negras y marrones”, continuó Castro. 

Mientras continúan las conversaciones en el Congreso, no cabe duda de que el término “reforma policial” es profundamente polarizante, porque al igual que otros temas urgentes como el uso de máscaras y la creencia en el cambio climático, se ha politizado hasta el punto de que la postura de cada uno determina la lealtad al partido. Hasta el punto de que cuando un moderado o un conservador escucha “desfinanciar a la policía”, sus ojos se desvían inmediatamente sin considerar lo que realmente significa.

“La policía de Chicago disparó a Adam Toledo con las manos en alto de forma instantánea tras ordenárselo, y luego mintió sobre ello”, escribió Castro en Twitter. “Ejecutaron a Adam, un chico que aún no estaba en la escuela secundaria. Acusen a este oficial, luego aprueben una norma nacional de uso de la fuerza inmediatamente”. Gettyimages
Una visión concreta de la reforma

Castro explicó que estos términos tienen, de hecho, una visión.

“Hay que poner en marcha una serie de medidas... que afectan a la composición de las fuerzas policiales. Cómo operan, y luego cómo se les responsabiliza de los errores que cometen, o de las extralimitaciones”, dijo. 

Comienza con la divulgación y la contratación. Contratando a un grupo diverso de cadetes oficiales de diferentes orígenes. Oficiales que -a diferencia del oficial de policía de Virginia Joe Gutiérrez, que aparece en el vídeo de la cámara corporal acosando, amenazando y rociando con gas pimienta a Caron Nazario, un subteniente del ejército negro y latino- se reconozcan en las personas que están protegiendo. 

“Hay estudios que demuestran que es menos probable que un oficial de color use la fuerza innecesariamente contra un civil de color”, continuó Castro, para después yuxtaponer estos hallazgos con el tema del entrenamiento, que tal como está, necesita una reforma para que estos reconocimientos ocurran. 

“No creo que una mejor formación sea suficiente, pero ¿puede ser útil en ciertos casos? Sin duda, pero quizá lo más importante sea la responsabilidad que se deriva de los excesos de los agentes”, continuó Castro. 

En el fondo, este es el problema, según Castro: Que se permite a los agentes actuar impunemente según sus prejuicios y esconderse tras el escudo de la inmunidad cualificada. 

Las consecuencias son demasiado grandes

“Para proteger a las comunidades negras y marrones de un sistema que infravalora habitualmente su vida, se necesita una responsabilidad mucho mayor”, dijo, y añadió que esto significa medidas disciplinarias más fuertes.

“Significa la retención de fondos federales para los departamentos de policía que tienen un mal historial cuando se trata de disciplinar a los oficiales, significa la capacidad de rescindir el empleo de los oficiales de policía que muestran un patrón de este tipo de comportamiento”, continuó Castro.

Según Casto y los defensores de la causa como él, esta norma nacional sobre el uso de la fuerza declararía que todos los agentes no deben usar la fuerza a menos que hayan agotado todos los demás medios razonables en esas circunstancias. 

Aplicaría esa norma a las fuerzas del orden locales e incluiría la retención de fondos federales si las jurisdicciones locales deciden no cumplir esa norma y alguien resulta herido o fallece por ello. Porque tal y como están las cosas actualmente, estas consecuencias contra el público son habituales.

“Lo que vemos es muy triste y muy evitable. Y los terribles casos de extralimitación policial piden a gritos una responsabilidad policial mucho más fuerte de inmediato. Y eso significa a nivel federal, a nivel estatal y a nivel local”, dijo Castro. 

Castro abandonó la carrera presidencial hace más de un año, y desde entonces, ha estado apoyando a los candidatos y las leyes que comparten su visión de responsabilizar a la policía. AL DÍA le preguntó si tenía planes de luchar por las reformas desde un puesto en el futuro. Tanto si es elegido en el futuro como si no, no es una misión que piense dejar de lado. 

“Absolutamente”, dijo Castro. “Tenemos que elevar a las personas que tienen el valor de asumir estas cuestiones y dondequiera que esté, ya sea en la vida privada o en la vida pública, intentaré marcar la diferencia apoyando a las personas que lo asuman”. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link