LIVE STREAMING
Veronica Escobar represents El Paso in Congress, on the frontlines of the migrant situation at the U.S.-Mexico border. Gettyimages
Verónica Escobar representa a El Paso en el Congreso, en primera línea de la situación de los migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México.  Gettyimages

Librando la buena batalla en la frontera

“Creo que la forma en que El Paso se ha comprometido puede ser un ejemplo para el país”.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Protección Temporal

Septiembre 22, 2023

Buenas noticias empresarios

Septiembre 05, 2023

Adiós a un 'problem solver'

Septiembre 03, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La representante Verónica Escobar, una congresista demócrata que representa a El Paso y a las comunidades fronterizas circundantes en el sur de Texas, ha estado en primera línea luchando contra la crisis de desinformación de lo que se ha hecho pasar por una crisis de inmigración.

La congresista habló recientemente con AL DIA sobre el punto de desinformación persistente en relación con su comunidad fronteriza, la respuesta de la administración Biden a la migración y, en última instancia, cómo El Paso ha perseverado a través de la atención negativa y el peaje que ha tomado en sus electores. 

Lo que Estados Unidos sigue sin entender

Su artículo de opinión para el New York Times, dijo Escobar, surgió inicialmente de la frustración con el proceso de detención en la frontera sur y la forma en que su comunidad, la cultura y el liderazgo fueron sometidos a un intenso escrutinio por un tema que no nace en la primera línea de la frontera.

“Venía de un lugar en el que quería que el país parara con esta obsesión con la frontera y diera un paso atrás. Realmente quería hablar también con los colegas, los compañeros legisladores, pero también con la gente que consume las noticias todos los días y que está interesada de verdad y quiere saber lo que está pasando”, dijo. 

Lo que Estados Unidos sigue entendiendo mal, explicó Escobar, es que se puede detener la inmigración. Pero, quiera o no la nación, cerrar la frontera sur no es una opción.

“En segundo lugar, la gente cree que todo eso ocurre en la frontera. Yo soy de la opinión de que definitivamente tenemos que gestionar mejor nuestra frontera”, continuó. 

Al aumentar la inversión de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, o al construir muros y volar drones, el gobierno federal está creando esencialmente zonas militarizadas dentro y alrededor de las comunidades fronterizas y de las docenas de otras dispersas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México en Texas, Nuevo México, Arizona y California. 

Esto tiene un efecto directo en la autopercepción, la autoestima y la calidad de vida que las comunidades de El Paso y otras más deben navegar.

“Definitivamente hemos pasado por mucho, y te diré que sí pasa factura”, dijo Escobar, añadiendo que el mes pasado, cuando finalmente pudo invitar a las delegaciones del Congreso a recorrer las instalaciones de los migrantes, fue como reabrir una herida.

“Una y otra vez”, dijo Escobar. “Como comunidad, abrimos los brazos al extranjero y pensamos que los niños son niños y que las personas vulnerables son vulnerables. Y que nuestro gobierno no lo consiga es algo doloroso”.

La cantidad de niños migrantes que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos ha aumentado exponencialmente desde que Biden asumió el cargo a principios de 2021.   Gettyimages
Alternativas a la detención

Pero para que la gente, especialmente los moderados, estén abiertos a repensar la inmigración, la migración y el proceso migratorio aquí en Estados Unidos -para entender que es una crisis para los que están dejando todo atrás para venir a Estados Unidos, y no al revés- hay que trabajar en aclarar cómo son las alternativas para la detención de migrantes. 

“Una de las pocas vías legales, especialmente si eres de Centroamérica, es el asilo”, dijo Escobar.

“Una de las pocas vías legales, especialmente si eres de Centroamérica, es el asilo”, dijo Escobar. 

 Tal como está, dijo, es un proceso que ve la inmigración a través de una lente criminal.

“Una cosa que quiero que la gente entienda es que muchos de estos individuos, aparte de llegar sin papeles, son fundamentalmente residentes legales. Son fundamentalmente respetuosos con la ley”, continuó. 

Aparte de la moralidad de la situación, Escobar también señaló que el mantenimiento de los centros de detención, al final, le cuesta al público estadounidense una cantidad significativa de dinero.

“Si pudiéramos redirigir esa financiación a alternativas a la detención, es decir, a programas que estén conectados con los inmigrantes, en los que los solicitantes de asilo y otros inmigrantes tengan que acudir a los asistentes sociales o tengan que acudir a su oficina local y permanecer conectados con ellos, es menos costoso y mucho más humano”, continuó Escobar. 

Al final, se vuelve al corazón de la cuestión, un camino a la ciudadanía con el encarcelamiento es un sistema profundamente defectuoso. 

“Hay que pensar realmente en lo que hemos estado haciendo como país todos estos años y tenemos que repensar la forma en que enfocamos la situación”, dijo. 

La gran mayoría de los inmigrantes quieren una vía legal para obtener la ciudadanía, y quieren poder vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos para poder criar a sus familias. Ya pagan impuestos y contribuyen a la economía.

“Así que tenemos que dar un paso atrás y mirar todo lo que está sucediendo hoy en día como un país consecuencia de lo que hemos estado haciendo tan terriblemente mal las últimas décadas”, dijo. “Reconocer que hay diferentes opciones para nosotros y las alternativas a la detención son una de esas opciones”.

La diputada Verónica Escobar tiene una serie de posibles soluciones a los problemas en la frontera entre Estados Unidos y México.  Gettyimages
Abordar las causas profundas

Estos problemas también van más allá de la frontera sur. Se originan en el Triángulo Norte de Centroamérica, pero Estados Unidos también necesita mirar más allá de lo que percibe como “causas de fondo” de la inmigración. 

Un factor que a menudo se pasa por alto en Estados Unidos es la propia mano dura de Estados Unidos en la región.

Mientras que la administración Trump, con excepciones, siguió en gran medida un enfoque de no intervención en México y América Latina, la administración Biden ya ha iniciado un deseo de volver a la diplomacia. Esto es prometedor en cierto sentido, pero sin el reconocimiento de que Estados Unidos tiene una parte en el asunto, será difícil proceder con un punto ciego tan grande.

Escobar dijo a AL DÍA que se siente “alentada” por el reciente nombramiento de Kamala Harris por parte de Biden para supervisar las causas de la migración en Centroamérica.

“Elevarla a ese nivel básicamente eleva la conversación y el enfoque al más alto nivel y para mí, eso refleja la urgencia con la que necesitamos abordar las causas de raíz, pero también el tipo de enfoque de alto nivel que necesitamos”, dijo. “Porque tiene que ser tanto diplomático como práctico”.

Lo que queda por resolver

Desde hace casi dos meses, el aumento de cruces de niños migrantes ha llevado rápidamente a una situación en la que la CBP y el DHS no han podido procesar y alojar adecuadamente a los migrantes. La Administración Biden también ha ido retrocediendo poco a poco en sus promesas de campaña, que van desde los topes a la inmigración, las protecciones para los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS), la separación de familias en la frontera y la no derogación completa del Título 42.

Sin embargo, ha habido aspectos positivos, mencionó Escobar, como tener finalmente un camino hacia la ciudadanía para 11 millones de DREAMers, deshacer el MMP, y cambiar el lenguaje en la forma en que el gobierno federal se refiere a los inmigrantes.

Pero ha sido una bolsa mixta. Escobar dice que está mirando el panorama general.

“No creo que la administración se esté inclinando hacia la inmigración de la manera que debería”, dijo. 

“No creo que la administración se esté inclinando hacia la inmigración de la manera que debería”, dijo. 

Esto es especialmente cierto cuando se trata de El Paso, y de abordar los efectos adversos que las políticas anteriores han inculcado. A menudo se ha referido a su comunidad como la “zona cero” de la política de inmigración. 

“Hay frustración en la comunidad y en un par de frentes”, dijo Escobar. “Hago lo posible por mostrar compasión y cuando hablo con mis electores, pero también trato de aprovechar su fuerza. Porque tenemos mucho trabajo que hacer como comunidad, mucho trabajo por delante como país”.

Escobar dice que el gobierno de Biden puede hacer más para renovar y humanizar el sistema de inmigración de Estados Unidos.  Gettyimages
Aquí y Ahora

Escobar también expresó su decepción por el hecho de que la frontera siga cerrada a todos los viajes que no sean imprescindibles, especialmente porque ha estado elaborando un plan para facilitar las vacunas de Covid-19 a México.

“Podríamos promulgar un plan Covid binacional en el que sirvamos vacunas a nuestra ciudad hermana Ciudad Juárez, así como a El Paso”, dijo. Sería un plan que podría implementarse en ciudades mexicanas clave conocidas por el comercio y los puertos terrestres concurridos para beneficio mutuo”. 

Escobar dijo que ya ha hablado con el Dr. Fauci y con el secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, sobre esta visión. 

También está trabajando en lo que llamó una pieza legislativa “no convencional” para abordar la forma en que se aborda a las personas cuando llegan a los EE.UU. que no implica el aumento de la aplicación de la ley o el aumento del encarcelamiento. 

“Estoy ansiosa por hacer que nuestro país hable de una nueva forma de abordar a los migrantes en su puerta y por eso tendré conversaciones con grupos, algunas de estas ideas no son nuevas, otras sí, pero espero que presente una forma diferente de abordar la frontera”, dijo Escobar. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link